29.11.19

Hay que reinventar el espacio nacionalista de izquierdas para Aragón

Hay dos formas claras de “estar” como nacionalista de izquierdas en la política actual española. Siendo vasco o catalán, o siendo del resto de España sobre todo si eres del interior minusvalorado y casi vacío. 

En este caso —donde entra Aragón con tristeza— es un milagro sobrevivir. 

El primer paso es intentar transmitir que ser nacionalista no es un adjetivo negativo ni peligroso para la unidad de la España actual. Y para ello el trabajo pedagógico es tremendo. 

Hay que apelar a explicar qué son los países europeos sobre todo en aquellos donde el nacionalismo es un asunto sin importancia de convivencia y una normalidad de funcionamiento y realidad.

La segunda cuestión es el tamaño de la organización, algo fundamental para estar vivo. Y la capacidad de sus cuadros para estar y trabajar, reflexionar y construir. 

Es curioso que cuanto más pequeña es la formación política, sea en León o Aragón, más actividad válida para su sociedad despliega cada uno de sus miembros. No así el conjunto de la organización, que ea es otra variable.

La tercera cuestión muy unida a la segunda es trabajar en equipos múltiples donde también encajen otras formaciones políticas. La transversalidad en el trabajo social y político. Zaragoza ha salido perdiendo al no tener a CHA en activo desde la municipalidad.

Conozco a decenas de políticos de IU, o de CHA, o incluso ya algunos de ZEC, que siendo muy activos en anteriores tiempos políticos hoy están apartados por propia voluntad en casi todos los casos, ante la falta de labores políticas organizadas para crear como poco debate y análisis. Dedicándose a labores sociales, que tampoco está nada mal.

La izquierda en Aragón —sobre todo en Zaragoza que es donde más conozco la situación— es una casi orden eclesiástica donde la división es la mejor manera de evitar perder el despacho

Lo que no se han dado cuenta nunca es que los despachos y sobre todo los poderes se pierden por los votantes, y estos requieren soluciones, seriedad y capacidad de empatía ante TODOS los problemas y no solo ante los que pillan más cercanos a los despachos.

No tiene sentido práctico que nunca se haya trabajado en reuniones entre los dos partidos nacionalistas importantes de Aragón, dando la cara desde sus inmensas diferencias, y me refiero al PAR y a CHA. Si existieron dolores viejos, deben guardarse en un cajón simplemente por Aragón.

Como no tiene sentido que desapareciera aquel espacio que se llamó Espacio Plural y que duró lo que duran las buenas ideas que dan miedo. 

Espacio político y de análisis y trabajo en equipos, donde con otros cimientos hoy deberían trabajar todos los nacionalismos no excluyentes, sean de León, de Valencia, de Mallorca o de Aragón, para tener espacios de trabajo común.

28.11.19

¿Dónde está la izquierda municipalista en Zaragoza ciudad?

Que la izquierda haya perdido el Ayuntamiento de Zaragoza es mucho más que un cambio de gobernantes o de gestores ciudadanos. Es mucho mas que un cambio ideológico en la gestión pública pues fueron muchas las gestiones que se quedaron “a medias” y que ahora se están todas ellas tirando a la basura.

No voy a realizar una lista, no sirve de nada sino si acaso de penitencia para los zaragozanos de izquierda y sobre todo para los políticos que quisieron construir una Zaragoza que ahora se desmonta. Lo que la izquierda hizo mal es mucho más importante para el futuro de lo que seguimos imaginando.

Y ahora se paga la factura de los errores. 


Y la debacle en algunos partidos ha sido brutal, y las borracheras de la derecha han sido fiestas que ya advertí desde 2015 en esta y similares páginas. 

Los errores de la izquierda eran brutos, ahora simplemente se recogen los frutos de la mala siembra. Errores tácticos de preescolar político que no quisimos ver o impedir.

Zaragoza necesita salir de su ostracismo, de su hundimiento moral, de su pequeñez incluso, y cualquier intento podría ser válido, pero en estos primeros meses veo mucho más el destruir, el criticar lo viejo, el romper que el construir algo válido.

Zaragoza no necesita tanta batalla ideológica escondida, tanto tacticismo mirando a la ideología global de Estado que para eso deberían estar los gobiernos, como en cambio creer en una gran ciudad y recrearla hacia el futuro y dejar de jugar a mentirnos entre todos engañando y mirando las violencias soterradas como una herramienta válida para tener espacios de palanca.

Zaragoza salió perdiendo con el cambio, pero la culpa fue de la izquierda por no ser inteligentes entre los que me incluyo. Pero el camino que se está explorando desde la derecha es peligroso incluso, para hacer funcionar a una ciudad como Zaragoza. 

Y mientras tanto desde gran parte de la izquierda municipal en Zaragoza seguimos en silencio y fuera de cobertura.

22.11.19

Hay que impulsar Zaragoza también con iniciativa privada

En ciudades como Valencia o Madrid, pero también en Berlín o New York por poner ejemplos algo más lejanos, los edificios antiguos se recuperan para montar nuevos servicios culturales, comerciales, artísticos o de servicios gastronómicos. No siempre de la mano de instancias públicas, pero siempre pensando que esos edificios ya algo ajados, o se ponen en funcionamiento de forma rápida casi urgente y se hunden y desaparecen.

Y ahora hablo de Zaragoza.

No sirve de nada tener un excelente catálogo público de edificios maravillosamente predispuestos para ser “algo” si luego no hay dinero o rasmia para ponerlos en funcionamiento. 

Y tampoco sirve de nada abrir uno de esos espacios cada cuatro años poco antes de las siguientes elecciones municipales pues la llegada de nuevos espacios al catálogo es mayor y la necesidad de estos… eso ya ni lo cuento para no ponerme triste. Preguntarle por ideas a las Asociaciones de Zaragoza y veréis. No todas valen, lo sé, pero algunas sí.

Entiendo que sea complicado desde la izquierda municipal entregar a precario locales o espacios maravillosos para que empresas privadas hagan su negocio. Es verdad. Pero dejarlos que se hundan y sobre todo que no ofrezcan servicio a las personas cuando se necesitan, eso es de… eso no es de inteligencia urbana.

