30.10.20

¿Sabías que…? Viviendas interiores en Zaragoza

¿Sabías que en la ciudad de Zaragoza el 27% de las viviendas son interiores y en estos meses de pandemia y confinamiento sus habitantes no podían ver la calle e incluso en algunos casos muy poco el cielo y nada el sol, a veces con una ventilación deficiente?

29.10.20

¿Por qué en Aragón la pandemia está atacando más que en otras zonas?


Los niveles de riesgo de la pandemia desde julio hasta ahora a finales de octubre ha sido desigual en cada zona de España como vemos en el gráfico de arriba realizado por El País. ¿Cuál es el motivo de que en Aragón se haya cebado la pandemia así de potente?

Somos un territorio muy amplio y muy despoblado. No tenemos turismo abundante, el que hay está normalmente al aire libre y muy repartido. No somos tampoco un territorio por donde pasen un exceso de personas descontroladas, pues incluso no paran en Aragón los que lo cruzan. 

Nuestras fiestas patronales no son mayores a las del resto de España, incluso al ser una zona con poca población, no debería ser el motivo de la diferencia con otras zonas. No somos tampoco una sociedad que esté en la calle más que otras autonomías, no tenemos un aeropuerto por donde entren personas ajenas, tampoco puertos ni estaciones ferroviarias importantes. 

Podemos observar todo lo contrario en Andalucía o Comunidad Valenciana, incluso podríamos observar los datos de Extremadura con quién coincidimos normalmente en muchos datos estadísticos. Nadie se parece a Aragón.

Yo no sé explicar los motivos por los que Aragón tiene estos datos tan malos. ¿Los trabajadores del campo? Pero esa misma realidad e incluso aumentada la tenemos en Andalucía o Extremadura. ¿El clima? Podría ser un dato a analizar. Seco y cálido como en las Castillas, pero allí los datos de incidencia media tardaron 45 días más que en Aragón. 

Nota Ampliación.: Hoy se publica que una variante del COVID-19 originada en un principio entre Cataluña y Aragón en verano se ha extendido a Europa, según un estudio científico publicado este jueves (todavía no revisado), esos casos estaban causados por una nueva variante del coronavirus Sars CoV-2, denominada 20A.EU1, que se habría convertido en la más extendida en la segunda ola europea. La mutación se propagó inicialmente entre los temporeros de estos territorios y después al resto del Estado. “Esta variante se exportó desde España a otros países europeos”, apunta el estudio, y ahora representa la mayoría de los contagios en varios países europeos como Suiza, Irlanda o lo Reino Unido. La investigación sugiere que la expansión de la mutación a Europa está vinculada a la vuelta de las vacaciones desde España.

Spanocchi amortizado en Jaca, (Huesca) belleza sin tensión suficiente


Cuando todo se pone feo, o al menos relativo, y ya no quedan casi bares abiertos como identidad aragonesa o nacional; atendido el recordatorio constante de la gripe española en esos países en que la pandemia también galopa –pues todos tienen mano de obra semiesclava con tendencias al degüello y no a juzgar con derecho a tres discursos previos como desde Sócrates-; una visión sobre la impotencia de las fórmulas ensayadas de contención nunca está de más.

La frontera aragonesa y pirenaica está jalonada con fortificaciones inútiles pero que dotan de carácter a las poblaciones que las albergan, erigidas bajo la dirección del ingeniero sienés especialista en ciudadelas: Tiburcio Spanocchi.

Caí en la cuenta en Fuenterrabía de la importancia pero futilidad de esos fuertes como el castillo de la localidad, el de la cercana San Sebastián en el Urgull, o los de la Aljafería de Zaragoza, Berdún, Aínsa o Jaca.

Por lo menos los diseñados por el francés Vauban y sus bastidas han sido declarados Patrimonio de la Humanidad. No así los que centralizan con un espacio hoy verde y con uso civil los conjuntos urbanos pamplonés o jacetano.

En una lucha vírica de alcance desconocido que se narra en términos de terminología de guerra como la de la pandemia de la gran marejada, he vuelto mi mirada hacia estos almacenes y fortificaciones que inspiraron los efectuados en el Siglo de Oro en las principales ciudades americanas. Los de Cartagena la colombiana, Veracruz o La Habana, para la protección de los galeones de la ruta americana con destino único Castilla.

No es de hoy, las medidas preventivas siempre son adelantadas y arrasadas por la tecnología. Hay un interés evidente en que volvamos la vista al milagro redentor, al egoísmo diferenciador, al golpe de tuerca de la investigación a ensayarse cuanto peor mejor.

Los fuertes belgas o de la Línea Maginot se revelaron expugnables por bombardeos masivos y de mayor calibre. En la Primera Guerra Mundial también se supo que la lucha contra patógenos y plagas de los cultivos, liderada por judíos, podía llegar a ser utilizada en su contra.

La Ciudadela de San Pedro de Jaca, erigida tras demolición del Bornao, o el bunker de Rapitán, insuficientes antes de ser puestos en servicio si hubiera habido suficiente voluntad invasora de cualquier agente patógeno exterior. Al menos dejarían las comisiones correspondientes que siempre se producen en las obras de emergencia.

La relación de qué pueda tener de bueno, o de oportuno para tantos, la retirada y hundimiento de los frentes de la segunda ola de la pandemia en términos estratégicos queda aún por ser escrita.

La victoria obtenida tras el primer confinamiento dejándose a tanta gente en el camino, los incentivos al consumo y apelación a plantar cara desde la trinchera económica, sabemos hoy que se obtuvo con un carácter más que pírrico.

Porque muchas veces es mejor retirarse y no plantar batalla, ni cruzar los Pirineos con elefantes según con qué costes.

La prudente Portugal republicana o a veces monárquica, donde sus gentes no soplan jabón para hacer pompas, no goza con la superficie iridiscente de las burbujas que dura tan pocos segundos. A cambio, no se lamenta de su estallido.

Los riesgos de la vida tensoactiva en exceso son los que son, y las ciudadelas no alcanzan para parapetarnos. A cambio, el glamour de la vida en la calle del que hemos disfrutado varias generaciones…

Y es que ahora sí que ya no nos da la vida.

27.10 Luis Iribarren


26.10.20

En 1977 se hizo en Aragón, pero ahora es imposible


Nada mas entrar España en Democracia a la muerte del Dictador, había que explicar todo lo que nos estaba sucediendo, incluidos los cambios sociales, las realidades de cada territorio, las particularidades de cada ideología. Y fueron surgiendo diversas colecciones de libros que intentaron realizar esa pedagogía básica y que hoy ya en el siglo XXI nos vendría muy bien pues se nos ha olvidado todo.

No se buscaba nada que no fuera informar y formar. Y es curioso pues existiendo todavía un aparato represor en censura que actuaba contra revistas y periódico casi con saña en algunos casos, se permitía que se publicaran colecciones de libros que ayudaran a entender lo que era básico en Europa, en el mundo libre de nuestro entorno.

En Aragón se realizaron varios trabajos muy interesantes, y desde la Editorial Guara o desde el periódico El Día o desde el semanario Andalán, se trabajó el dar a conocer Aragón y nuestra historia y personalidad. No a la altura de lo que podía hacer Cataluña pues sus economías eran bien distintas.

Todo esto es hoy un desierto. Parece no interesar nada a los aragoneses saber qué es Aragón, fuera de conocer senderos para pasear o recetas de cocina, aunque algo es algo, sin duda.

Este es un anuncio de la Colección Básica Aragonesa de Editorial Guara. Pequeño libros con una gran temática.

Esta Navidad zaragozana será sin brillos


Ya se ha cancelado en Zaragoza la Cabalgata de Reyes, sí la del 6 de enero, la de dentro de dos meses y algo, y se está analizando si se monta o no el enorme Belén de la Plaza del Pilar, tras suspender los mercadillos de calle que se montan en la Navidad zaragozana. 

Todo parece sucumbir de nuevo ante la pandemia de un COVID que nos domina como unos flojeras desobedientes. 

