29.7.19

Papelera de Zaragoza. Hay cientos así.

Pues sí. Esto es una papelera de Zaragoza, de una plaza donde hay centenares de niños todas las semanas en el barrio de La Jota. No es vieja, tiene unos 10 años, pero han dado un resultado similar al resultado de deberíamos esperar de quien las fabrica. Un gran negocio de malos materiales.

Cortarse con los metales oxidadas está muy mal, que una papelera como mobiliario urbano dure 10 años peor. Pero mantenerlas así es desastroso. Alguien debe pintarlas, retirarlas quejarse, reclamar. Una gran ciudad como Zaragoza no debe tener las papeleras así. Están todas la de su clase con esta calidad de mantenimiento. Hay cientos, puede que miles. Una pena.

28.7.19

Avenida Cataluña de Zaragoza, ya no tiene quien le escriba

Como este tocón hay cuatro uno tras otro en la Avenida Cataluña de Zaragoza. LLevan muchos años así, tantos que se puede ver como se han ido pudriendo el interior de los troncos cortados. Tocones vacíos y sin como poco limpiar para evitar caídas. Tocones en medio de la acera. 

Están en la Avenida Cataluña 103, junto al supermercado Mercadona y CARZA Peugeot. Cada vez pasas más peatones por esta acera, hacia el supermercado. 

¿Hasta cuándo soportaremos esta situación, junto a una parada de autobús urbano, y esperando a que se caiga en su interior alguna persona?

Lo dice Heraldo de Aragón. Hay que saberlo

Dice Heraldo de Aragón de hoy sobre el posible nuevo Gobierno de Aragón que…: “lo inusitado del pacto que lo respaldará, obliga a HERALDO a vigilarlo de cerca”. Sin duda es toda una declaración de intenciones.

No hemos superado la Transición, en España el poder real no quiere que ningún atisbo de izquierdas gobierne nunca nada. Esto nos debería hacer pensar, pero en cambio optamos por dejar pasar, como si ya la política nos diera asco.

En el mismo despacho del Ayuntamiento de Zaragoza donde se recibía a centenares de ciudadanos para escucharles e intentar gestionar sus problemas sociales, de los más débiles, en el mismo despacho donde han estado sentados decenas o centenares de importantes problemas de los más débiles de la sociedad zaragozana durante más de una década, ahora… se hacen diatribas repetidas sobre lo que es “normal o anormal” entre las personas.

Como ciudadanos somos libres para elegir, votar y acertar. Somos los responsables primeros de lo que nos sucede como sociedad. Pero tenemos también la responsabilidad de saber. Nunca podemos ser avestruces que escondemos el cuello incluida la cabeza. Hemos decidido dar el poder a los que siempre lo han tenido, y ellos han elegido a cabezas de avestruces que no saben ni hablar o escribir, mucho menos reunirse y resolver.

Dice hoy Heraldo de Aragón sobre el Gobierno posible de estas próximas semanas que…: “No es el idóneo, porque los votos de los ciudadanos expresaron el 26 de mayo una voluntad más centrista” en un artículo que titula… “Un pacto insólito para Aragón”.

27.7.19

Historia o leyenda del congrio de Calatayud

Es bueno que existan lugares que tengan estrellas Miguelín, no es lo de menos que Huesca opte a la capitalidad estatal gastronómica aunque siempre le faltan unas pulgadas para llegar. Lo que quiere decir que la nieve y las estaciones no se aprovechan solo para difundir las virtudes de las ciudades de paso para los esquiadores.

Me parece mejor y así se valora en el resto de Europa, la relación de un lugar y determinada cultura culinaria con mayúsculas. Cabe todo, pero si tienes las mejores cerezas o cebollas del mundo, en Fuentes, acompáñalas de un restaurante de campanillas en la misma localidad. Mira que es un I+D sencillo… Dale becas a un crío o cría de Fuentes para que lo haga desde Ayuntamiento y Aragón.

Mi querido amigo Jesús Laboreo Ragtime –no es su segundo apellido sino su impagable y bogartiano garito de jazz- va con todo un séquito a la comida anual de los hosteleros de Calatayud. Pues es el secretario de la Federación de Empresarios de Hostelería que se aprovecha para muy bien de su singularidad como ideólogo del savoir faire.

En este escenario en que la izquierda a la derecha de la izquierda no quiere —pero dice que no sabe— pactar, qué buenos son estos puntos de encuentro de aragoneses que dan lo mejor de su tiempo libre para que se note en ilusión colectiva de la que genera sorpresa en el tiempo de ocio.

Le he dicho que ojalá que coma congrio. Esa especialidad propia bilbilitana que me entusiasma. Ves los bichos secos en esa forma de panal de abeja en los comercios de la ciudad con mostrador y expositor de madera y casi es para llorar.
Se conoce que la relación viene tan de lejos como que es más antigua que la moltura del primer cacao mexicano para hacer chocolate a la taza en el Monasterio de Piedra.

Proviene, al parecer, de que Calatayud fue la capital soguera por abundancia de rafia de toda la Península. Unos de sus principales clientes eran los pescadores de Costa da Morte, rías altas pero también baixas. Los armadores de bajura gallegos trocaban suministro por manjar seco salado.

Convenientemente desalado en la magnífica agua del sistema ibérico da lugar a un fascinante condumio. Que supongo que harían con costrones, salsa de almendras, un poco de hierbabuena, patatas y habas jóvenes en la mejor de sus versiones.

26.07 Luis Iribarren

26.7.19

Urbanismo por y para Pamplona, by Reyno de Navarra

¿Qué es hoy la ciudad de Pamplona? Grandes parques, una Ciudadela central como Jaca, el aeropuerto de Noáin al sur y fin del efecto de esa conurbación de casi 300.000 habitantes en menos de 10 kilómetros.