¿Se puede llegar a algunos acuerdos con fundaciones, asociaciones, empresas para que algunos edificios tengan sentido? SIN DUDA. Todo antes de que al final se queden como el Teatro Fleta, paradigma de lo que NUNCA hay que hacer con dinero público, aunque el tiempo todo lo tape. ¿Cuánto nos ha costado mantener los cuatro cementos del techo, sin saber a 2019 para qué nos sirven?

Y lo digo sabiendo que en Zaragoza se multiplican los edificios vacíos y también las necesidades de impulsar la ciudad hacia arriba

¿Queremos mirar por un momento lo que se hace en Valencia, Madrid o Málaga? Los edificios se dejan con su aspecto industrial revisando muy bien solo la seguridad. El propio aspecto de edificio industrial o viejo ya es maravilloso para crear ambiente y darle valor. 

En Zaragoza primero recuperamos, adaptamos, arreglamos, lo dejamos como nuevo… y luego ya si… luego nos pondremos a pensar qué podemos hacer con el espacio conservado y protegido. 

Personalmente creo que lo primero es protegerlo y ponerse a pensar en qué podríamos cubrir necesidades. Y luego buscar quien lo puede poner en funcionamiento. Y lo último redecorarlo, arreglarlo y dejarlo como nuevo. Tal vez según el uso, todo lo que hayamos hecho no nos sirva para nada, si primero lo queremos dejar arreglado y como nuevo.

Zaragoza y sus ventanas asimétricas por mayores

La Zaragoza antigua de las ventanas asimétricas nos contempla desde arriba. Fueron iguales pero ahora y no sabemos por qué motivos, son totalmente distintas. No más grandes sino más pequeñas, como queriendo que entrara a las habitaciones menos luz. Cosas de las viviendas que sobreviven a la Guerra de la Independencia en la Zaragoza de la zona de Asalto.

Pegatina defendiendo el Colegio Universitario de Teruel. Años 70

Desde el año 1973 que se crean para dotar de vida universitaria a Huesca y Teruel a 1985 en el que logran los Colegios Universitarios de Huesca y Teruel pasar a formar parte con pleno derecho de la Universidad de Zaragoza como Centros de la Universidad, existen en estas dos ciudades tensiones sociales ante las dudas de si los pocos alumnos podrían llevar al cierre de estos Colegios Universitarios. 

Y surgen grupos de alumnos pero también personas del tejido social de estas ciudades que en los años 70 se rebelan contra esas dudas defendiendo la importancia de que exista vida universitaria para los jóvenes que no quieren abandonar sus ciudades de origen.

De aquellos tiempos conservamos esta pegatina como ejemplo de que ya por los años 70, Teruel era reivindicativo con sus posibilidades de futuro y con ser una capital que tuviera los máximos servicios básicos necesarios.

21.11.19

Zaragoza, el Grupo Jalón y la Cultura

En aquellos años 70 ya viejos con el nacimiento de una nueva España tras la muerte del dictador, surge sin duda la necesidad de intentar poner la Cultura con mayúsculas en el sitio que se merece, como motor de libertad y de formación humana. Todavía, 50 años después, estamos en eso.

Esta pegatina del Grupo Jalón (no sé nada de ellos que os pueda comentar) de Zaragoza ya gritaba esa necesidad hace cinco décadas. 

La Cultura no es patrimonio de nadie

Por la Libertad de Expresión: Locales a disposición del Pueblo

Es curioso el texto, pues cincuenta años después seguimos solicitando lo mismo que entonces. Locales que ahora están vacíos y son públicos y que se puedan poner en funcionamiento con espacios culturales adaptados a las necesidades y a los tiempos. Habrá que seguir insistiendo. No parece interesar la Cultura a los poderes.

La Transición política en Aragón, años 70. Pegatinas

Cuando desde los primeros años 70 la juventud española decide que algo importante tiene que cambiar aunque el dictador siga sentenciando a muerte, los recursos eran nulos y los dineros para poder realizar acciones no existían. En Aragón tampoco. Estas pegatinas de esos años en Aragón nos enseñan como se hacían a mano, dibujadas y escritas a mano las pegatinas que luego se pegaban en farolas o fachadas, como diminutos gritos.

Se utilizaban post blancos de oficina a los que se les pintaban la bandera de Aragón con rotulador grueso o barritas de cera y encima se escribían lemas cortos como los que vemos aquí.

Precariedad total para salir a la calle a pedir lo que ahora nos parecen temas excesivamente simples. Pero es que entonces pedir esto estaba prohibido y las hostias en comisaría eran épicas.

20.11.19

Medidas de gestión paisajística en la Serra de Tramuntana

La Serra de Tramuntana es Paisaje Patrimonio de la Humanidad, y se encuentra en estado de revista mejorable. El descontrol en la población de cabras salvajes y la desaparición de ganaderos extensivos es su principal problema. También la presión de uso que soporta: lo atraviesa el principal tren turístico del Estado –el tren y tranvía de Sóller-, alberga un enclave de turismo religioso y musical –equivalente a Veruela o San Juan de la Peña es para los mallorquines el santuario de Lluc- y la sierra cae a pico al mar en la abrupta costa norte de la isla. Ello da lugar a que conserve calas y puertos recoletos, de aguas de calidad semejante a las menorquinas.

Cuenta también con el incremento de conflicto de usos derivado por el efecto llamada alcanzado desde la denominación de estos espacios, primero como Reserva de la Biosfera y después como Patrimonio de la Humanidad.

Obtenidos ambos reconocimientos por razones paisajísticas, culturales y por el uso tradicional del espacio. A destacar por su carácter único, las terrazas de cultivos de olivo abancaladas que pueden dejar de mantenerse, la pesca tradicional o sistemas de almacenamiento y distribución de sus escasas aguas. Dicen que una veta de agua subterránea mana por plegamiento iniciado incluso en los Pirineos.

Se levantan los muretes sin argamasa o cemento de unión. Es la técnica que crea ses marjades, llamándose a los especialistas en levantarlas o restaurarlas –en muchas ocasiones también pastores- como margers. Las terrazas hasta el mar, quizá las más pintadas y conocidas las de Deià pues caen a pico, aprovechan la orografía como también los depósitos de obra para recoger agua de lluvia. En castellano reciben el nombre de albercas; en mallorquín se denominan safareig de reg.