Nos quejábamos de que nos habían robado el mes de abril y es mentira, nos lo obligan a vivir dos veces pero vacío. En abril y en noviembre. Será una Navidad sin calle, sin luces, sin color. ¿Nos dejarán comer turrón?

14.10.20

Shinji Okazaki de sakura y albahaca oscense


Ha venido un ciudadano del mundo a jugar en el Huesca, de sakura y albahaca. Un falso nueve, no en el sentido aragonés, que es un discípulo filosófico de Kawabata y Bashoo Matsuo. El segundo escribió este haiku que podría haber firmado Beulas en un cuadro:

A la intemperie, se va filtrando el viento hasta mi alma

No conozco personalmente y ya me gustaría a Okazaki Shinji, pero este año estoy más pendiente del devenir de la Sociedad Deportiva Huesca pasada por lejía que tiene una pinta extraordinaria en Primera. Que ha mantenido su caballería pesada que es gallega, madrileña o vasca al servicio del Alto Aragón.

Resulta que me han hecho poéticamente socio de la peña barcelonista del equipo, lo que he aceptado porque una de las más grandes historias de amor de mi mejor amigo Amadeo Ibarz, la que tiene con su madre, guarda profunda relación con cómo le alivió durante una estancia médica inconsolable, hacerse el socio número uno de un equipo de Tercera, cómo le encajaron sus raíces ribagorzanas y jacetanas en la superación del trance y su crecimiento personal, que ha sido el del equipo del Alcoraz. 

Los dos tan tenido fruto, y este artículo va a emparentar para siempre a Okazaki con su hija Mar.

Es más fácil quizá, como le pasó a Robinson en Osasuna, identificarse con un proyecto limitado que llamarse Kagawa y venir a una ciudad y equipo cosmopolitas como nos gustaría que siguiera siendo incluso a los oscenses en Real Zaragoza y que ha contado con paraguayos, brasileños o serbios como arietes de prestigio mundial. 

Era un mapamundi para los que jugábamos en otra liga y de cuando en el Alto Aragón se bebía San Miguel pero se seguía a Aragón y compañía.

Esos equipos que junto con la FIMA, el CITA de Montañana, la Base y sir Kevin Magee, al que me imagino perfectamente de suplente en los Lakers de Kobe, han puesto a Zaragoza en el imaginarium colectivo. Nada que objetar al norte de La Paúl.

En el caso de Kagawa, ha llegado una flor de cerezo sin gotas rosadas de sangre. Derramando solo en ocasiones sus gotas de jugador fino e intrascendente, completando un servicio de té que la ciudad usará una tarde al año.

Desde luego no se irá como zaragozano porque el carácter no le acompaña como en los casos de Javi Ros, de la taifa tudelana, Pep Cargol, Esnáider o Aguado defendiendo a la capital de Aragón como cuatro almogávares. Son minoría porque la capital metrópolis del Ebro siempre da para mucho más, o eso se barrunta.

Como el valle no necesita ser repoblado, los nuevos aragoneses como Okazaki –o antes Bryan Jackson en otra magia- que caen de pie, con espíritu de lucha samurái o de mormón del duro oeste donde Utah, son algo más que artistas de altavoz. Son embajadores que necesitan seguir, como sucede con Mikel Rico, esa relación con el desierto y las puestas de sol en la Sotonera.

Contra lo que su apellido significa, los polisílabos nombres japoneses agrupan dos accidentes geográficos, es un practicante de bushido de secano. Un caballero que tiene en la mentalidad seguir trabajando sin desfallecer, con un pensamiento coincidente con el lema del Huesca, ese de sin reblar y la cuatribarrada en cabalgada hasta Murcia pero los símbolos en la camiseta no se traducen en eso según la directiva.

Okazaki es nombre de mar, de visión última de emigrante japonés de finales del XIX de Kobe, de donde es el artista, hacia California o las costas de Perú que ve por última vez Japón. 

Es un precioso apellido poético que significaría de forma aproximada "Cabo con colinas". Con seguridad será un amante y profundo observador de las penínsulas arboladas que se remeten en las costas de los pantanos de Barasona, la Peña o Búbal pues son él.

Vamos a contarle a Shinji 
Okazaki un cuento a lo Mishima que le gustará.

Una vez, un grupo de locos amantes de la cultura japonesa transformaron las campas del Castillo de Loarre en una justa pacífica floral, en sede de una comida campestre. Tras contemplar en educados grupos las flores de los cerezos centenarios de la huerta de Bolea.

Esos mismos, que barruntan de dónde viene la rasmia de Shinji, eligieron Huesca ciudad como uno de los lugares ideales para la difusión tranquila de la cultura japonesa dirigida a jóvenes. Con la realización de talleres de manga, moda japonesa y otros juegos de rol.

Porque entendieron, como ha hecho Okazaki ¿a la inversa?, que Huesca tenía la dimensión y geografía perfectas para intentar una relación propia en que no invertir muchos recursos con Oriente y Japón, al no estar tan lejos del lugar natalicio de Francisco de Xabier.

Que alguien se lo cuente porque le va a emocionar, y veremos si la Sociedad Deportiva Huesca tiene esa visión y misión provincial, necesaria según quienes somos sus patrocinadores.

Si Iniesta puso como condición vender su vino para firmar por el Vissel Kobe, es menester que el nuevo oscense presentado no termine nunca su vinculación con su shogunato seco y despoblado de acogida. Con su nueva taifa con carrascas y alfombra de flores de febrero.

Puesto que tiene alma de samurái, habrá que llevarlo debajo de un almendro de Alquézar y de paso nos queremos mejor los demás.

13.10 Luis Iribarren

13.10.20

Plaza de Los Sitios de Zaragoza. ¿Alguien se acuerda de ella?


Esta es una clásica isla urbana en Zaragoza, pero podría estar en New York, en Berlín o en Oporto. Son similares en algunos casos. Excepto en el valor que la ciudad le pone a su cuidado, a su uso, a su valor. En el caso de Zaragoza, mucho menos.

Cualquier ciudad importante del mundo occidental aplaudiría hasta cansarse por tener una plaza como la de Los Sitios de Zaragoza. Céntrica, amplia, llena de vegetación, bien diseñada, rodeada de calma, y de Museos, Colegios o Instituciones sociales y culturales. 

Una auténtica isla con mil posibilidades para ser el corazón escondido de Zaragoza.

Pero veamos la isla urbana de la Plaza de Los Sitios de cerca.

Lo último que se ha hecho en ella ha sido un garaje subterráneo en el lugar donde iba a montarse la ampliación del Museo Goya. 

Sigue cerrada la Escuela de Artes Aplicadas y también la Casa Albareda o la Casa Moneva. Tenemos unos usos irregulares del edificio de Ibercaja en la Plaza Los Sitios, que podría poner todavía más en valor los usos de la plaza. Podríamos negociar con Hacienda, con la DGA y con el ejército, algunos edificios exquisitos para poner en mas valor en la plaza. Están los edificios públicos de la antigua Casa Socorro y la Caridad (excelente trabajo el que desarrollan).

Podríamos tener los riñones y la osadía de volver a traer el Quiosco de la Música que hoy se nos muere en el parque José Antonio Labordeta. Y llenarlo de músicos los días festivos, claro. Tenerlo parado es una idiotez. Pero claro, está en el Centro. 

Y en las últimas décadas nuestra corta visión urbana nos dice que desde la izquierda el Centro es para los ricos y no hay que beneficiarlos. Y para la derecha el Centro es de los ricos y no tiene que notarse mucho que se les beneficia. Somos… somos idiotas. Urbanamente un despojillo de ideas.

11.10.20

La Virgen del Pilar, pero la de Valencia


Ante unas Fiestas del Pilar atípicas e irrepetibles donde incluso visitar la imagen de la Virgen en Zaragoza casi está prohibido, ponemos aquí la de Valencia en lugar de la de Zaragoza, pues tanto monta, monta tanto. Si se cree daría igual, y si no se cree también daría igual.