Mejor planificados, porque se cuenta con el agua de mejor calidad de una metrópoli en sentido moderno, española, los cinturones antiguos se han quedado cortos y la variante que antes se comportaba como la Z-3 aquí en Zaragoza, ha colapsado llena de monísimas rotondas.

Pamplona ha utilizado también mejor las riberas de sus ríos y barrancas metiéndolas en juntas de compensación para su urbanización por la gracia de la CHE. Y tiene un cinturón de interesantes municipios independientes como Burlada, Villava, Mutilva o Barañáin. Llenos de una protección oficial tan buena y con tanta calidad como la de Vitoria o más.

La ciudad luce espléndida en sus barrios viejos, fortalezas sobre el Arga y redines. Tiene un glamour Hemingway de frontón y encierro que explota. 

Conserva —como Zaragoza no lo hace— lugares con carácter hospitalario pero chic como el Hotel la Perla, el café Iruña y el propio albergue de peregrinos de San Cernin.

Es una ciudad afortunada por emplazamiento pero lacerada modo Belfast por una división social que es la política entre Navarra. Con su parte Sur Opus matizando a los míticos Donibane, Txantrea y Errotxapea del Drogas y los napar-euskaldunes.

Pero hay una visión común compartida: acerca de que Pamplona, digan lo que digan los riberanos, es la capital común del Reyno de Navarra, el de la confederación mantenida por el fascismo por foral con el resto de España.

Así equipamientos de capitalidad como el Baluarte, el museo de Historia de Navarra etc son mantenidos sin ambages por Navarra-Gobierno.

La impotencia de Aragón —no terminando el Goya— es manifiesta. Como lo es que el acceso principal del Edificio Pignatelli sea un trampantojo oculto por edificios anteriores y sedes policiales estatales. Que pesan más. Ello determina que la propia sede tenga un pequeño efecto urbanístico en la ciudad, matizado por el enorme –eso sí- que tienen las Cortes de Aragón que lo lamina. La Aljafería es un ejemplo de rehabilitación y feliz compartición de usos.

El alma de Navarra en Pamplona tampoco la aportan edificios ni funciones. Sostenimiento de vuelos ni apoyo a la logística. 
El alma de Pamplona consiste en no saturarla ni volcar todo el desarrollo industrial en ella, potenciando que las industrias consuntivas de espacio o recursos se fijen mediante planes especiales en el territorio.

Permitan la agricultura a tiempo parcial sostenida en regadíos que se puedan pagar por los agricultores, y ganaderos que invierten fuertemente en el sector porque tienen un puesto de trabajo en la industria. En realidad es lo mismo que pasa en Mequinenza, Calamocha, Ejea o Binéfar. Aragón no está tan mal si damos una vuelta por Irán.

Ello no obsta para reconocer que cualquier desarrollo o iniciativa tiene un punto friky, que en Navarra no. Eso se nota en la sostenibilidad de los proyectos de su capital.

Excelente es, de lo que hableremos, su Plan Estratégico de Comercio.
25.07 Luis Iribarren.

El Barrio Jesús de Zaragoza necesita una actuación urgente

La Asociación de Vecinos del Barrio Jesús se ha reunido de forma URGENTE con el Consejero de Acción Social y Familiar del Ayuntamiento de Zaragoza, Ángel Lorén, para trasladarle los diversos problemas que tienen en la parte antigua del Barrio Jesús, con infraviviendas indignas y peligrosas, okupaciones de viviendas, chabolismo dentro de calles urbanas del sector y problemas en aumento de convivencia entre vecinos.

Parece complejo admitir en pleno siglo XXI que conociendo algunos problemas graves muy delimitados y claros, no se tomen las decisiones oportunas para resolverlos. Hay que actuar de de forma URGENTE para resolver situaciones penosas, indignas, que van a más y que no son de recibo en una ciudad como Zaragoza. 

No es un problema puntual en una zona determinada, sino un problema que va en aumento desde hace varios años, y del que en varias ocasiones se ha dado parte institucional para resolverlo. No es de recibo tener chabolismo dentro de las calles de una ciudad grande, que sea conocido y no se actúe para dignificar a las personas.

Es imprescindible que cualquier cambio de actuación en Zaragoza sobre este tipo de problemas, desde el nuevo Ayuntamiento, se realice desde zonas con muchos años sufriendo esto, en zonas urbanas de tamaño pequeño donde sea más fácil poder actuar, resolver y ver la problemática desde todas las ópticas y en donde, como en el Barrio Jesús existen ya estudios sociales de su situación y un tejido social muy activo capaz de guiar y ayudar si hiciera falta en resolver problemas.

Zaragoza por Aragón 10 - Ciudades singulares

Cuando hablamos de Urbanismo muchas veces teorizamos y muchas menos hablamos de prácticas ideas para ponerlas sobre las realidades. Y es cierto. Todos tenemos claro que las ciudades y su urbanismo es construir espacios de convivencia donde cada vez viven mas personas. Y esa es la palabra clave. Personas. Todo el urbanismo se basa en construir “cuevas” adaptadas a los tiempos actuales. Cuevas, caminos, espacios comunes.

Todos buscamos una mejor calidad, y (casi) todos tenemos más o menos claro el concepto de ciudades “buenas” y ciudades “malas”. De entrada esto ya es falso, pues de ser así sería muy sencillo tomar decisiones. Algunas tan simples como peatonalizar una calle del casco antiguo como la calle Don Jaime. Ya no me atrevo a nombrar el Puente de Piedra. Pero lo cierto es que si ambas zonas urbanas las llevarámos a decenas y decenas de ciudades europeas, estarían peatonalizados.