Solamente las viñas de las laderas de Scala Dei-Priorat en Tarragona y los olivares de Cadaqués crean un paisaje semejante. Algo más lejos, podemos disfrutarlo en la Axarquía malagueña dedicado a la producción intensiva de mango o aguacate y en el valle de la Orotava, con albercas y terrazas para banana dulce.

Medidas de gestión interesantes que se están experimentando en la Serra de Tramuntana sobre las que reflexionar y que poder aplicar a la gestión de espacios de montaña aragoneses podrían ser las siguientes:


 Se convocan subvenciones denominadas como planes de mejora del paisaje. Gozan de gran participación y se analizan por una denominada “Mesa Permanente” de la sierra.

La mayor parte son de recuperación del paisaje agrícola, de bordas y muretes. Pero también se van incrementado los proyectos de recuperación etnológica relacionados con la tradición oral y musical propia de la sierra, potenciando el aceite, vino o almendra propia.


 Se están reconstruyendo caminos tradicionales en loseta de piedra que la están especializado a nivel mundial en senderismo. Generando una serie de conflictos de uso que van a solucionar en la denominada “Mesa de Caminos”, singular iniciativa.

 Se está denominando como Serra de Tramuntana cualquier iniciativa, feria o encuentro deportivo de modo global. Es un espacio más pequeño que Pirineos pero que tampoco hasta la fecha tenía un tratamiento conjunto.

20.10 Luis Iribarren

¿No es contradictorio en sí mismo el término “ecoturismo”?

Aragón y lo celtíbero recién invertimos en piedra y ladrillo histórico. Cualquier alto cargo ya ha caído en la cuenta de que poner en el mapa una ciudad como catedralicia tiene un indudable y posible retorno.

Espoledos por nuestras comunidades vecinas, Castilla-León y Rioja, se ha movido pieza en lo Veruela y con el vino de garnacha. Se han exigido o pagado rehabilitaciones, como las de las catedrales de Albarracín y, especialmente, Tarazona para sobre ellas generar alta gastronomía y turismo intemporal.

La exposición itinerante “Las Edades del Hombre” ha puesto en el mapa de Babelia, lo que es decir de la más alta cultura en castellano, lugares como Palencia, Zamora, Toro, Aranda de Duero o el Burgo de Osma. Para siempre sellados por su importancia y singularidad patrimonial, en un efecto castellano de búsqueda de visitantes más allá del Camino de Santiago. Semejante al espaldarazo a Valladolid como capital estatal de tapas y ciudad de cine festivalera, márquetin inverso a meter un Guggenheim de Calatrava en cada ciudad.

El enoturismo riojano y la calidad de los monasterios de San Millán como especialísima cuna del castellano –de ahí su dicción seca por ibero-vasca- no hay que presentarlos.

Pero en Mallorca ya están yendo más allá, porque vienen de vuelta. Lo han ensayado todo, con grandes logros como la sobrassada amb mel y el carajillo en su punto justo de ron dulce.

Ya se profetiza desde Balearia que la siguiente crisis implicará el estallido de la burbuja turística. Que es insostenible el actual sistema de transporte de viajeros en términos medioambientales, y aunque luego hagan senderimo por las sierras. No hay buenos ni malos: los primeros hippies ricos hacia Ibiza, los segundos hooligans brexit to Magaluf.

Lo mismo sucede en cordilleras y destinos de interior, con los helicópteros subiendo viandas a los albergues inaccesibles.

Ha nacido un nuevo punto de vista de crítica al turismo, incluso al ecológico y respetuoso. Anteriormente bendecido por un conjunto de mantras como único capaz de garantizar vender producto cero artesanal de calidad.

Reciente publicación se ha presentado en Ses Illes con el inequívoco título de: “Turistificación global”. La misma recoge una visión y diagnóstico críticos de cualquiera de las modalidades de turismo que se vienen practicando, dos de las cuales suscritas por autor mallorquín y alemán afincado.

Denuncian que el turismo nunca mejora la vida de quienes lo padecen. Que las comunidades locales no viven del sector sino al contrario: por encarecimiento de los precios de los alojamientos, presiones para desalojos, costes ambientales de las ocupaciones de espacio, por darse la espalda en los espacios protegidos –al regularlas- a sus usos tradicionales que pasan a ser concesiones…

Además de la precarización laboral, traducida en que cualquier reforma laboral al tratarse de la mayoría de empresas turísticas de iniciativas con planta familiar o de PYME se ensaya y se ensaña con sus empleados. Que es el escenario fundamental de empleo de la inmigración se ve mucho mejor en la España periférica de mar y paella precongelada.

Por último apuntan una realidad por mí vivida, y por eso me ha parecido tan sonrojante no haberlo pensado. El paso de temporadas de mucho estrés de atención a otras bajas sin nadie precariza las condiciones de vida de los trabajadores de hostelería. Además de que les obliga, y también lo apuntan, a maratonianas jornadas que solamente pueden cumplirse día tras día mediante el consumo de estupefacientes de distintas ganaderías.

Una cruda pero real reflexión: dicha precarización vital generará juguetes rotos a edades tempranas, costes para los sistemas de Seguridad Social asumidos antes de que tocara.

La balanza sale inclinada hacia que el turismo tal como lo conocemos debe estallar como burbuja. Aviso para interiores.

Aeroport de Son Sant Joan, a punto de contribuir un poco más al agujero de la capa. Ciutat de Mallorca, Aragò Est, 16.11. Lluis Iribarren, de la franxa almogàvar de ponent.

Luis Iribarren, de la muga oeste roncalesa. - Ciutat de Mallorca, Aragón Este, 14.11. 

19.11.19

El Gasómetro de Zaragoza en 1960

Entre el año 1906 y finales de los años 70 del siglo XX teníamos en Zaragoza a la derecha del Huerva, entre este río y la acequia de Las Adulas, a la altura de casi la plaza de San Miguel, lo que se llamaba El Gasómetro y que era además de fábrica, un enorme depósito de gas en el centro de la ciudad de Zaragoza.

La Oxhídrica Española fabricaba oxígeno para farmacia y empresas del metal e hidrógeno para entre otras cosas hacer funcionar los globos teledirigidos en su primera época de funcionamiento. Era cruzar el puente de San Miguel y adentrarte en las calles de su derecha para terminar en las puertas de la fábrica, rodeada de casas nuevas para los años 60 que rodeaban la fábrica como abrazándola.