5.10.20

Ruta Joaquín Carbonell. Esa Aragón TV de éxito


Aragón TV está repleto de programas que presentan un territorio que bulle
, protagonizados por gentes que han elegido un proyecto y se han asentado en su lugar de origen –no precisamente desde cero sino que seguro sobre patrimonio familiar- a las que se le obliga a actuar, a tener sueños sin depresión. Tienen un sueño que pueden desarrollar porque seguro que tienen crédito en sus dos aceptaciones.

En ocasiones, estos espacios son de contenido nostálgico-lacrimógeno y excelente factura audiovisual, al modo de los programas de La 2 producidos en Sant Cugat. Que siempre serán superados por su calidad estética y porque al silencio se le debe dejar hacer por la obra del fotógrafo de Ojos Negros: Miguel Sebastián, que ha tratado la piel arrugada de Teruel como Gervasio Sánchez la de Mostar.

Entre estos programas, está el caso de la reciente reposición de “Sin Cobertura” en la que se machaca sistemáticamente a los invitados con las mismas preguntas sobre ese nuevo mantra del vaciamiento y que por qué.

Como dijo Severino Pallaruelo en uno sobre mi montaña, la generación de mis padres salió expropiada o ni eso. En parte porque quisieron y para vivir mejor, en mayor aún porque necesitaban vivir con dinero cuando éste empezó a correr en los 50 y la vida ya no era solamente subsistir sino las letras del pisito y del primer 600, quien pudiera.

Y, efectivamente, con su valiente decisión migratoria permitieron que muchos estudiáramos en su lugar. Y los corrales que se espalden, que ya nadie trilla. Es hermoso verlos careados o hundidos, solo se han arreglado por orgullo competitivo. El vacío se sabe exactamente de cuándo viene con sabor a Polo de Franco de desarrollo.

Los pueblos turolenses no son sino el revés de la cara de los barrios y cascos históricos, incluso de ciudades intermedias y en toda España, vaciados sistemáticamente de parejas jóvenes con hijos que han salido a vivir en bloques de protección oficial o unifamiliares.

Expulsándolos en cada generación de su kilómetro 1 para comprar de todo, el de su primer colegio público –que si es concertado se viaja desde crío-, a los desarrollos urbanísticos que ha convenido y que ha habido que dotar, cicatrizando, tras veinte años de capitanas por las calles con fondos que no resisten el análisis coste beneficio.

Suturadas las distancias con autobuses lanzadera, no solamente Zaragoza, sino también Monzón y mucho más Jaca o Benasque han triplicado superficie para los mismos habitantes hoy insostenibles pero menos afectados por la falta de ventilación en caso de pandemia.

Ahora bien, el alcance poético y de hondura de los protagonistas del programa de la falta de cobertura que condujo un gallego que cunde mucho regeneracionista –generalmente urbanitas con raíces trasplantados o ni eso- eleva su emoción en capítulos determinados. Especialmente duros y hermosos los dedicados a las comarcas turolenses.

Se repuso hace un mes el de Cuencas Mineras y pudimos viajar al presente y pasado de la comarca con Joaquín Carbonell, ese ruiseñor de preciosa voz de cantante de orquesta de boleros.

Pasado e historia del poeta y su familia quedaron cincelados, como aquellos fríos de madrugada de ir a varear olivas que yo también recuerdo y aún viví, aunque poco, en mi niñez. Como aún hoy me viene, si fijo bien la mirada en las huertas, el sabor de las almendras en leche o cascadas y de los casbabillos de viña de cascajo, plantados los árboles leñosos y oliveras entre las hileras de garnacha vieja pero no ácida.

Un viaje con Joaquín necesita de poca planificación y empuje para subir ese tres mil con vía ferrata hasta una cumbre fina pero engañosa de profunda cultura popular que resultó ser la amalgama o Planeta Carbonell, como poliédricos y no solo nerviosos emprendedores neorrurales con otros salvo que el territorio, como ha hecho a veces, compre habitantes.

Es una necesidad hacer este recorrido para mantenernos vivos nosotros, dándole nuestros ojos a su obra imperecedera que fue peripatética más que propia de panteón costista.

Para tal propósito, debemos viajar a ese corazón minero turolense que queda en los lugares que salpican la sierra de Arcos. Centenares de kilómetros cuadrados bordeados por las nacionales, al sur del Desierto de Calanda, a los que necesariamente ir de propio a comer una tortilla de habas jóvenes en sus agujeros negros.

De colores, mesetas de mina abandonada y tozales de todos los tonos de granate, la comarca de Alloza y Andorra alberga foces y puntos de energía tan evidentes como el Monasterio del Olivar.

Después, en AVE, autobús o coche propio sin mascarilla, seguir la trayectoria vital de Joaquín Carbonell y la emigración aragonesa en Barcelona. Dando una vuelta por la ciudad alta del entorno del Camp Nou y la Universidad por distritos que fueron pueblos, con callecitas de iglesia gótica ya descritas por Pla o Segarra, que remedan la calle Terminillo de Zaragoza.

Perderse por Sants, Pedralbes, les Corts o Pueblonuevo huyendo de la Barcelona que hasta hace poco ha sido destino de cruceros y que dejó de frecuentarse por los barceloneses, la de debajo de la Diagonal hasta el mar.

Obligada la visita demorada a la cara menos visible de la postal mudéjar de Teruel, lugar de adolescencia y educación afectiva para el poeta. Una parada y recuerdo desde el Óvalo al Instituto Vega del Turia y su salón de actos que porta el nombre del Abuelo, donde Joaquín empezó a componer y actuar a lo Brassens con su particular voz de carburo. Tan bien timbrada.

La ubicación del Instituto de enseñanza cerca del río, unión del de aguas blancas con el Alfambra, al pie de la Escalinata del Óvalo diseñada por el ingeniero José Torán en estilo neomudéjar y fantásticas cerámica y forja, lo convierte en el entorno más parecido a la Residencia de Estudiantes de Madrid y al Instituto Goya de Zaragoza que haber pudiera. Será que el urbanismo de calidad genera talento.

Tras ello podríamos según el propuesto hacer una ruta de teatros franceses o argentinos donde tuvo la suerte de actuar.

Por ser más modestos y no por falta de perras, a la vuelta de pasar dos días en Teruel provincia, proponemos un paseo por las inmediaciones del Teatro Principal con pincho obligatorio en el Circo, y subir Indepedencia arriba con café y exposición en el Paraninfo de Plaza Paraíso hasta una comida en cualquier restaurante de su Barrio del Carmen, cercano a la sede del Periódico de Aragón.

Esa vida cotidiana del genio tranquilo, eje de la obra de Tabucchi porque Joaquín también fue un portugués disimulado y perfumado de rasmia.

Este recorrido quedaría incompleto por poco norteamericano. Me quedaré con el recuerdo la última vez que lo vi de cerca en bodega Vinos Chueca de Casetas, tras presentación de recopilación poética fascinante.

Bar propiedad de uno de sus dos últimos compañeros de aventura y banda, por el que también cayó el otro, bien salau de flequillo con remolino.

Creándose un momentáneo espacio tiempo imperdible. Más de rosa que de carbón.

05.10 Luis Iribarren

28.9.20

Aragón y sus partidos aragonesistas están muy débiles


Que el Partido Aragonés, el PAR de toda la vida aragonesa, esté atravesando malos tiempos es una mala noticia para Aragón y para los aragoneses, aunque no deseemos admitirlo así y disimulemos creyendo que eso no va con nosotros.

Durante muchos años fue una Señal de Identidad conservadora en Aragón, pero aragonesista hasta que se fueron perdiendo los votos y eso obligó a pactos con la derecha del PP. Algo similar a lo que le está ocurriendo en los últimos años a CHA que tiene que entrar en Gobiernos del PSOE por no tener votos suficientes para ser fuerte. Es decir y con claridad: Es culpa de los aragoneses.