Una ciudad “buena” es una ciudad tranquila, verde, limpia, segura, moderna, cambiante y no muy grande, bien comunicada, sostenible, silenciosa, con todos los servicios públicos cerca.

Una ciudad “mala” es una ciudad discontinua, negra, llena de coches y polución, insegura, muy poblada, muy desperdigada en su trazado, con grandes contrastes sociales, con gobiernos incapaces, con unos servicios básicos muy irregulares y caros.

En los equipos de urbanistas de las grandes ciudades suele haber sobre todo arquitectos, algunos urbanistas, pero muchos menos sociólogos, psicólogos o diseñadores de inteligencia emocional. Pero en cambio sabemos que las ciudades buenas son aquellas que proporcionan emociones positivas a sus moradores.

Buena cultura, comodidad de uso, belleza, cambios ligeros en sus calles para que las novedades sorprendan a los transeúntes, comercios “diferentes”, espacios muy reconocibles que confieran personalidad y emociones a los vecinos.

No es posible pensar un París sin el Sena o un Londres sin el Támesis. Forma parte de sus emociones internas. Como el Central Park de New York, el Retiro de Madrid o la Plaza del Pilar de Zaragoza. Necesitamos esos iconos fijos, pero adornados de vida constantemente nueva. Estos espacios deben ser parte de “nuestra” vida de cada día, de cada vecino de cada ciudad.
Es mucho más sencillo amar el Hyde Park que el parque José Antonio Labordeta, simplemente porque está uno más céntrico que el otro, y por ello son más porcentaje de personas las que todas las semanas ven sus colores, sus espacios, respiran sus flores. La centralidad da uso. Pero da uso si se quiere dar uso.

En Zaragoza tenemos un pulmón espléndido que el urbanismo del último siglo ha ido orillando. Hablo de la Plaza de Los Sitios. ¿Cuantas ciudades desearían tener una plaza verde y peatonal del tamaño de nuestra Plaza de Los Sitios? ¿Cuántos zaragozanos QUE NO SEAN vecinos de la zona acuden al mes a la Plaza de Los Sitios? 


Lograr un uso más elevado es trabajo del urbanismo. Y no estoy hablando de asfaltar mejor o peor, sino de modificar trazados de las personas en sus movimientos, conseguir que los zaragozanos vayan o no vayan a un lugar en concreto, pasen por un lugar o por otro.

Os pongo otro ejemplo. El Parque Bruil fue un lugar espléndido. (La imagen de arriba es de 1941 y muestra una de sus edificaciones de juegos infantiles) Una villa de recreo de la familia Bruil que cuando fue entregada a Zaragoza contenía decenas de árboles únicos e inmensos que ya no están, zonas de jardinería de diseño que han desaparecido, pequeños edificios y casitas de obra que se han ido perdiendo poco a poco. Sí, y un pequeño zoológico mal gestionado por el Ayuntamiento en los años posteriores. 

Hoy es un parque que ha perdido su personalidad, un parque plano, verde como si se hubiera pintado a brocha, que incluso siendo céntrico… tampoco se hace nada por recuperarlo para su uso intenso desde barrios cercanos. Ya no hablo como espacio de ciudad.

Y las ciudades necesitan esos espacios singulares, para ser ciudades singulares. Ciudades donde los turistas quieran estar algo más que unas horas, y de esa forma utilizar más nuestros hoteles, nuestros restaurantes y nuestros bares. Muchas veces no se trata de traer a más turistas, sino de lograr retenerlos más horas.


25.7.19

Coser y no pespuntar en nuestro Aragón

Para coser la herida a corazón abierto del actual y del histórico Aragón, el frente de todas las contiendas civiles, la Singer también es Zaragoza. Tampoco se quiere que lo sea (ver líderes de los partidos políticos aragoneses).

Producto de casualidades pero de la capital como rompeolas, escribí aquel Aragón de la berenjena contra o tras o vecino al del calabacín.

Hoy en el PSOE y PP manda el del calabacín, el Aragón digamos que navarro occidental. Sabemos que en el primero, no así en el segundo rentista doquier, la relación con su PSOE plurilingüe es la que no es.

En CHA suele ser el del pepino suave el único donde se tiene representación, con gotetas de muga en Cariñena. Sin embargo, Urquizu I sin Tierra –el interesantísimo ideólogo socialista alcañizano-, el comunismo aragonés, la gente de derechas desde la lengua del Delta de Tortosa pepera y muchísimo PAR, saben freír y por consiguiente pactar. Saben desfilar en procesión y comer mucho cerdo, disimulando con bien de espinaca y torta de alma sefardís. Les han bombardeado unos y otros, y hasta los suyos.

El frente de la Guerra Civil corta Aragón en dos mitades, insisto, la que mira a Cataluña-Valencia y gravita sobre Lérida o Pont de Suert o el Delta y todo Teruel a partir de Cella sabe hacer paella de grano suelto. El resto, grandes guisos de jarrete y mucho bacalao ajoarriero.

Que la influencia catalana avanza, digáis lo que berreéis como nóminas agradecidas, lo manifiesta los nuevos regadíos de Monegros 2 Sur en poder de quién… Ya llegan como Durruti, hasta Pina. Con ínsulas baratarias en Épila y Ejea, Twin Pig Cities.

Huesca ciudad ya quedó sentido que no puede suturar la cicatriz y dejarla limpia de dolor a la altura de la partición Barbastro-Monzón, lugares nada complementarios por motivos ideológicos. Callizo el del PAR afirmaba cuando me daba clase que era una de las claves del desarrollo económico y progresismo de mi provincia: la poca influencia de su capital, lo que ha generado fecundas cabeceras comarcales. Más bien que han tenido que espabilar ocultas, y en España o lo que sea quién resiste gana –Cela dixit y Goya fecit-.