Estas dos imágenes son de junio de 1960 del Archivo de Cataluña. Nos enseñan en mala calidad pues no hay mejor de momento, lo que era aquella Zaragoza que quería crecer a toda velocidad. Todavía no existía por ejemplo el barrio de Las Fuentes, cuando se hizo esta fotografía.


La Zaragoza de los primeros autobuses urbanos. 1925

Del año 1925 os dejo esta imagen de un Paseo de la Independencia de Zaragoza con sus tranvías y primeros autobuses urbanos, en la zona donde podemos ver a la izquierda el cartel de la cafetería ambos Mundos. La imagen es del Instituto de Estudios Fotográficos de Cataluña.

18.11.19

La Zaragoza de 1600 con sus edificios importantes

En los inicios del siglo XVII se dibujó este plano de Zaragoza (entre 1600 y 1614 según se cree) para marcar en la ciudad la posición del nuevo colegio y convento de la Compañía de Jesús. En 1585 queda terminada y consagrada esta iglesia y colegio en lo que hoy conocemos como Iglesia de San Carlos, en la judería de Zaragoza.

Este plano que he retocado e indicado en rojo los puntos importantes de la ciudad es realmente un boceto o un dibujo muy esquematizado de Zaragoza, pero tiene la importancia de ser uno de los más antiguos que se conocen indicando las calles principales.

Podemos ver el Coso con la letra A y con una anchura muy diferente al resto de calles lo que nos indica que era ya entonces considerada como la calle principal, con dos calles importantes indicadas como B y C, y a las que ya entonces llaman la Calle Nueva y la Calle Mayor. Encerrando la ciudad los ríos Ebro y Huerva con las letras D y E.

También podemos ver ya esa Zaragoza que se extendía fuera de lo que eran las murallas romanas, en algunas zonas de forma desordenada, pero buscando los arrabales o las afueras, creando nuevos barrios populares.

17.11.19

En 1861 quisieron cambiar el cauce del río Huerva en Zaragoza

En una anterior entrada os ponía un plano parcial de la Zaragoza de 1880, mostrando la entrada de Miguel Servet y el Parador de Montemolín. Pero Zaragoza en aquellos años viejos era una ciudad en plena reconstrucción, en cambio permanente pues no hacía tantas décadas que había sufrido los Sitios de los franceses y por ello su destrucción y su despoblación. Y de hecho en 1861 como vemos, lo que fue el Parador de Montemolín era la fábrica de barrilla, donde se convertía una planta en sosa para hacer jabones. Nos tenemos que imaginar que no lejos de estas zonas se cultivarían salsolas o capitanas para fabricar la sosa.

Ahora os traído otra sección de la misma zona aunque se vea al revés, donde podemos ver abajo el Presidio de San José y a la izquierda el muy conocido cruce de San José con Miguel Servet e incluso la zona que entonces era la acequia de San José o de Las Adulas, que al final se convirtió en la zona de entrada al barrio de Las Fuentes.

Pero quiero señalar un detalle más interesante que todo esto. El del río Huerva. En azul podemos ver el cauce del río Huerva en ese momento, aunque en gris suave se puede ver trazado unas líneas de un cauce viejo o de una zona de inundaciones cuando el Huerva venía fuerte, lleno, crecido.

Esta sección de plano realizado por José Yarza en el año 1861 es de un encargo del Ayuntamiento de Zaragoza, no tanto para dibujar la Zaragoza de ese momento como para diseñar encima del plano que existía un nuevo proyecto de ciudad, una nueva Zaragoza que necesitaba crecer y ordenarse en ese crecimiento. Y en esta sección de ese plano podemos ver en líneas rojas el diseño que se planteaba para esa nueva ciudad. Y aquí podemos ver un trazado del río Huerva distinto, domesticado, evitando las curvas que todavía hoy se conservan en el cauce natural desde la zona de Hernán Cortés hasta su desembocadura.

Con los años el río Huerva se cubrió pero no se le cambiço su cauce, idea que se debatió en los años 60 del siglo XIX y que por diversos motivos se desechó. Pero aquí, en este plano de Zaragoza de 1861, Yarza dejó dibujado su proyecto.

¿Qué valdría una fotografía del Parador de Montemolín de Zaragoza?

En este plano de Zaragoza, de la zona de Miguel Servet en el año 1880 mostrando la entrada al barrio de Montemolín, podemos ver casi en el centro lo que era la Posada o Parador de Montemolín, servicio que existía a la entrada de las grandes ciudades, en la desembocadura las carreteras para poder descansar las caballerías de las diligencias e incluso poderlas dejar a descansar si no era necesario entrar a lqs ciudades con los carromatos, según el tipo de mercancía que transportaban.

Sin duda una imagen, una fotografía de aquella Posada de Montemolín sería muy interesante para conocer los inicios de este populoso barrio, que posiblemente deba su nombre precisamente a esta posada. Pero no existe, o al menos yo no la conozco. Al menos tenemos constancia de que existió.

16.11.19

Esto es Zaragoza, aunque esté escondido

A veces Zaragoza nos sorprende con edificios curiosos, maravillosos, poco reconocidos, e incluso poco conocidos. Yo creo que este es uno de esos casos. Pero igual no y lo conocéis todos vosotros. Es Zaragoza y eso ya me sorprende pues me creo buen conocedor y este rincón se me había escapado. No la totalidad del lugar, en absoluto, pero sí esta puerta con sus ventanas.

Si este edificio estuviera en una zona muy transitada sería una fachada de las de salir en las postales zaragozanas. Pero a veces estos diseños los ponemos en lugares escondidos, tal vez para que no se vean. Somos así, somos Zaragoza.

Por cierto… ¿no hay ningún lumbreras con mando en fachadas al que le moleste que el cable pase por toda la horizontal de lado a lado? A mi sí.

Quiero conocer a Manuel Vilas, por tu memoria de Alegría y por ser de Barbastro

Yo quiero conocer a Manuel Vilas por haber puesto en el mapa de la literatura un edificio anodino. Post Expo, aislado en un no barrio del Actur Sur. Glosando su propio uso utilitario por descarnado, no en el sentido racionalista italiano. Y el abuso de los espacios no familiares por los sujetos pasivos de las custodias compartidas. Mitad del tiempo de casi nada que compartir.