Estamos en una fase centralizadora, no digo recentralizadora pues nunca nos hemos separado mucho en Aragón del Centro de Madrid. Y eso podría entrar en el terreno de las opiniones, excepto que en otros territorios está sucediendo lo contrario y eso nos afecta por ir contracorriente.

Si Cataluña, Valencia, Navarra, País Vasco, Galicia, e incluso Cantabria o Asturias e incluso León se ponen a trabajar por cuidar "lo propio2 y ponerlo en valor, los que nos quedamos fuera lo vamos a pasar mal a la sombra del Madrid de las Castillas.

Por eso que el PAR o CHA lo puedan pasar mal como organizaciones políticas aragoneses es negativo para Aragón. 

Ante el asentamiento de Teruel Existe podrían surgir otras fuerzas similares, pero también podría ser que tras la caída del aragonesismo responsable y ya asentado surja otro aragonesismo distinto al aire de las necesidades de una sociedad que va a perder sus posibilidades económicas de defensa.

El otro día se hablaba en los medios de comunicación aragoneses de la cantidad de empresas que desde Aragón se escapan hacia Madrid.Y se señalaba y se callaban los motivos, ante la clara desafección del dinero, de la economía, de la propia sociedad que también se escapa. ¿Por qué creemos que no tenemos ni médicos suficientes? Y esto es solo un ejemplo pequeñito de lo que nos va a ir sucediendo.



24.9.20

Guinea y Septiembre me estremecen desde Berdún


Estamos inmersos en el verdadero verano, que se dice en Asia. Cuando llega septiembre, se terminan las lluvias y el bochorno del monzón allá y aquí la luz virulenta de esa calina que enturbia el cielo en el Ebro.

Cuando las frutas, tomates y pimientos están en sazón y a la conserva apenas hay que añadirle azúcar… es una delicia volver a pasear y una putada que algunos de lo pierdan y el del sabor del mejor moscatel en octubre.

Duelen mucho las pérdidas en este periodo, hay un saber no escrito en la enciclopedia de cada hombre o mujer del Neolítico aragonés que marca el final del invierno como avatar donde es más posible la muerte por cansancio

El final de la resistencia humana ante las entradas del último cierzo de borrasca siberiana.

Este año es distinto hasta en eso, y hay tanta mortalidad en el feliz septiembre como hubo en marzo. Reforzada, tozuda y adelantada en su programación.

Mi padre murió por estas fechas de veranillo que no llevo bien y este fin de semana se me fue un amigo esencial de la infancia en Berdún, que era por sí mismo una institución. Nacido en Santa Isabel, hoy Malabo, dos meses más tarde que yo.

En el año 67 del verano del amor, de las canciones “Suzanne” de Leonard Cohen y de “Los Chicos con las Chicas” de Los Bravos, que tanto oímos juntos hasta que la vida nos separó en la adolescencia hasta este pozo de hielo.

En la plaza dura de la iglesia de Berdún, ejecutada con malicia y elegancia por la Orquesta Ríos de Belver de Cinca. Intentado bailar con las de la misma edad que se iban con mayores, bailando con las más pequeñas que ya sabían porque aprendieron entre ellas.

Su nombre, Emilio Manolo Benedicto Esclarín.

Su nacimiento en el África negra que habla español debido a que su padre emigró para ser panadero desde su Canal de Berdún, regresando la familia al poco de nacer mi exótico compañero de niñez cuando Macías hizo todo lo que cualquier guineano te cuenta en un bar de Delicias.

Su historia ya ha sido un poco escrita y filmada por Luz Gabás y dirigida por González Molina en “Palmeras en la Nieve”, esa película con la que su madre, obviamente, no podía estar de acuerdo. Siempre me hacen llegar tarde para contar lo que siempre me ha importado.

Cuando era niño, se ponía moreno en su bici GAC de barra con nada. Tenía un color precioso aceitunado y de piel de melocotón, el pelo muy rizado y la mirada siempre limpia. Un hablar nervioso pero delicado, siempre pendiente de no herir. Nunca pronunciaba reproche alguno y fue un crío de anuncio delgado y espontáneo.

Su abuelo Manuel de Laín partía costillas con el cuchillo ancho, de esos corderos que alguna vez le criaba el mío.

Con el paso de los años fue volviéndose como su padre Emilio, perdiendo pelo y cogiendo cuerpo, que fue y para mí sigue siendo el taxista de mi familia en el recuerdo. Aquel hombre inteligente que jugaba al guiñote con mi padre, que en Zaragoza echaba las partidas al final de Conde de Aranda –en aquella zona de pensiones, una de las cuales regentaba su familia-.

Aquel que llegaba de buen humor a llevarnos a funerales, los de aquellas tres llamadas que me levantaron zombi y me dejaron tiritando varios días. Con el estómago revuelto desde Remolinos aunque estuviera lejos el puerto de Sos.

Emilio fue compensado con la licencia de aquel Seat 1500 entonces negro como a tantos otros debido a su expulsión ecuatorial. Tuvo que cambiar de oficio pero no de atención al público, esa que bordaba.

Como hicieron con Solano, de Tierrantona, que tuvo que dejar el taxi y alquilarlo por problemas de espalda y volvió a la montaña para regentar un restaurante al que le debo mi número de la Seguridad Social.

Retratos y relaciones que hoy solo se pueden renovar a la inversa, por esos africanos con cultura y educación españolas que se contagian por falta de espacio y que nos pueden llegar a conocer a nosotros, por trabajo, por mera coincidencia, simplemente por tanta cultura, recuerdos e incluso mulatos compartidos…

Le debo un viaje a Manolo a Malabo porque le dije que debíamos hacerlo juntos. Mis referencias literarias me obligarán a subir a la finca Sampaka sin dudarlo.

A su inconsolable madre que no pudo asistir a su despedida, porque de hecho no le ha dicho adiós, solamente puedo dedicarle este viaje que es el que ha dejado en mí su familia.

Porque la duración de la vida no es la de cada persona sino la progresión geométrica de la que nos dejan a los demás. En esa multiplicación que la prolonga, tan común en esos lugares donde venimos.

En los que corren las noticias como las epidemias transmitidas por el aire.

Te quiero mucho, hermano. Siempre tuvimos libertad de pensamiento y discrepancia. Al lado de forma química cuando nos tocó coincidir contra todo pronóstico.

La vida solo es alquimia y nuestro átomo no se va a descomponer, como tampoco el de la especial relación de la montaña oscense con cierto trópico utópico, que tú tanto representabas con tu olor a canela y tu conversación de pimienta dulce.

            23.09 Luis Iribarren Betés
.

El edificio de la antigua Diputación del Reino de Aragón


Si un edificio quedó destruido en la Guerra de la Independencia y nos dejó la triste sensación de si mereció la pena aceptar los Sitios de Zaragoza como la mejor opción para la historia, ese sería el Antiguo Edificio de la Diputación del Reino de Aragón situado en lo que hoy es el Seminario de la Plaza de la Seo.

El recorte que leemos arriba es de 1945, unos pocos años después del desastre. No tengo del propio edificio, que también, como de todo su contenido histórico y artístico. Zaragoza y Aragón perdieron una referencia a manos de los franceses que en el Segundo Sitio destrozaron Zaragoza. Era un edificio del año 1450.

Zaragoza y su Teatro Chino de Manolita Chen



Eran los años 80 cuando este anuncio en un medio de comunicación de Zaragoza nos deja señal de lo que por aquellos años y en las Fiestas del Pilar suponían los Teatros de Variedades, en este caso el Teatro Chino de Manolita Chen. Había otro más creo que se una separación entre socios.

Años del destape en el Teatro de Variedades, de humor y de erotismo atrevido, aderezado de canciones y música. Otros años ya pasados. La sesión última, la de madrugada, siempre era un poco más atrevida que las otras.

