29.3.19

Zaragoza +20 Personas, la sostenibilidad y la innovación

Ebrópolis y con ella toda Zaragoza metropolitana, todo su tejido social, sindical, empresarial, político, cultural, asociativo, formativo, etc. decidió tras la aprobación del documento Zaragoza +20 ponerse a trabajar para lograr unos cambios que nos lleven a una nueva Zaragoza. No estamos hablando de un nuevo urbanismo, que es posible que también, sino de un nuevo concepto de ciudad metropolitano que se basa en tres conceptos muy claros. SOSTENIBILIDAD. PERSONAS. INNOVACIÓN. No existe orden ni importancia, no se ha querido que la haya pues los tres conceptos interactúan entre ellos y afectan a todo. Veamos los primeros brochazos de esta línea de trabajo.

Ciudad y su entorno comprometidos contra el cambio climático

Los desafíos que plantea la lucha contra el cambio climático y los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcan un nuevo camino a las ciudades. Por este motivo, Ebrópolis plantea la evolución de la Estrategia de Zaragoza hacia un nuevo horizonte estratégico focalizado de una manera importante en afrontar este gran reto -por otra parte factor de continuidad en Zaragoza desde su primer plan estratégico- y con la mirada puesta en los próximos 20 años.

Ciudad de las personas: cuidadora, inclusiva, promotora de la equidad

Igualmente, en esta nueva visión de Zaragoza y su entorno se quiere dar continuidad y profundizar en la orientación de la ciudad hacia las personas.
Ello supone tener en cuenta la mirada y las necesidades de toda la ciudadanía, por lo tanto, atendiendo a igualdad de género, edad, capacidades, culturas, cohesión social, equidad, calidad de vida y salud, etc.


Innovación y conocimiento: ciudadanía inteligente para la innovación y la corresponsabilidad

Se concibe Zaragoza como una ciudad innovadora, integrando las tecnologías en todo el entramado social, económico y cultural, valorando y promoviendo el potencial humano de la ciudad.
Asimismo, se ve necesaria la vinculación y la incorporación de los objetivos de la agenda urbana mundial (Hábitat III) y de la agenda urbana europea, el desarrollo de los ámbitos priorizados en la estrategia de especialización inteligente RIS3 y los acuerdos sobre cambio climático de París (COP21).


Como es sencillo de entender estas ideas no se hacen solas, se necesita ímpetu político desde todas las instancias aragonesas. Somos todos los aragoneses los que debemos trabajar por ellas, conocerlas antes, exigirlas después. ¿Se logrará? 


Pues no lo sé, pero sí puedo asegurar que hoja de ruta hay, ganas de avanzar y construir también, y que hay un gran grupo de personas implicadas en todo esto. Pero al menos siempre deberemos saber que se intentó y que es posible lograr una ciudad metropolitana más humana, capaz y eficaz, que sepa ponerse a la altura de sus ciudades vecinas. El reto no es tan grande como parece, otras muchas ciudades vecinas lo están logrando.


No hay comentarios:

Publicar un comentario