Porque ha descrito la extrañeza del final de los cuerpos Varon Dandy. Su sustitución por batidos y terapia ocupacional. El final de la generación acuerpada que levantó a pulso brabanes, vistiendo los que fueron altos trajes como Loquillo, prendas de sport como Steve McQueen… Cualquiera podía ser extra en Espartaco y los planes de desarrollo los aprovecharon como aprendices de más de treinta años…

No ha dejado nada que describir que no me hiele. El contacto dulce pero extra seco con vecinos de hora de supermercados, mayores varados en la ciudad capital de su no reino echando de menos su vida de puertas abiertas. Las barras desoladas y cada día más desasistidas de parroquianos de cualquier bar de barrio… Lo desangelado de su día a día se acucia en ciudades de poca proyección externa y sin gente de paso…

Se ha ido a vivir a la América aragonesa, donde el páramo monegrino ocupa tres estados… Para enseñar en una ciudad como Huesca pero donde no le preguntan quién es en actos públicos. Ni nadie le cuestiona por jugársela y dejar su vida de funcionario.

Vive sin esa presión, volviendo constantemente. Es portada de un café librería de Palma. Un aforismo acompaña el café o vino blanco en terraza. Es un viento aragonés que no se llama tramontana.

Quiero conocerte, Vilas Manuel.

Desde la certeza de que mi mes favorito y el de los míos en Berdún también era junio y por él se pasaba el año.

Desde compartir que la visión de un hayedo en Zuriza era el único espacio para calmarnos, para que dejaran de ordenar siempre los hombres… Aún hoy dependientes de su ronda de vino… En la comida de cada familia de migas y cordero…

Si no dicen que no hay vida. Tú te has inventado otra. La de mi abuelo cortador de secuoyas, diez años en Nevada y California, que ya ha descrito Atxaga.

Me habéis dejado sin memoria al imprimirla.

Por eso quiero conocerte.

Te escribo estas líneas. Mirando a Tortosa desde el puente de Hierro, como tú hiciste. Después de saludar a quienes coinciden conmigo en el Día, casi todos con cierto origen oscense. Es el Distrito 14, vecino al 15. Nuestra salida mítica.

Camino de esos dos vinos que serán Somontanos y me dejan retrogusto a Barbastro.

Luis Iribarren, 12 de noviembre. Arrabal pero Palma

Arte Urbano en Las Fuentes, mucho más que decoración

Arte Urbano en las calles del barrio de Las Fuentes de Zaragoza, en la calle Monasterio de Ródanas, es mucho mas que decoración de rincones escondidos, es bien mirado simplemente calidad urbana para el paseante. Simplemente. Un lujo simple.

El gran error de la izquierda en el ayuntamiento de Zaragoza

El gran error de la izquierda en el ayuntamiento de Zaragoza fue llenarse de proyectos que no supo terminar de diseñar… ni mucho menos comenzar para convencer de que era capaz de creer en una Zaragoza mejor. No voy a relatarlos todos pues ahora el desastre de la antigua fábrica de Giesa en Miguel Servet me lleva a ponerme triste y a constatar que conociendo muy bien todo este asunto, nunca se ha sido capaz de avanzar lo más mínimo.

En Zaragoza SOBRAN espacios públicos sin recuperar, en ruinas, a medio transformar o vacíos, que no son capaces de salir de la lista de entuertos. Y el ayuntamiento de Zaragoza, sea ZEC, CHA o el PSOE, todos con sus buenas ideas en las carteras, nunca fueron capaces de creerse que aumentar el número de edificio sin uso aunque maravillosos de poder ser utilizados, no era el camino.

Yo mismo advertí varias veces a quien correspondía que a cada edificio había que quitarle el nombre viejo y ponerle encima el nombre de su futuro uso, como primer paso para que los ciudadanos supieran que es lo QUE NO se está haciendo en aquel edificio. Pero eso es tanto como reconocer que quien tomaba las decisiones no las estaba tomando, sino vendiendo humo. 

Y admito que ahora, con este nuevo gobierno municipal conservador todavía se harán menos cosas en estos apartados, pues sus políticas culturales o de servicios sociales son bien conocidas. Pero que estos sean peores, no me facilita decir que los anteriores eran buenos, si acaso mejores que estos.

No sirve de nada seguir quejándonos de que en el viejo edificio de GIESA podría ir una Ciudad de la Infancia (que al menos en este caso se le puso nombre al proyecto) o un Proyecto Cierzo, si no se termina de trabajar la idea. Se enseña constantemente que aquello ya no es un nido de ratas o de gatos según el momento, pero sí es un derrumbe y una ocasión perdida con todo lujo de detalles y según convenga. ¿Y de qué nos sirve eso a los zaragozanos? 

Al final se hace el "juego sucio" a quien interesa que aquellos se hunda y acabe en manos de los auténticos dueños de Zaragoza que son los que mandan sobre los terrenos y las especulaciones. Si es así… cuanto antes por favor, pues los vecinos no tienen por qué soportar escombros y edificios abandonados. Admitamos desde la izquierda que somos unos incapaces de doblegar al listo.

Podría hablar de Fuenclara, de los Baños Judíos, del Teatro Fleta (se acuerda alguien hoy del Teatro Fleta?), del Cuartel Palafox, de la Escuela de Artes, de la Casa del Director de la Azucarera, o del recién hundido Silo de Montemolín y así seguir hasta más de una docena de proyectos de cajón, que no hemos sido desde la izquierda, capaces de poner en marcha. 

Los zaragozanos no saben que existen más que cuando se los recordamos, ni saben para qué se podrían utilizar. Y por ello no exigen  no presionan, y así todos podemos vivir desde los despachos más felices.

Zaragoza debería haber salido de su agujero, y fijarse en otras ciudades españolas o europeas, donde a los edificios industriales se les dota de seguridad y se entregan a colectivos serios y con ganas de trabajar, para que los pongan en funcionamiento. Pero Zaragoza ni es New York, ni Berlín o Londres, ni Madrid o Pamplona o Vitoria. Lo sé.