23.9.20

Absentismo escolar subiendo mucho en algunas zonas de Zaragoza

Ayer en una reunión de trabajo salió otra alarma encima de la mesa. No paremos. En Zaragoza, es decir, en ZARAGOZA para no tener que ir a buscarlo lejos, tenemos algunas aulas escolares con una falta de alumnos entre el 60% y el 80% por absentismo escolar. Zonas urbanas de exclusión social, que siempre han tenido un absentismo escolar alto pero que ahora se ha visto acrecentado hasta cifras irresponsable y peligrosa.

Hay tres factores distintos que amplía estas cifras ya de por sí siempre peligrosas.

1/ Familias con miedo a llevar a sus hijos al colegio. Hay que recordar que la falta de educación es otro peligro social a medio y largo plazo. De pobreza también se muere y debemos intentar que nuestros hijos estén bien formados.

2/ Alumnos que agrupados y escondidos entre los momentos actuales, dejan de ir al colegio y se reúnen para seguir jugando o incluso delinquiendo. Es la tormenta perfecta para el descontrol.

3/ Familias en cuarentena con los niños o los adultos contagiados lo que impide que los niños o adolescentes puedan ir al colegio.

La suma de estos tres factores es mortal para el sistema educativo público y concertado, y los problemas ya los estamos viendo pero son el caldo de cultivo para otros problemas más serios.

El obligación de los profesores denunciar estas situaciones, pero en estos momentos están muy saturados con las nuevas normas. Todo se complica.

22.9.20

La triste Zaragoza ciudad de 1845, tras la Guerra de la Independencia


Hablar de las carreteras que salían y entraban en Zaragoza a los pocos años de la Guerra de la Independencia es cuando menos triste y algo equivocado, pero esa fueron la realidad que tuvieron que vivir los zaragozanos de 1845, hace poco más de 170 años, que parecen una eternidad pero que no son tantos. 

No se hablaba de carreteras pues no había, si acaso de caminos que excepto en cinco de ellos eran considerados de herradura, es decir de caballería. E incluso entre esos cinco solo uno se encontraba bien y el resto en un estadio mediano, que habría que ver a qué llamaban "mediano" en el año 1845.

En este recorte del libro Diccionario Geográfico de España se habla de las producciones que en el territorio de la ciudad de Zaragoza y alrededores se lograban, y aunque se decía que el terreno era fertilísimo, estaba bastante abandonado pues me imagino que la falta de personas para trabajarlo, sobre todo de hombres tras la Guerra de Independencia, no lograban sacar provecho.

Y se habla de la poca industria y muy abatida, del comercio y de las ferias. Unos años tristes tras una Guerra con excesivas bajas para no lograr ningún objetivo excepto empobrecer Zaragoza y su Comarca e incluso casi todo Aragón

Nunca las guerras sirve para nada, pero en este caso y aunque nos la han vendido como de Independencia, era un claro ejemplo de idiotez real o Real.



De cuando La Almunia de doña Godina o Borja eran la mitad que Zaragoza


De hace más de siglo y medio os dejo un recorte del libro Diccionario Geográfico de España del año 1845, cuando Aragón tenía 734.685 habitantes, de los que 214.874 vivían en la provincia de Huesca, 214.988 en la provincia de Teruel y 304.823 en la provincia de Zaragoza

Tremenda diferencia con la actualidad pues la ciudad de Zaragoza tenía 55.757 habitantes y Ateca como ejemplo tenía 24.388, Borja 25.218 y La Almunia 27.253 habitantes. 

Confirmados en Aragón por Zonas Básicas de Salud, del COVID-19


En este gráfico del Gobierno de Aragón podemos ver las 10 Zonas Básicas de Salud con más casos confirmados de COVID-19. 

Del total de casi 34.000 casos en Aragón hasta el 21 de septiembre de 2020 el 30% se encuentran en estas 10 Zonas de Salud básicas. 

Hay que tener en cuanta que hablamos de números globales de cada ambulatorio de Atención Primaria. 

Hay que entender que por ejemplo en el puesto diez está La Jota con 34.000 pacientes, una cifra altísima que supera con creces a todos los demás ambulatorios. 

En la ciudad de Huesca para poner un ejemplo hay en estos momentos 4 ambulatorios (3 según cómo los queramos contar) para 55.000 pacientes.

Evolución en Aragón de la pandemia por COVID-19


Hay que ser sinceros y aunque no es bueno cargarse de mucha información sobre la pandemia, sobre el COVID-19 pues al final crea ansiedad y angustia, hay que conocer en qué momento estamos. Este gráfico nos muestra la evolución de los pacientes diagnosticados de COVID en Aragón. Vemos las columnas de marzo ya empequeñecidas y las actuales que claramente las han superado.

Es verdad que ahora se hacen muchos más test y eso sirve para diagnosticar con más acierto y por ello en más aumento de casos, pero son datos duros, malos, con una media ya informada de unos 100 fallecimientos en España cada día. Y unos datos que irán en aumento pues la lentitud en salir los datos reales y sobre todo los fallecimientos, hará que pasemos unas semanas críticas y preocupantes.

4.9.20

Monedas, pesos y medidas del Aragón de 1850

Para curiosos, interesados o estudiantes os dejo un cuadro con la equivalencia en medidas de peso, capacidad, medidas y monedas de las utilizadas en Aragón a mitad del siglo XIX. La libra jaquesa, los reales o los sueldos, las onzas o los dineros, los almudes y los adarnes, el cahiz o la fanega, los celemines o los cuartillos. Algunos son similares a las medidas castellanas, pero no siempre con la misma equivalencia de cambio.

3.9.20

¿Nuevo Centro de Atención Primaria en Barrio Jesús de Zaragoza?


Ayer 2 de septiembre de 2020 (lo dejo por escrito) el Gobierno de Aragón dió otro paso más, parece que este ya no es pasito sino "paso" para poder construir un Centro de Atención Primaria en el Barrio Jesús tras casi 20 años reclamando con datos de saturación una necesidad impuesta por los crecimientos urbanos de toda la zona.

El actual Centro de Salud de la Jota creado para un máximo de 17.000 cartillas o pacientes, atiende en estos momentos a 35.000 pacientes. Las reuniones han sido innumerables en estos años, más desde hace cinco cuando ya la presión asistencial era tan alta que incluso los profesionales médicos intentaban huir y la movilidad de estos era muy alta en la Jota y Arrabal.

Los que hemos estado en primera línea de negociación (un excelente equipo de al menos media docena de personas de distintos partidos políticos y con diferentes responsabilidades en el Ayuntamiento o en Asociaciones de vecinos) sabemos (sabíamos) que no iba a ser sencillo y que los frenazos y las promesas incumplidas eran una constante. No venimos de la nada, sino que algunos llevamos ya muchos años en este tipo de peticiones para los barrios.Si hay dudas, revisemos el Colegio Público Tomás Alvira y a algunos nos podríais encontrar en su historia escondida de cientos de llamadas telefónicas y decenas de reuniones.

Bien, por fin sale a la luz lo que ya sabíamos casi a escondidas. En menos de dos años tendremos por fin el nuevo Centro de Salud Barrio Jesús, moderno, funcional, de un tamaño en principio suficiente, y que ahora tendremos que ir pensando en vestir sin desvestir a otros novios, a otros Centros de Salud. hay que repartir servicios entre la Jota y Arrabal, hay que repartir cartillas y pacientes, pero hay que dotar también de más profesionales de todas las especialidades médicas en Atención Primaria. Y así seguiremos peleando, pues esto es solo un pequeño paso, nadie se va a quedar contento hasta que podamos entrar dentro.


28.8.20

Enfermedades en la Zaragoza de hace 175 años


En el año 1845 veíamos a Zaragoza así… de entrada. Y nos explicaban ya por entonces que nuestro clima era una mierda y que estábamos dominados por el Cierzo y el Bochorno. Nada nuevo aunque hayan pasado 175 años. Pero si miramos la curiosidad de las enfermedades más comunes, seguro que entonces podemos sonreírnos un poco. 