Sí, pero no siempre fuimos ni pensemos asinas. Con Javier de Burgos hubo un intento de creación de provincia de Barbastro. Imposible, pues Huesca fue la segunda capital de Aragón después de Jaca

Y porque lo pararon los Moncasi y Carpi tamaritanos, los Torrente, los Gil de Jasa y Jordán de Urriés y demás futuros canovistas, caciques, cedistas, falangistas, costistas, de Suárez pero no, de Alianza Popular y ahora no se sabe, o no se quiere decir, en la décima generación.

En realidad la diferencia en España, lo decía una querida amiga, tampoco está en la ideología sino en los que teníamos abuelas con moño contra los que tuvieron que les iban a peinar. Republicanos en hubo de derechas, quizá aquí en Aragón no…

No quiero ni pensar en esa Barbastro de 70.000 habitantes con agua y vino que se comportaría como el corazón de cinco comarcas. Yo la llamaría Ciudad-Azara. Demasiado ilustrado y afrancesado como para ser verdad.

Por tanto con el gatillazo de las provincias de Alcañiz y Somontano como debilidad de nuestra curva DAFO de vivir, es en Zaragoza el único punto donde confluimos el calabacín y la berenjena, en todos los sentidos y no solo ideológico. También pudiera ser que los de menos de 35 confluyeran a su bola en Oslo o Dubai por motivos personales, los de la expulsión del ¿mercado de trabajo que produce solo desempleo para los universitarios mientras todos los políticos fingen su doctorado?

Sabemos que quienes mandan en Aragón, excepto un solo partido que tiene líder urbanita pero aragonesista, viven poseídos por el consumo de una sola de sus hortalizas. No es precisamente positivo. 

Y la tendencia desde Madrid es la apuesta por la que menos sustancia tiene. Porque no se perdona que la que fríe con aceite que será más caro que la trufa, dorada venganza, viviera la colectivización y quede memoria histórica de la que no conviene airear, según el catastro de la bimilenaria capital.

Menos mal que como nos hemos ido casi todos a vivir a Zaragón hay tanta primera inscripción que borra usucapiones y tercerías de, siempre, mi mejor dominio. Tú oponte, oponte… Presenta testigos a que la era la usaba tu abuelo el de Toulouse… No te probarás…

¿No estará el desarrollo de Aragón voluntaria y convenientemente castrado?

24.07 Luis Iribarren.

Zaragoza por Aragón 09 - Urbanismo Y Gobierno de Aragón

En la anterior entrada hablaba del urbanismo de Zaragoza ciudad solicitando que se contemplara como una asignatura donde deben entrar además del Gobierno de Aragón otras instituciones pues su desarrollo afecta a todo el territorio. Sé que esto es lanzar piedras al campo.

En la nueva Ley de Capitalidad de Zaragoza se establece la obligatoriedad de realizar reuniones bilaterales DGA - Ayuntamiento de Zaragoza para tratar cuestiones de interés para la ciudad y también para Aragón, y en ellas se debería trabajar cuestiones de urbanismo global. Pero desde la aprobación de la famosa Ley nunca se han reunido. Esta Ley se aprobó en noviembre de 2017. Ante lo complejo, lo mejor es olvidarse.

La excusa perfecta es decir que la DGA no tiene (quiere) entrar en el urbanismo de la ciudad de Zaragoza, confundiendo la parte con el todo. Efectivamente NUNCA debe entrar a los asuntos que afectan solo a la ciudad, los ayuntamientos deben tener capacidad propia de decisión y ejecución. Pero cada vez hay más asuntos que se salen de las ciudades y donde deben intervenir las autonomías.

Por ejemplo los transportes urbanos y periurbanos. Si constituimos estancos cerrados entre grandes Ayuntamientos y Comunidades Autonómicas… ya no digo si además dejamos entrar a las Comarcas o a las Diputaciones en estos debates para jugar con los tiempos pero no con las soluciones, lo normal y lógico es que la inoperancia se adueñe de todo. ¿Miramos cómo se trabaja en territorios vecinos?


En Aragón cada organismo intenta defender sus propias parcelas, a costa de no defender ninguno de ellos a las personas, a los habitantes.

Pero esto no se hace así en otros territorios. Ni en España ni en Europa. Podemos (debemos) ver de qué formas se funciona en Suiza, Bélgica, Francia, Alemania u Holanda. En Andalucía, el País Vasco, Valencia o Cataluña. 

Países o territorios por cierto con diferentes lenguas, distintos sistemas de autonomías territorial, etc. Es que a veces escuchamos hablar de España como un país complejísimo en su problema territorial pero lo hacemos sin acercarnos a ver la realidad de los demás.

En Zaragoza ciudad existe Ebrópolis, una Asociación para el Desarrollo Estratégico de Zaragoza y su Entorno, que se dedica a la elaboración e impulso de la estrategia de futuro de la ciudad y las localidades de su entorno. Fundada en 1994 por las instituciones públicas y los principales agentes sociales y económicos de la Zaragoza Metropolitana, cuenta a fecha actual con más de 200 socios, representativos de toda la sociedad zaragozana comprometida con el futuro de nuestro territorio.

Es una asociación sin ánimo de lucro, declarada de utilidad pública, que trabaja desde una amplia participación, el consenso y la cooperación público-privada, con el mismo objetivo de la mejora de la calidad de vida de las personas a través de un desarrollo sostenible y desde una visión metropolitana. Urbanismo humano, sostenible, moderno, reflexivo y participativo.

Pero curiosamente Ebrópolis no siempre es vista como un gran activo, pues su pluralidad y trabajo, un paso distinto a la política para que no se la pueda tachar de asociación que se mueve según quien gobierne, hace que no se la pueda manejar con ganas de manipular y eso no siempre es bien entendido por los que precisamente no buscan lo mejor, sino lo más moldeable.