15.11.19

Teruel Existe y la ecotasa, porque Teruel existe

Entra Teruel Existe y resucita Labordeta profesor de instituto, y Eloy Fernández Clemente. Como cualquier tienda o la cerrada librería de Valderrobres, es momento de inventario. De aceptarse en beneficio.

Hagamos mentalmente primero un listado de receptores privados del Fondo Teruel: jamón y truficultura aparte. De los apóstoles de poner en el mapa mundial a Alcañiz de la automoción (coches y motos que vuelan), las industrias de reparación que se instalarían y laminarían el desempleo de las Cuencas Mineras. De los que han votado la continuidad de cierto legado de Biel, incuestionable estratégicamente y otra cosa en ejecución.

Ponemos la vista quince años atrás y, como en el caso del Pirineo y a diferencia de los somontanos ibéricos y pirenáicos, cuál ha sido la apuesta para la temporada baja. Que es aquélla llenada por los usuarios de los servicios sociales de base y educación de adultos. Sin importar qué estatura tengan.

La únicamente liderada por hosteleros. Narrada con profusión poética solo o también lo es por los forasteros hijos del territorio que retornan cada verano.

Era congruente la reconversión de Ariño y otros enclaves hacia el sector servicio balneoterápico; lo es aún hoy el liderazgo de Ciudadanos en la provincia por empresario de las Cuencas Mineras que viene de...

Resplandeciente se ve desde dentro y fuera la estrella Michelín otorgada a restaurante serrano de Tramascatilla especializado en setas, trufa, aromáticas o azafrám. Los premios a la quesería de Albarracín, camino de más champions que un Ajax…

Incluso, y llegamos al meollo, Guitarte el diputado intentó como arquitecto una inversión visionaria…

Pero la acción cultural y despoblación no solo es que se consuma el dinero público en un noventa por ciento en ladrillo o pizarra de necesario mantenimiento posterior, sin que las entidades locales puedan crear ni siquiera empleo para su mantenimiento. 


La España interior está fuertemente penalizada por las tasas de reposición pensadas para que los ayuntamientos de, especialmente, Madrid o Zaragoza o incluso Teruel donde Dinópolis, no compren voto vía empleo precario en fundaciones, empresas ambientales o lo que se llama duplicidades.

Mallorca utiliza la ecotasa para la población permanente. Es un uso no inversor, sino en gasto corriente. Es tan inusual el destino como el viento que sopla hoy en la isla, rolado a suroeste y tan poco aragonés. Un viento confuso para surfear contra corriente.

Incluso los residentes baleares están confundidos al respecto: los hay que piensan que el impuesto especial y rojo, se queda en los hoteles y apartamentos para reciclar autónomamente sus residuos; otros hay en los cafés de barrio duro de Palma que piensan que los choran en contratas de puertos deportivos los sucesores de Munar-Matas –esos que dan los dos diputados al PSOE y tienen más de 60 y origen jienese-; los más informados que ligan ecotasa a fomento de ecoturismo o limpieza de plásticos… En restauración de la virginidad perdida… 

Qué piensan al respecto los dos diputados de Vox por ses Illes será interesante de calibrar… Tiene cada grupo de los descritos parte de razón pero otra parte que no.

El destino fundamental es el mantenimiento del estado social de Derecho en estas islas netamente aportadoras de IVA sin retorno. Sin él no se podrían reforzar ciertas escuelas con barracones.

Una ecotasa, entonces, invertida en maestros. Para que siga abierto contra los dictados de la Escuela de Chicago un colegio público en Albentosa, también para pagar la dirección del coro o la clase de gimnasia para mayores de Trasobares; cómo no, para que se dé una clase de emprendimiento en torno al aprovechamiento de los residuos del kiwi en Tamarit de Llitera.

En fin… Para que se pueda aprovechar en carne de lata destinada a Senegal con dinero del Patrimonio de la Humanidad la sobrepoblación de cabras en la Serra de Tramuntana o la de jabalíes en Aragón creando pequeños mataderos, apunto el de Montalbán, por generación de un impuesto ecológico por saturación de zonas ganaderas.

Por que, en lo que respecta a patrimonio inmaterial, en qué podemos invertir en Aragón que no sea en pladur o piedra de Fiscal en ángulo recto revestida sobre tocho. Toda igual como una pala de dentadura no mallada de no estirar jamón duro.

Ya sé, en conservar el paisaje que todavía existe sin alterar, las oliveras milenarias o la raza bovina pirenáica como parte indosuble que se mancilla un par de meses al año.

Ha llegado Teruel Existe con sus aportaciones. Que no se conviertan en una mera reivindicación de aumentar el número de apartamentos turísticos en Gúdar.

Fuerte marejada a barlovento en la costa sur, el resto de Aragón también existe.

Ciutat de Mallorca, Aragón Este, 14.11. - Luis Iribarren, de la muga oeste roncalesa.

Personas mayores viviendo solos ante su futuro, en Zaragoza

Más de un millón de españoles mayores o muy mayores viven solos. Vivir solo es un drama pues es una situación sobrevenida a una edad en la que tus propias defensas ante esa soledad están ya muy mermadas. ¿Con quién hablan las personas que están solas? Y no me refiero al hablar por hablar, que también, sino sobre todo al hablar ante los problemas, las dudas, las necesidades básicas. ¿A quién le cuentas que hoy te duele la espalda o que has vomitado o que no tienes dinero para comprar las medicinas?

Esta mañana he visto a unas personas en soledad brutal en el barrio de Las Fuentes de Zaragoza, junto a un supermercado. Un hombre y una mujer de mi edad, sesentones y separados unos 200 metros para seguir estando solos entre los solos. Junto a una de ellas había un carrito de otro supermercado lleno de sus pertenencias, en el otro caso sus “cosas” estaban amontonadas en el suelo. Es Zaragoza, no es Zambia o Marte.

La soledad con hogar es morir en vida, es no escuchar música, es no poder leer, simplemente porque no sabes para qué. La soledad en la calle es lo mismo pero además in posibilidad de empujarte tú mismo a intentarlo. Ya no quedan ni ganas.