¿Sólo el resfriado y las calenturas intermitentes? 

tercianas eran frecuentes en verano en zonas encharcadas como las actuales zonas de Las Fuentes. Era lo que hoy conocemos por malaria o paludismo, producto de picaduras de mosquitos y bichos que se forman en las zonas pantanosas. Eran intermitentes pues cada tres o cuatro días se repetían las fiebres y malestares. Cosas de la Zaragoza vieja.

27.8.20

Un rincón con ARTE en un parque de Zaragoza


El otro día me encontré este cartelito puesto en el parque José Antonio Labordeta. Puedo imaginarme qué quiere decir sin decirlo, pero prefiero dejarlo como algo bello, sentimental, casi doloroso, triste e ilustrativo de lo que suele ser un parque urbano para las personas mayores.

No sabemos el nombre del señor que murió en Francia, no sabemos con claridad qué nos quiere decir el aviso. Pero sin duda es ARTE.

Hace 100 años en Zaragoza se llamaba a la batalla cuerpo a cuerpo


No hay duda de que la violencia llama a mas violencia y ejemplos tenemos a patatas. Tras el asesinato de tres funcionarios municipales en Zaragoza hace ahora un siglo por una Huelga General muy dura, aparecieron pasquines, octavillas y notas de prensa como la que vemos arriba, publicada en El Noticiero de Zaragoza hace hoy 100 años. 

Como se puede leer era una llamada a las peores intenciones que auguraban años de dolor, violencia y muerte que duraron tres cuartas partes del siglo XX. 

Mucho cuidado pues con alentar a los monstruos, pues ellos crecen solos, y Zaragoza era en 1920 una ciudad que parecía tranquila pero abundaba en posibilidades de romperse en dos. Como siempre en nuestra historia.

26.8.20

Ludmila, una luz llamada Luz en la Zaragoza a medios oscuras


Ludmila es un nombre eslavo. Terminando en esa letra, podría ser hasta de hombre pero resulta que no.

También lo portan cubanas, algunas muy relevantes en la vida cultural aragonesa, cuyos padres lo importaron de esa fase en que fueron homo sovieticus negros. Y tenían misiles apuntando a Hemingway cuando no estaba en el Floridita, que era siempre e incluso después de que el Caballo entrara en la Habana.

Svetlana, Lídice –ciudad checa-, Tatiana o Natacha, cómo no Ludmila, nombres portados por mulatas caribeñas de ese lado del telón de la corriente del Golfo. No portados, sin embargo, por vietnamitas ni casi africanas de las de la revolución colonial.

Por eso, esa marca de origen es inusual que denomine a una ecuatoguineana que no llega a los treinta años y que no la usa, para evitar longitud y confusión, que se hace llamar luz. Lo pongo en minúscula para hacerlo más grande.

Tratamos de una licenciada en Derecho que teletrabaja como teleoperadora y a la que su necesidad, y la que fue la mía, obliga a un sustento más fijo que le hipoteca el tiempo para desarrollar su enorme personalidad y talento. Para ser profesional liberal, no ha sido ni es nunca lo de menos que tu familia, hermanos incluidos, te concedan de inicio un cierto colchón económico y de clientes.

Ella no lo tiene, y en una aguda observación de mujer con familia monoparental no perceptora de subsidio ninguno, me citó un día lo que podría llegar a contribuir para hacer una parada y resetear su vida, valer para ser mendicante. Cobrar ayudas como excluida del sistema, del que lo está no técnica pero sí económicamente, como tantos nacionales en su misma situación.

No lo hace, además se entrega al cuidado de su abuela sin ingresos como yo vi hacer a mis padres y tíos. Saca adelante a sus dos hijos y se permite ciertos viajes.

Que esta cría es excepcional y merecería existir, hacer carrera y representarles y representarme como abogada, lo demuestra su último viaje.

Con familia en Barcelona, no le cubicaba multiplicar por tres la cantidad individual democrática que permite el desarrollo del derecho fundamental de libertad de movimientos en España. Para cualquier familia monoparental, empezar un fin de semana con un menos 200 euros significa con alquileres al doble no tener desahogo posible.

Pero su talento hizo que revisara las mayoristas de reservas y se llevara a sus niños a un fascinante viaje. Pasar una noche en el más que legendario, y ella seguro que no sabe por qué, hotel Corona para que los críos disfrutaran de una habitación de ensueño y la piscina que, se conoce, debe haber en la azotea.

Así se fueron a cortar el pelo, se prepararon, cogieron el 35 como si fuera un autobús de lujo de Alsa y, en poco tiempo, vieron la ciudad desde la azotea del hotel. Lo que seguramente es más tierno, bello y satisfactorio que irte a Barcelona o Santander a tarifar inmisericordemente.

Ludmila, como dice el escritor rumano Cartarescu, no es solamente una niña africana universitaria sobresaliente, lo que se ve a simple trato, a la que hacer ninguna excepción. Tampoco ese ser moral que va tirando pero saca con alegría 50 euros y te paga la cerveza, sin que te quede opción más que de mirarla con ternura. Ni siquiera es esa mujer a la que la vida le segara de repente a su bella madre y que ha vivido el confinamiento con el simple dolor de no poder subir a Torrero.

Recordemos a los que no viven con sus abuelos que en agosto han tenido una segunda oportunidad de sacarlos de las residencias, porque es que la primera les llegó de golpe como un sunami.

Ludmila no es una denominación origen, no sería una escritora que solamente publicaría si hablara de Macías o los horrores esporádicos de Obiang… Es una persona que aboga y vive mereciendo una simple pero trucada igualdad de oportunidades y desarrolla los sentimientos.

A ver si del amor, la nostalgia, la soledad o la desolación de perder la vida social solamente puedan escribir los autores de países ricos, y nosotros solo de Franco, la burbuja inmobiliaria y hacer el cine de Martínez Soria y trascender como aragoneses con la imagen del Oregon Televisión comprado por los mass media estatales. Vuelta al paletismo de la tierra noble.

Tú y Ludmila, la que viajó como Ulises y a la que hubieran elegido Homero y Joyce como personaje, afortunadamente sois mucho más que eso, y mucho más que zaragozanos o aragoneses.

Me arrepiento profundamente de haberos estandarizado, error del que me sacaron el pasado fin de semana. 

25.08 Luis Iribarren

25.8.20

Y hace 100 años, Zaragoza era un caos donde se asesinaba por cambiar bombillas


El lunes día 23 de agosto de 1920 por la mañana, un atentado que conmovió a Zaragoza se llevó la vida de tres funcionarios municipales, el arquitecto José de Yarza Echenique, el ingeniero César Boente y el escribano Joaquín Octavio de Toledo, que fueron abatidos a tiros cuando reparaban las farolas de la ciudad. 
Se salvó el funcionario Tomás Escárraga. 

Intentaban evitar el caos en una Zaragoza en huelga general y fueron asesinados por un sindicalista venido de fuera aunque llevaba algunos meses en Zaragoza tanteando las fuerzas políticas y violentas. 

La huelga llevaba una semana y los piquetes habían ido destruyendo parte de las farolas para dejar sin luz a la ciudad de Zaragoza, mientras otras muchas fuentes de luz se iban quedando sin bombillas o estas se fundían al no ir nadie a apagarlas.

El Paseo Independencia en la zona de Correos fue el escenario, enfrente mismo del entonces Banco Hispanoamericano. 

Inocencio Domingo de la Fuente, alias "Isidro Delgado" cometió el triple crimen con siete disparos de gran precisión que fueron realizados hacia la zona del corazón. Era un asesino bien aprendido y llevaba un arma muy conocida en los ambientes sindicalistas y anarquistas violentos de aquellos años.

Eran funcionarios voluntarios para intentar paliar el caso en una Zaragoza a oscuras, un arquitecto muy conocido e hijo de José de Yarza todavía mas importante, un ingeniero y dos funcionarios de oficina los que intentaron en aquellos días de caos, poner luz en el centro de Zaragoza y que pagaron con su vida el ofrecerse voluntarios. 

Nadie quería reparar los destrozos, y los miedos y el seguimiento de la huelga era total entre todos los funcionarios y personal civil de Zaragoza. El propio alcalde había dimitido sin admitirle su dimisión y el Gobernador Civil había huido de Zaragoza. 