Tenemos las herramientas, incluso las Leyes que nos obligan a trabajar más y mejor en sinergia entre las distintas instituciones aragonesas, pero no existe la voluntad pues se está a otra cosa. Lo podemos ver ahora en el Ayuntamiento de Zaragoza, que nada más producirse el cambio de partido gobernante, las seis primeras decisiones han sido urbanísticas, de inversiones privadas, de modificaciones que afectan al ladrillo y a las tierras.

Urbanismo sí, urbanismo puesto en valor sí. Pero Urbanismo a la carta de quien maneja los hilos y los dineros no, aunque sea lo que nos parece tener que sufrir siempre. Sin suficiente reflexión de profesionales, empleando muchos años en marear perdices para que los tiempos pasen y los higos se pongan en su punto a base de manejar los calores.

Así Aragón no crecerá, y cada vez más se irá separando de sus vecinos territoriales. Ver lo que hacen es el primer paso para saber que al menos… hay otras formas de gestionar.


24.7.19

Zaragoza por Aragón 08 - El Urbanismo amplio, multidisciplinar

Uno de los errores mas tremendos de Zaragoza ciudad de cara a su futuro es no darle importancia aragonesa a su Urbanismo. Y me diréis ¿No darle importancia…, necesita más? Sí, claro, más y mucho más amplia y abierta. 

El URBANISMO es una disciplina que analiza, reflexiona, estudia sobre los asentamientos humanos, y por ello también sobre las incidencias de estos movimientos en/desde otras zonas. El urbanismo no solo debe trabajar sobre el diseño de las calles, sino sobre la realidad del territorio sobre el que se asientan las ciudades.

Es pues una herramienta geográfica que debe entender y trabajar todas las realidades de los procesos de desplazamientos, asentamientos, sostenibilidad, calidades de vida, etc. Geografía, economía, sociología, política, ecología, arquitectura, psicología social, etc.


Urbanismo es observar, reflexionar, incidir, modificar los movimientos de personas desde unos territorios hacia las ciudades. No es solo recibirlas, es también conocer los motivos por los que vienen, lo que necesitan, lo que dejan atrás, las veces que volverán a sus lugares de origen cada año.

Hoy las grandes ciudades los estamentos municipales que trabajan el urbanismos son además de multidisciplinares, totalmente unos tentáculos que trabajan conjuntamente con todas las instituciones públicas o privadas del territorio afectado

Territorio urbano de ciudad que abren a sus zonas Metropolitanas y aún más a sus zonas cercanas de procedencia o de afección. Y no tenemos que estar pensando en enormes ciudades, sino en metrópolis inteligentes con independencia de su tamaño.

¿No es urbanismo los Cinturones de Circunvalación? Y si lo son —efectivamente lo son— también será urbanismo la forma que estos afectan a los territorios cercanos. No es lo mismo dotar un Cinturón de Circunvalación de unas u otras salidas en sus recorridos, no es lo mismo que se diseñe a un km de la zona periférica de la ciudad a que lo construyamos a cinco km de distancia.

¿Cuál es el motivo de que en Zaragoza ciudad el Urbanismo no esté mucho más unido al Gobierno de Aragón? ¿Quién es el mal responsable que piensa que los asuntos de Zaragoza ciudad no afectan a una gran parte de Aragón y por ello deben ser tratados por Grupos Multidisciplinares donde esté también (y como poco) la DGA?

¿No es Urbanismo la depuración de aguas? ¿Lo es potenciar unas u otras carreteras de salida y entrada a la ciudad? En su momento lo fue sin duda el lugar en donde se construían las Estaciones de Tren, que lograba crear barrios nuevos. Hoy lo debería ser potenciar el pasillo hacia el Aeropuerto, crear unas u otras líneas de trenes Cercanías, construir un Parque de Estepa o dinamizar la desembocadura del Gállego hasta Cantalobos y la presa de Pina.

¿Qué se hace con la Huerta de Las Fuentes? Es esta una buena pregunta que de momento la única respuesta obtenida es: “…dejarla como está” aunque hay otra respuesta que dice: “…comprémosla toda, que algún día valdrá millones y es un jugoso negocio”. Pero el urbanismo de Zaragoza debe seguir moviéndose con la inteligencia de la calidad de vida hacia sus ciudadanos con independencia de las trampas que unos u otros ya hayan realizado.

Asuntos todos ellos que trascienden al propio Ayuntamiento de la ciudad de Zaragoza, por mucho que a veces se nos intente convencer de que no, por meros asuntos presupuestarios y de gasto o de gestión. ¿Por qué el Gobierno de Aragón no quiere entrar como hacen en otras Comunidades de España, a trabajar conjuntamente con el Ayuntamiento de Zaragoza?

Ordenar el Territorio es urbanismo, pero no me voy a abrir tanto, simplemente señalar que parte del urbanismo de Zaragoza se tiene que hacer fuera de Zaragoza, afecta a espacios que están fuera de Zaragoza, y por ello estos también deben opinar, sufragar, trabajar, reflexionar, pues siempre estamos hablando de personas, de sociología de uso y disfrute. 

23.7.19

Zaragoza por Aragón 07 - ¿Huesca industrial?

Viví varios años en Huesca y en mi redol no había maniobreros. Eran todos cosas para la Diputación y Ayuntamiento de Huesca. Cosas novedosas y chic en los primeros 90.

Que se llamaban director de festival de teatro, trabajadora social –con prácticas previas en Chicago-, compositor, profesora de teatro, técnico de desarrollo rural de Diputación y yo mismo, al frente de una Oficina de Información al Consumidor de un lugar consumista.