Somos una sociedad que además decimos ser cristiana, lo cual es maravillosamente cínico. En el mundo árabe esta soledad es mucho más compleja de encontrar pues la vejez es un activo de experiencia y de amor y respeto que se cuida. Nosotros somos cristianos de Catecismo, de mentira, de olvido. Pero miramos hacia el suelo y seguimos andando.



7.11.19

Aragoneses: Mariano Paredes, nuestro padre soriano cabal, sabina espaldada

Siempre salió Mariano Paredes de casa con la sonrisa puesta, el pantalón de tergal bien planchau y sus camisas de cuadrito que le avejentaban. No llamando ninguna atención, torpe en indumentaria y ligero en equipaje…

La procesión de su ahorro franciscana iba por dentro. Primera lección que me dio como tantos otros que se están yendo, en mi montaña a la que estaba invitado y nunca vino.

La esquina del Camino del Vado con la Travesía era su territorio “Smoke”, personaje que dominaba su entorno concreto como su paisano Rodríguez de la Fuente las cárcavas, barrancos y lugares de horizonte lejano.

Como tantos camareros de la época, que se diluían como protagonistas de su Ulyses nada más dar el primer paso fura de su barra, tímidos en escala de 10 Richter.

Fue un soriano zaragocista, como lo fueron mis compañeros universitarios que ahora irían a Valladolid. A cambio, les han denominado el untuoso vino de San Esteban de Gormaz y aledaños como Ribera.

En el caso de la principal ciudad que fue de toda la cabeza de Extremadura, Zaragoza, nuestra capital de Aragón de tanta acogida ya vive un poco de espaldas al somontano de Urbión porque así ha tocado.

Los jóvenes sorianos, como fue Mariano, miran, vibran y se dirigen a su capital autonómica por necesidad de planta o ya a Madrid por devoción. Atravesando su provincia de robles y sabinas por Almazán hasta Medinaceli.

Avatares de los polos de desarrollo hicieron que este singular personaje, con más correa aún que su paisano Posadas presidente de las Cortes que me lo recordaba en el hablar, formara parte de aquella vida de buena vecindad, rodillas siempre peladas, fútbol sobre grava o mallacán, ribazo de primer beso urgente e iniciación al tabaco por la vía de los Krüger, que nos vendía su cuñau.

Mariano fue papelero, paciente como segundo padre sea cual fuera tu personalidad, un sereno de los de luz del día que siempre estuvo pendiente y echando muchos ojos multiplicados para sustituir a nuestras familias en su imposible vigilia… Resulta que tenía la suya propia, increíble… Pero asumió toda esa responsabilidad… Lo estáis pensando y lo voy a escribir, ésa que ya nadie quiere ni conoce…

Cuántas veces no llegaríamos a pasar por su esquina y él a registrar en su máquina mental de fechar. Inhalando aquel olor a tenería permanente. Porque como Sabi el lindano, hemos sido un barrio con olor a Bombay.

Qué gran vecino y persona se ha ido. Le veíamos más que a nuestro propio padre, ejerció de tío de todos nosotros porque cada madre tenía demasiado crío pequeño por detrás como para controlar…

Siempre fue paciente en cada pedido. Si los curas del colegio le obligaban a ser proveedor en cuádruple salto mortal, él era capaz de identificar la necesidad, pedirla y suministrarla. En esta época de ingenieros o comerciales especializados, meros reponedores, es imposible calibrar su dimensión.

Como nuestras familias daban muchos otros pluses allá donde hiciera falta. En la alta cocina, en la atención a la dependencia, en la confección a lo parisienne para vuestras hermanas, en el repaso matemático desde el analfabetismo… Sobre todo, echando más horas extras fuera y en casa que unos cabrones…

En este lugar rodeado de ferrocarril, contaminación y boira fría desde el que se cruzaba a Zaragoza, en que se hizo rico el que luego compró el Zaragoza, al que tú pasabas al revés porque nunca lo pudiste olvidar por inquieto… El que no te dejó regresar a tu Soria…
Te has ido, Mariano. Prometo nunca más volver a comer regaliz de palo.

07.11 Luis Iribarren

5.11.19

Justo entre las naciones, Ángel Sanz-Briz embajador de Aragón

Nunca se podrá ponderar ni glosar lo suficiente el empeño del zaragozano Ángel Sanz-Briz, el Ángel de Budapest. Su tarea humanitaria, humanista, cristiana de convicción pero profundamente universal en ejecución en mitad de unas circunstancias en que su vida pendía de un hilo. Y tuvo que bailar para seguir andando.

La acción combinada del denominado austro y húngaro fascismo, comandado por el repugnante Szálaci Ferenc, y la acción de Eichmann para la deportación de los judíos de Budapest y Hungría estaban surtiendo su mortífero efecto. Saturando el tráfico de salida de la estación Kelety –la que mira a Cracovia-Auschwitz.

En número de más de medio millón ampliado, por otra cantidad sumamente brutal de población de etnia gitana, fue puntualmente impedida por este alumno de Escuelas Pías de Conde de Aranda de Zaragoza.
Llegando a salvar la vida mediante entrega de pasaportes españoles a un total de más de 5.000 judíos húngaros, de los cuales solamente 200 tenían origen sefardí. Mediante la aplicación de un Decreto que propiciaba, y hoy se ha reproducido, dicha condición a su comunidad judía. No a la zíngara, aspecto en que no pudo entrar.

El ensañamiento y desprecio de los violadores, en sentido amplio, en el cerco del gueto de Pest fueron enormes. Aunque ha pasado más a la posteridad y memoria colectiva el alzamiento valeroso e impotente del de Varsovia, reflejado en la soberbia cinta “El pianista” by el juder Spielberg (macabro apellido: la montaña del juego).

Por tratarse de la mayor de Europa que hoy alberga la sinagoga más importante fuera de Israel; por albergar la mansión del líder del sionismo: Teodor Herzl; por ser cuna de fascinantes intelectuales a mayor grandeza de Austria-Hungría: entre todos, los Kertesz escritor y fotógrafo y mi muy apreciado y sutil novelista Márai Sandor; por ser el escenario de imperios que en panteones siempre terminan, como los grandes almacenes Kiraly o de Ganz…

Por la simple abundancia y refinamiento de las menorás (candelabros), cuadros y relojes exhibidos en las tiendas o librerías de la calle Dohány o la avenida Rácókzi… Nadie lloró y muchos miraron con desprecio el cerco, las manifestaciones forzosas de las víctimas por las calzadas desde las poco más elevadas aceras… Fueron esos rubios con pelo pajizo y ojos en ocasiones bovinos cuyos antepasados fueron sajones o, también, magiares de los Urales…

Los creyentes en el Gran Valdefierro y su necesaria expansión a galope de caballo, pelo en trenza y tartar de carne cruda.