El asesino vino desde San Sebastián aunque era un tipo que se recorría diversas ciudades para apoyar un anarquismo violento que necesitaba matones para obtener objetivos por medio de la violencia. No eran las de Zaragoza las primeras víctima de este asesino. En los meses en los que estuvo aquí trabajó en la Industrial Química pero se despidió y aunque volvió a Zaragoza ya nunca más le dieron un trabajo estable. 

Era tal el clima violento de aquellos días en Zaragoza que se presionó para que los cuerpos de los asesinados no fueran enterrados por nadie, y al final y tras unas jornadas de violencia extrema fueron médicos y camilleros de la Casa de Socorro los que enterraron en el Cementerios de Torrero a las víctimas. 

El asesino, tras un juicio tremendamente complejo pues nadie quería ser Jurado, fue condenado a 90 años de cárcel. Pero liberado en la Guerra Civil de un cárcel catalana, terminó sus años en Francia donde falleció en 1966.



Un señor musculoso en la Zaragoza Escondida


Este señor de bronce tan musculoso está casi escondido por la Zaragoza que hoy menos atención le prestamos aunque se encuentre en un bello lugar. 

En esa Zaragoza Escondida a los ojos de algunos, tenemos este señor con mala cara, que por cierto —hace más de 50 años ya— fue mi primer modelo fotográfico con una cámara Kodak de 4,5 x 6, prestada para aprender por un tío materno. 

Pero en realidad esta escultura de bronce no fue, ya que tras ser mutilada tuvo que ser reemplazada no hace muchos años por la actual, cosas de gamberros sin futuro.

Cosas viejas. ¿Dónde se esconde este señor del garrote que representa la Salud y las Artes y que vivía en una cueva? 

Ideas para la Ofrenda de Flores del Día del Pilar 2020

Sobre la Ofrenda de Flores a la Virgen del Pilar en Zaragoza se intenta buscar sin tiempo una solución que sea compatible con la pandemia del COVID-19 pero a su vez olvidándose del inicio de esta tradición zaragozana, lo que complica el encuentro de soluciones que no supongan la presencia masiva de personas.

Pero la solución es sencilla, si se quiere volver al inicio, es decir, a simplemente ofrendar a la Virgen del Pilar un recuerdo, un presente en forma de flores, de forma individual. 

Saldrían peor parados los Grupos de Ofrenda que no podrían ir con una multitud de personas a ofrendar su presente, excepto que se lograra un recorrido muy corto durante toda la semana (no en el Día 12 de octubre), y con una separación entre personas de al menos de 2 a 3 metros, para evitar problemas.

Desde el domingo 4 de octubre al domingo 11 de octubre, podría estar colocada la misma plataforma de todos los años que sirve para colocar la Ofrenda de Flores alrededor de la imagen de la Virgen del Pilar

Y en todos esos días, los ciudadanos que así lo quisieran podrían ir hasta allí a depositar en unas mesas sus ramos de flores, mientras que un retén de dos o cuatro personas las van colocando poco a poco, durante 8 días, en las posiciones habituales.

El Día Grande NO se podrían llevar flores para que los ciudadanos no se agolparan en el Día del Pilar y así evitar aglomeraciones, pero se podría contemplar todo el frontal de la Basílica desde una cierta distancia para evitar la presencia excesivamente junta de muchas personas.

Hay un posible problema menor, si nos atenemos a lo que representa la Ofrenda de Flores. Si en esos días hiciera mucho calor las del día 4 estarían algo pochas el día 11. Pero incluso para ese problema hay solución si se habilitan unos camiones frigoríficos que las mantengan hasta por ejemplo el día 9 que las empezaran a poner.

Ese día, el 12 de octubre, será inevitable cerrar el Pilar o poner sistemas de controles de entrada y salida muy estrictos que dejarán sin posibilidades de entrar a la inmensa mayoría de zaragozanos y visitantes. Pero no sirve solo con evitar la entrada sino también hay que evitar que los ciudadanos llenen la plaza del Pilar.

22.8.20

Ideas para una Plaza Salamero diferente y humanizada

No es cuestión de nostalgia ver la plaza Salamero como era y como no quisimos cuidar. Es inevitable ya empezar a pensar en "otra" plaza Salamero diferente, aunque sepamos que las cosas se deberían haber hecho de otra manera.

Gracias al envío de nuestro amigo lector Chichus os puedo enseñar la plaza con los olivos preparados para intentar salvarlos, antes incluso de podarlos en un verano tórrido y con más posibilidades de que se mueran poco a poco, y la plaza Salamero ya totalmente convertida en desierto, mientras recordamos como era y ya no será


¿Y ahora?

Pues hay varias opciones. la más urgente sería preguntar a los vecinos a través de los Vocales de la Junta de Distrito, pero no para que opinaran como vecinos (que también) sino como conocedores de la zona pues esta plaza además de ser un servicio maravilloso para los vecinos es una plaza "de ciudad" y por ello hay que imaginarla como un complemento a Zaragoza.

Desde mi punto de vista hay al menos varias alternativas bien distintas entre ellas. Veamos algunas ideas sobre un espacio urbano maravilloso en el centro de Zaragoza.

Volver a un Zoco histórico pero adaptado al siglo XXI. Un ejemplo podría ser la zona central de la Plaza Redonda de Valencia, con zonas verdes y de descanso entre puesto y puesto de artesanía, gastronomía, turismo o comercio minoritario.

Un parque botánico urbano de estepa de bajo porte en recuerdo a nuestro alrededor casi desértico, con plantas aragonesas y explicaciones sobre lo que rodea a esta zona den centro del valle del Ebro.

Unos jardines árabes con fuentes en el suelo para darle frescura y un diseño claramente inspirado en nuestra historia, aromático y con sonidos ambientales que recuerde una forma de tranquilidad poco utilizada en estos tiempos.

Una clara plaza artística con esculturas de suelo, con obras de artistas aragoneses de no mucho peso y con espacios para que en los fines de semana se pudiera volver a un zoco artístico de grabados, pinturas o fotografías.

Podría haber decenas de propuestas más, siempre con algunos condicionantes marcados por la construcción del aparcamiento que no parece soportar mucho peso. Y con algo esencial: todo tipo de plazas urbanas hay que llenarlas de vida, de personas, y en esta Zaragoza también de sombra

Conjugar espacios de ocio pasivo con pequeñas zonas comerciales que se pueden ver alimentadas por la calle Cinco de Marzo es el alimento para la zona. 

Crear una línea de paseo peatonal entre el Tubo, Independencia, Cinco de Marzo y Salamero, incluso con plaza San Roque, Alfonso y Coso, lograría un círculo amplio y con elementos de unión que podría dar un nuevo sentido a todo el Centro de Zaragoza.

Julio Puente Mateo (Ajovín)


21.8.20

La plaza Salamero se nos escapó en silencio ¿Y ahora?

Es curioso lo poco que en Zaragoza somos capaces de preguntar por nuestros espacios, por defenderlos o por al menos plantearnos dudas básicas. Excepto el concejal Rivares de Podemos que se encadenó en un olivo como muestra de la incapacidad política de todos para generar debate de calidad, nadie más —he leído yo— que haya salido en defensa de la plaza Salamero, de la antigua plaza del Carbón, que durante décadas ha ido pululando desde la nada al asco, del nulo cuidado urbano y la suciedad al uso más tonto dentro de un espacio verde en el centro de Zaragoza.

Decenas de ciudades de todo el mundo pagarían oro por tener una plaza así en el cogollo de su ciudad más histórica y urbana, cargada de historia ya desconocida, verde y si se quiere tranquila y peatonal. Nosotros le metimos debajo un garaje, lo hicimos mal e inseguro, se nos ha hundido y ahora la única solución posible parece ser priorizar el garaje sobre la plaza y su zona verde. 