La citada trabajadora me contó una anécdota inolvidable: en el entorno de South Chicago de Michelle Obama –y mi querido amigo Marty- se hacen encuestas obligatorias a las familias perceptoras del Welfare State (qué cosas, nuestros actuales 400 y poco euros de subsistencia son lo mismo). 


Las respuestas de muchos niños negros de 6 años, sí joder afroamericanos, era que nunca han visto a nadie de su vecindario trabajar… Me pregunto qué beneficio para la sociedad tiene trabajar en determinado sector servicios…

Así que por obligación y devoción tuve que ir a vivir a Binéfar para normalizar. A eso que yo llamo el “Far East”, y donde publicamos desde Monzón el preclaro hebdomadario “El Oriental”. Qué pedazo de nombre.

Allí, mis cuadrillas de ambas ciudades (sí, ciudades desconocidas para los aragoneses) ya eran autónomos, ganaderos, trabajaban en Monsanto o podando melocotoneros…

Estaba el simpar panadero rockabilly de la Vispesa (singular parada de posta del eje Molins-Berdún), también la administrativa de Pinturas Lepanto vendiéndoles colores sin mezclar a los primeros monjes de Panillo, el comercial de vinos y nueces Valonga, la farmacéutica ganadera –siete farmacias en Binéfar por dos para humanos-, el vendedor de la mitad de los CD que hoy aún tengo y actual programador musical del Espacio Las Armas, el presente mánager de Loquillo…

No eran ni mancos ni mudos el kioskero organizador del Festival de Jazz de Monzón, la atleta de vallas de origen zaragozano binefarense siempre biencarada, el criador de pollos que charrabe amb asente lliterà (marido de pocas palabras y dulce mirada de mi compañera de trabajo), la propietaria de una pensión que pudiera haber estado en Santander (adonde yo iba a tomar café para sentirme en un malecón), el que regentaba en Tamarite un restaurante propio de Borgoña (donde probé el primer Blecua), mi padre de Camporrells que metía ordio en la San Miguel de Lleide, recorría la Ribagorza de los Bergua (apellido de su dona, hoy sería Mercadona) y demás personajes de los que carece Huesca ciudad… Y quizá también Huesca Mahgreb –el de la puesta de sol…-

Cuál es la apuesta de Huesca y en qué lugar están. Sigue pareciendo ser la Girona de Aragón, y eso lo han conseguido. El problema son las dimensiones y falta de orgullo de Aragón que lastran esa feliz idea. La solución de desarrollo, como en Teruel ciudad que a la desesperada la ha acometido en torno a auxiliar de automóvil y aviación, solo puede ser exógena.

Y cuando lo es le penaliza la cercanía y hay 2.000 de Zaragoza que van y vienen al hospital, universidad de secano y todavía más a Walqa. Es gente que, para su desgracia, no sabe lo que es comprarse una camisa con tiempo y delectación en el Coso Bajo de Huesqueta.

Yo conocí una Huesca de única industria agroalimentaria que, por falta de agua suficiente y porque su población crecería de golpe 10.000 habitantes, no reivindicó la GM para Tardienta.

La herrería venida a más Lamusa, la cerrada Mildred –de pastas y hojaldre industrial-, la endógena y también cerrada Industrias Luna de Almudévar y Harinas Porta hablaban de un pequeño sector industrial decimonónico. Ya entonces, los polígonos SEPES de Monzón, Alcañiz, Valdeferrín-Ejea e incluso Barbastro-Brilen, les daban sopas con ondas a esa calle-polígono de Magantina, con discoteca entreverada.

Huesca ciudad ha apostado mal en el contexto de un Aragón prepirenaico languideciente. No tiene una estructura económica equilibrada porque quizá mi generación no lo necesite, pero sí la de sus hijos. Más allá de logros modo Ascaso-Tolosana, podría ser una ciudad como mínimo semejante a Barbastro.

Una ciudad mercado, viña, regadío, con un alimento o dos… propio, almendra… Y no ese erial propiedad de cuatro color amarillo pajizo excepto donde vivía Beulas.

Hoy una economía de ese tipo de por sí generaría 3.000 habitantes y un matadero casi seguro. Pero huelen mal.

El desinterés industrial de Huesca es gráfico. Y se revela por sí mismo en el entorno abierto y abandonado, con naves de compra-venta de coches, de su estación ferroviaria. Ciudad de casino, trámite administrativo y película iraní by Peña Zoiti de los jueves, en que se pasa lista a los de la movida. En Zaragoza también, claro está… Con otras cosetas…

23.07 Luis Iribarren


Zaragoza por Aragón 06 - Población y comparativa con Extremadura

Cuando hablamos de esa Zaragoza que se quiere comer a su Aragón, no estaría de más ver algunos datos, números fríos de los movimientos de personas en este último siglo, en Zaragoza, Aragón y España. De esta manera veremos mejor si los movimientos de personas se han ido relacionando de forma lineal hacia Zaragoza… a costa de Aragón, o en cambio de Aragón hacia otras zonas diferente a su capital. 

Y si los comportamientos de la sociedad aragonesa es diferente al de otras zonas de España, como por ejemplo a Extremadura, que es un territorio bastante similar a Aragón. Si miramos los números entenderemos esos comportamientos muy similares.

Tenemos dos caminos para mirarlos. Por una parte ver el comportamiento de Aragón, Zaragoza y España desde 1900. Y por otra parte ver el comportamiento de Aragón con arreglo a España y a otro territorio muy similar en geografía, tipo de economía y tamaño como es Extremadura, admitiendo de entrada también sus diferencias sobre todo en el tipo de propietarios de la tierra. 