Dos horas tuvieron las víctimas al día para salir vigilados; eran segregados en la fascinante red pública de transportes de la ciudad como otros en Soweto; se les impedía el uso de los refugios y sótanos seguros en caso de bombardeo; se les prohibía, aún peor, el chafardeo y abrir las ventanas para conversar…

Con la enorme desventaja urbanística de que las casas nobles austrohúngaras se abren desde un pasillo de entrada de caballos a patios interiores-corralas demasiado fáciles de yugular…

Desde su residencia en la Embajada española, cerca de la plaza Octógono, al futuro embajador en Perú o la Santa Sede le tocó curtirse en una diplomacia urgente y arbitraria. Se echaría 20 años encima en 4, no valiéndole ni la toma de aguas en el balneario de uno de los financiadores de la barbarie como fueron los Krupp y Thyssen, el honrado ciudadano Szécheny.
Es una zona la de la embajada en que vivió, y lo es aún hoy, semejante a lo que debieron ser arterias como Sagasta en Zaragoza o el Barrio de Chamberí en Madrid, antes de sufrir especulación por centralidad. Llena de palacetes, casas de pisos señoriales de estilo ecléctico, espléndidas terminaciones y puertas del nuevo estilo…

Vertebradas por un metro, una red de tranvías y estaciones férreas que en España hemos trasladado. Mediante inversiones para incomunicar comunicando que han representado tres veces el gasto de haber puesto la red y estaciones con que se contaba para asegurar 200 kilómetros por hora y media o una hora más de desplazamiento.

Ningún financiador de partidos superará la belleza del diseño original del primer Talgo.

El Ángel de Budapest tiene un merecido reconocimiento en el callejero zaragozano. En plaza abierta, soleada y ventosa: lo que menos recuerda a un gueto que hay. Cerca de espacio público de celebración de éxitos para cada generación aragonesa: el príncipe Felipe del CAI-Casademont.

Un andador de nuevo cuño porticado la comunica con el imperial Palacio Larrinaga, que por calidad arquitectónica no desmerecería en el entorno cotidiano en Budapest de Sanz-Briz.

Zaragoza y Budapest están hermanadas, juntamente con el Estado de Israel, por este preclaro aragonés. Al que imagino con los andares, indumentaria y savoir faire de un Falcó de Pérez Reverte… El legado de este superviviente debe dar lugar a unas jornadas anuales humanistas que lo revivan… No solo en forma de plaza dura, sino de boulevard permanente ajardinado en nuestra memoria…

05.11 Luis Iribarren

4.11.19

Periferias 2019, conclusiones y emociones en su 20º aniversario. Huesca viva

Huesca irradia cultura hasta su extrarradio Moneo. A diferencia del fútbol, ello no imanta ni centrifuga a los vehículos que la circundan, en dirección hacia esa impresionante obra de ingeniería que es el nuevo Monrepós.

Ritmos sosegados contra deportes de consumo o ritmos frenéticos para el ocio programado.

Su festival de octubre, 20 años ya de pulso y púa liderados por el fascinante personaje Luis Lles, tiene el felicísimo nombre de “Periferias”. Con sentida reivindicación de hacer artesanía para producir alta cultura fuera de los círculos, opciones y abundancia de público de las grandes ciudades.

Sin renunciar a brochazos de pincel fino de cultura indie y de vanguardia. Y dado que cualquier creador goza del poso de ver su creación en un entorno para el que, en principio, no estuvo concebida: el de una ciudad intermedia de ritmo sosegado.

Cerró el festival el fenómeno “Niño de Elche”, autor consagrado con nombre de huracán. Mejor concierto pilarista al alimón con Lorena Álvarez, que padecer en multitud y del que deleitarse en gratuidad: això es Zaragoza. A ver si vienen en formatos poéticos de pago.Tiene mucho sentido su elección en la Huesca de Willy Giménez y Chanela, de tantos y tan buenos cantaores y saeteros hijos del Casco Viejo sertoriano.

Me gusta a rabiar el título de esta edición de aniversario “Raíces y Cables”, pues desde las primeras todos tendemos mensajes desde el campo de nuestra batalla, inversiones a cielo abierto, conexiones y telesillas a veces hacia otras raíces distintas. Se transportan raíces para fusionarlas, se maridan jengibre, sésamo, brécol y albahaca…

Cables que fueron guiños a la labor creativa de Tristan Tzara y su interés por las culturas periféricas africana y polinesia; a la búsqueda de conexiones musicales etno-tecno con cartelería a cargo del soberbio artista Javier Aquilué –sin salir de casa-.

Y, entre todas, una iniciativa artística en que necesariamente detenerse por su carácter de guiño al manoseado término de vaciamiento. En una capital de territorio con escasa actividad minera, una exposición denominada “Cielos Abiertos” ha traído la piel de Aragón sur y su color rojizo al Alto Aragón calizo y blanco.

Poniendo en evidencia artística la belleza geológica y patrimonial de las escorias, de las perforaciones en escaleno negativo, en contra sinclinal de anti meseta. También las instalaciones abandonadas de poética vigencia.

Esas reflexiones y chorreo cultural desde dentro recargan las pilas necesarias para afirmar que de cara y no de espaldas al paisaje se vive más, se comprende mejor la singularidad de un vino, de una decisión de emigración, de una obra de arte… Siempre ionizado en positivo…

Nos vamos con el enorme “Niño de Elche”:

“Era tan comunista Que tras el fin de la contienda Huyó a calzón quitado A tomar el primer avión” (camino de Santiago)


04.11 Luis Iribarren

2.11.19

La Zaragoza de los textos cabreados en los patios

En la Zaragoza cabreada he encontrado este cartel en la puerta de una comunidad de vecinos. Un aviso duro y de la España cabreada y con ganas de que el sentido común tenga más espacio entre las personas. El texto es de la Celtiberia más dura.