Queda claro que Zaragoza nunca podrá aspirar a ser una ciudad para sus ciudadanos, para sus peatones, una ciudad humanizada. Sobre todo porque no queremos los propios zaragozanos. 

Y no, en ningún momento estoy en contra de que debajo haya un garaje, en absoluto. Estoy a favor de la inteligencia urbana, que es otra cosa. Es compatible una zona verde peatonal y hermosa por encima de un garaje seguro y útil. 


La Zaragoza Escondida en una cerámica de un edificio del centro

En esas imágenes de la Zaragoza Escondida que os dejo algunas veces hoy le ha tocado a una cerámica de un edificio céntrico. Tiene toda una buena colección de bellos ejemplos de arquitectura que han cuidado empleando cerámicas artísticas. Algo que deberíamos aplaudir para animar más en su utilización. 

Estoy seguro que todxs hemos pasado muchas veces por delante de este edificio pero no todos somos capaces de saber dónde está pues no es habitual mirar las fachadas. 

20.8.20

Aragón tampoco sabe informar bien sobre el COVID-19

Que Aragón nos diga hoy que en la última semana hemos tenido 66 personas fallecidas por el COVID-19 como quien solo sabe contar a trompicones… es de una falta de entendimiento con la realidad que preocupa. Si se quiere ser transparente, los datos deben ser lógicos y transparentes. No se puede estar dando todos los días datos pormenorizados y salir un día con 66 fallecidos no contabilizados hasta ese momento. Todos nos llenamos de datos, pero cada vez somos más los que dudamos de ellos.

Se nos dice ahora, casi finalizando agosto que en el mes de julio en Aragón fallecieron en las Residencias socio sanitarias un total de 53 personas. Informaciones que parecen ser tratadas con poca responsabilidad, y sobre todo con poco respeto hacia la sociedad.

¿No debemos saber la verdad? 

¿No sería bueno para que el COVID-19 se respetara más el conocer la realidad, la verdad, y no estar sacando los datos a golpes de no se sabe bien qué mecanismo?

Llevamos ya en Aragón 1.118 fallecidos reconocidos por el COVID-19, pero además llevamos encima mucha incertidumbre y la sensación de que las informaciones no son correctas. Y eso es también en sí mismo otra enfermedad añadida.

En la actualidad hay brotes abiertos en 65 centros residenciales en Aragón, que afectan a 613 residentes y 186 trabajadores. El número de fallecidos en residencias en el mes de julio ha sido como ya comentábamos de 53 personas y hay todavía 77 hospitalizadas. En 10 centros residenciales se aglutinan en estos momentos el 80% de los contagios.

En la vuelta al colegio no me preocupan los contagios

Tras el enorme error que supuso que los colegios no fueran capaces en Aragón (ni en España) de despedir  el Curso 2019-20 al menos con una simple clase presencial, hemos asistido a casi tres meses posteriores sin hacer (casi) nada, o seis meses desde que a mediados de marzo se tuvieron que cerrar las clases. A mitad de septiembre habremos sufrido un cierre de casi 7 meses sin colegio para toda la población infantil y juvenil. Por mucho que se hayan creado deprisa y corriendo clases por internet.

¿Y de verdad no hemos sido capaces de entender desde los Gobiernos que era una situación insoportable para todos los niños y jóvenes aragoneses?

Lo curioso es que a pocas semanas de iniciarse el Curso 2020-21 tampoco tenemos nada preparado para evitar que esto se vuelva a repetir. Se leen en este final de agosto noticias más que preocupantes, donde desde cada espacio geográfico se habla un idioma educativo diferente para iniciar el Curso o para continuarlo si surgen problemas.

No se podrá decir ahora que todo ha surgido deprisa y sin tiempo de reacción. Así que habrá que inventarse otra excusa. Iremos viendo. 

Pero las facturas de los errores no se pagan en el acto y mientras la inmensa mayoría parecen preocupados por los contagios de alumnos o profesores, mi preocupación (soy así de raro) es por entender que un año sin colegio deja secuelas complicadas de revertir en las costumbres de los alumnos, en los modos y maneras de entender el valor de la educación. Ya he advertido que yo soy muy raro.

18.8.20

Aragón ya muestra una ligera bajada en contagios por COVID-19


Saber los contagios de COVID-19 de un día no es decir mucho, no es un dato muy válido en sí mismo. Sabemos que los fines de semana hay menos por lógicas causas del diagnóstico, que los martes hay más que ningún otro día, etc. Por eso se analizan los casos acumulados de contagios por COVID-19 de los siete días posteriores al día que se pone de referencia, como la mejor manera para saber si los contagios suben o bajan, reflejados en la curva de los casos.

Este gráfico de Aragón nos muestra el punto más álgido en esta oleada del verano —sobre el 6 de agosto—, y nos enseña la subida clara y contundente del mes de julio para mostrarnos ya, esa posible bajada que se está produciendo, o al menos esa posición de meseta en los contagios que nos deberían llevar a una bajada lenta pero visible.

Iremos viendo si hacia septiembre se cumplen los datos que todos esperamos para que el inicio escolar no sea con mucho miedo. De momento "parece" que la bajada ya se está notnado.

Dicen que en 1892 así nos veían en Barcelona a los aragoneses

Era el año 1892, por la primavera, así que como han pasado muchos años igual no hay que enfadarse. No sé, tal vez el humor todo lo calma. De esta forma dibujaban en la revista de humor "La mosca blanca" editada en Barcelona a los Tipos Artísticos, donde el dibujante "Mecachis" retrataba a dos músicos catalanes, a uno del Casino de Madrid, a un ciclista herido y a uno del Círculo Aragonés de Barcelona. 

Para no salir tan mal "parados" nos pone de espaldas y así evita cebarse con la cara de un aragonés de grandes orejas. Reírnos todos nos reímos de todos. 

En Aragón empieza la escuela en pocos semanas ¿Hemos hecho los deberes para defendernos de la pandemia?

A pocas semanas de que empiece el Curso Escolar 2020/21 no tenemos en Aragón un Plan B educativo conocido por las asociaciones, por los padres y madres, por los alumnos y profesores. Y es muy necesario pues el proceso de contagio no parece caer de aquí a estas pocas semanas que nos quedan para comenzar las clases.

Se habla de clases presenciales hasta 2º de ESO; y desde 3º ESO compaginar menos alumnos por clase en días alternos, para bajar la posibilidad de contagios. Contagio que se puede producir entre los alumnos y entre los profesores.

¿Se pueden tomar otro tipo de medidas? Algunas ya es tarde pues deberíamos haber utilizado todo el verano en prevenir situaciones de riesgo descontrolado. No se ha realizado esa labor por diversos motivos, entre los que se encuentran el clásicos de que las Vacaciones parecen Sagradas.

En algunos países ya se están diseñando clases presenciales al aire libre, incluso pensando en periodos de frío si fuera necesario. ¿Sería posible adaptar de alguna manera nuestras zonas deportivas en las escuelas para dar clases al aire libre?

Por otra parte tampoco se ha trabajado para formar a los profesores que lo necesitaran en Clases NO presenciales, en la realización de vídeos y en el uso intensivo de redes sociales. Hay una gran dispersión en este tema, que algunos profesores intentan paliar ayudando a compañeros. 

Pero en las zonas rurales de Aragón, o incluso en la ciudad de Teruel que yo conozca, el internet de alta velocidad, el que simplemente sirve para colgar vídeos, no funciona o es irregular o no tiene capacidad en todas sus calles. Tampoco se ha hecho nada en estos meses de verano para paliar el problema.

Hay zonas de Aragón sin internet incluso sin cobertura de teléfono móvil de compañías muy importantes. Ilógico en el siglo XXI, absurdo consentirlo. 

En pocas semanas nos empezaremos a llenar de quejas, de trabajos sin hacer, que ya se tenían que haber programado sabiendo que todo esto iba a suceder. 

¿Por qué no lo hacemos? ¿Sólo por Presupuesto? 

Pues alguien debería explicar los motivos, para saber al menos de quién es esa responsabilidad no cubierta.