Comparándonos con un territorio muy similar, podremos ver si el comportamiento de Aragón ha seguido un patrón similar al de Extremadura o claramente diferente porque le ha afectado a Aragón tener un polo de atracción importante al tener una ciudad grande como Zaragoza.

Hay que recordar que entre las dos capitales de Extremadura no llegan a los 250.000 habitantes, muy alejados de los 700.000 de Zaragoza. En Aragón tenemos el mismo número de localidades con más de 10.000 habitantes que en Extremadura, un total de 13. Aunque ellos nos superan en ciudades con más de 20.000 habitantes pues tienen 7 por las 4 que tenemos en Aragón.
Se observa claramente que en el caso extremeño su decrecimiento en este siglo en relación a España es parejo al sufrido por Aragón. 

Tener una Gran Ciudad dentro no le ha supuesto ninguna ventaja a Aragón ni tampoco ningún elemento diferenciador en su globalidad, pero en cambio si en el componente centralizador. 

Mientras que en la ciudad de Zaragoza su población representaban el 10,86% de Aragón en el año 1900, hoy somos el 51% de la población aragonesa. Aragón se ha comportando de forma global muy similar a Extremadura, pero sus habitantes se han movido más hacia su única Gran Ciudad.

Pero si analizamos el comportamiento de la suma de las 7 principales ciudades de Extremadura en relación al número de habitantes (Cáceres, Badajoz, Mérida, Plasencia, Don Benito, Almendralejo y Villanueva de la Serena, todas ellas con más de 20.000 habitantes a fecha de hoy) observamos que sin haber subido en población tanto como la ciudad de Zaragoza, si han más que triplicado su tamaño en relación a su contenedor Extremadura. 

La tendencia a que la población se vaya de las zonas menores hacia las ciudades mayores, sin ser tan alta en Extremadura como en Aragón donde hemos visto en Zaragoza un crecimiento de 4,69 veces de la gran ciudad desde el año 1900 sobre Aragón, ha sido en el caso extremeño un nada despreciable 3,25 veces de la suma de sus siete principales ciudades en comparación con la totalidad de su territorio

Crecen en el siglo XX mucho más las grandes ciudades que el territorio que las sustenta. 

Pero hay que tener en cuenta que el movimiento migrante de las zonas menores hacia las grandes localidades es mundial. 

No por el atractivo de la Gran Ciudad (sea la que sea) sino por los cambios sociales y tecnológicos del propio mundo globalizado que impregna a muy diferente velocidad los cambios tecnológicos y de consumo, culturales o de servicios. 

En Aragón seguimos teniendo en el año 2019 localidades sin cobertura de telefonía móvil, con dificultades para ajustar señales de televisión o para tener wifi. Eso es lo que mueve la despoblación.

Como es ilógico mantener localidades sin un simple local tienda bar, aunque sea subvencionado de forma pública para que tenga unas exigencias mínimas de servicio. 

Si a eso le añadimos las dificultades de servicios muy básicos como sanidad o educación, comercio de alimentación o incluso carreteras no siempre en buen estado, el futuro es cerrar esas localidades si no somos capaces de crear estructuras sociales (de sociedad) tan básicas como una tienda o un local de recreo. Aunque no seamos capaces de decirlo a viva voz.




22.7.19

Inventario pendiente del Aragón más Alto

A ver cuándo la Ronda de Boltaña saca esa canción y nos dejamos de habaneras tristes y casi complacientes. Porque hay inventarios, como el de Huertalo en mi misma Canal de Berdún, que ya no se pueden hacer. Solo quedaría malvenderlo con joya incluida.

Todos los años la misma vaina (en Navarra la misma Viana). Cambian las corporaciones y el mismo rollo. El rollo de que nos bendice con su manto el partido, porque nos han dejado presentarnos por unas siglas que no merecemos. A cambio de que no destaquemos más que el diputau provincial o diputada que sea.

Por lo común, nada seríamos sin ese plus. Porque seríamos como los demás. Así, hociqueamos una respetabilidad ganada desde la representatividad imperfecta.

En el cuerpo a día, se nota que en Aragón tenemos miedo. Con un poco de experiencia nos retranquearemos en el personal del Ayuntamiento que vive por conveniencia en la cabecera comarcal o Huesqueta. Aprenderemos a huir. Si acabamos de empezar… el manto del partido nos ampare.

Evitaremos, y es el verdadero programa, dar explicaciones sobre por qué se cobra por depurar cuando no se depura. Sobre cuál es nuestro plan de inversiones en esas localidades abandonadas en que sería más barato poner luces inteligentes que se encendieran cuando pasa por debajo un jabalí que encender todo el alumbrado en diciembre, de 6 pm a 9 am, para los espectros.

Eso sí, hay que hablar de repoblación y nuevos habitantes, pero no del inventario de los conocidos.

Porque no hay plan. O si lo hay está en la comarca donde para llegar es menester no levantar la voz. 

Así que no se hace nada diferente para unir dentro, fuera y superficie. Aunque cuando lo hacemos somos felices pero… Aunque haya otros lugares de rafting y cenas cada viernes que sí lo hagan (y nos vayamos de marcha y fiestas a ellos, eso sí, en casa a juntar derechos de la PAC).

La Huesca dinámica, así como el Bajo Aragón, está al menos a un 70% cansada de cambiar el voto postureando en Catalunya. Lo que quieren es, si se les deja, volver a votar PSC. Se enganchan a Risto, Follonero y la Chaparro…

Pero a veces no se les deja, y a veces el nieto o nieta festejan con un indepe o incluso hacen un integral piscina de su pueblo oscense de veraneo-comarca de L’Anoia (son castellers)-beca en USA sin pasar por el mondongo, el polvo, la perra de buscar trufa ni… obviamente… la caza furtiva y el combate del incendio forestal para evitar que se queme la casa de qué antepasados…

Pero ellos, ellas, los otros, los escondidos, los no representados, la senegalesa de Las Fuentes, el crío chino superdotado de Corea en Huesca (jodo, cómo acertó con el barrio), el dominicano de Teruel o Alcañiz que cortan jamón como astraletas de mano, el inglés jubilado con segunda residencia en Tena, la alemana que regentó una galería de arte y se esconde en Torre del Compte de familia y postureo poniendo cara de estrábica (de ahí, se hizo la prusiana), el pescador japonés enamorado de Mequinenza que conoce mejor sus playas que tú…

Y, sobre todo, los herederos de los que emigraron a Zaragoza, Cataluña, a veces Euskadi, mucho a Francia y con cuentagotas –o nadie- a Madrit, merecen un inventario serio.

Si no, es mentira que la embutidora de Berdún quiera vender todo lo que puede ni la política cultural aragonesa quiera fidelizarlos en noviembre. Ello sin contar con que quienes hagan música o pertenezcan a ese 60% de la economía que será virtual en 10 años podrán volver a vivir y crear vida y empresa.

Es un inventario que nunca harán los políticos y políticas incapaces. PORQUE NO SE QUIERE HACER. Porque les va su no futuro político en ello. 

Cuantos menos más a repartir y a levantar el brazo de madera, del partido que sea, en la Comarca.

POR CIERTO, NADIE CON ESOS HIJOS SE LO RECUERDA… Si no, se jode la cena de la cuadrilla donde no es menester tocar esos temas…

Ese inventario de amantes de Aragón potenciales y reales me duele en el corazón desde hace lustros. Y NADIE LO HACE, NI NOS DEJAN HACERLO A LOS DE DENTRO (DE DENTRO DE SUBIR EN MARZO A JODERTE DE FRÍO A CASA, que cuando la ventilas te tienes que ir).

Así hay que humillarse presentando las ideas para que se las quede el que manda. La constructora y embotelladora de confianza… Ante el fenómeno de despoblación de Aragón y muerte vegetativa y la parálisis del Aeropuerto de Monflorite, habría que pensar que es la de desconfianza… EN NUESTRO FUERO INTERNO, LO PENSAMOS Y SABEMOS CON CERTEZA…

Pero votamos en otro sentido (en Huesca, ya no digamos en Teruel…), más todavía ese 35% del censo, que va siempre y tienen más de 65 años. Los que pudieron quedarse en Aragón juntando mugas no son precisamente Paco Ibáñez. Tampoco Santiago Marraco.

Siguen votando a quien —por lo que sea o por lo que se calla— piensan que sabe estar o pedir en la Diputación. 

MEJOR DICHO, A QUIEN NO LLAME DEMASIADO LA ATENCIÓN, y sea de CASA NO POBRE PERO TAMPOCO FUERTE. Esos no lo necesitan, ya tienen a los testaferros mencionados.

Leyendas urbanas y rurales que desplazan a los mejores y los más necesitados.

22.07 Luis Iribarren


Zaragoza por Aragón 05 - Huesca y sus futuros

¿Cómo es posible que Zaragoza no esté constantemente comunicada con Huesca con servicios de Cercanías de vía propia y rápida? Sin duda porque no se necesita al no existir una actividad económica compartida. Pero resulta absurdo entender a la ciudad de Huesca tan cerca y tan lejos.

Más distancia tienen entre Bilbao y San Sebastián y están unidas las ciudades de una forma constante. Como lo están toda la zona de Madrid con las zonas cercanas a Guadalajara. Sin duda toda la zona alrededor de Barcelona y su entorno o incluso toda la zona industrial y comercial de Asturias. Es lógico pensar que se debe trabajar mucho más en el Eje Zaragoza/Huesca a todos los niveles. Pero no se hace por muy diversos motivos.

El crecimiento metropolitano de Zaragoza se ha movido más hacia los Ejes de Madrid, Valencia o Logroño. Incluso Castellón más que hacia Huesca, que también pero no de forma preferencial.

Sí ha crecido la industria en el Eje hacia Huesca pero en la corta distancia, pues en cuando se sale del municipio de Zaragoza ciudad hacia Huesca todo parecen dificultades. Aprender de esta realidad es importante. 


¿Cuál es el motivo de que NO SE QUIERA CRECER por igual entre los diversos ejes que salen de Zaragoza? ¿Dónde está la dificultad posiblemente de mentalidad, para que “hacia” Huesca cueste tanto crecer en valores de producción económica?

Si observamos Villamayor a 14 km de Zaragoza y con 2.700 habitantes. O Zuera a 28 km de Zaragoza con 8.400 habitantes. O Villanueva a 6 km de Zaragoza con 4.200 habitantes, y lo comparamos con las mismas distancias y habitantes (y actividad económica) en otras zonas de España con una Ciudad del tamaño de Zaragoza como eje motor, nos podemos poner a reír o a llorar. 

Ninguna de estas localidades tan cerca de una gran ciudad supera los 10.000 habitantes. ¿Es lógico? ¿Quién tiene la culpa, o incluso la responsabilidad de que eso no se así?

¿De verdad Zaragoza es la que se come a Aragón, o acaso es que las grandes familias del poder aragonés no quieren un Aragón mejor, distinto, más similar a lo que está sucediendo en todo el mundo, sea China, o Andalucía? 

¿No nos estarán convenciendo de que esos ejemplos son negativos, aunque los podamos ver muy cerca, en Valencia, en el País Vasco, en Andalucía, incluso en Extremadura, para que así ellos se sientan más potentes?

Aragón depende de sus habitantes, y solo hay dos caminos. O crecemos MUCHO en número de habitantes o crece mucho el valor añadido de cada aragonés para su territorio.