20.5.22

¿Podría copiar Zaragoza estas zonas de relajación y descanso?


Cuando hablamos de urbanismo diseñado para buscar la tranquilidad de las personas, para el descanso, la relajación, para convertir una ciudad en algo más que calles por las que pasan coches y hay tiendas de colores, debemos copiar de otras ciudades cercanas en donde ya se van encontrando opciones muy interesantes y baratas.

Esta ciudad es de las cercanas de Francia, pero soluciones similares las he visto en New York. Todos nos copiamos. Zonas que antes eran de tráfico, de aparcar coches, y que se han ido convirtiendo con muy poca inversión en zonas de descanso. No siempre hay que gastar mucho para crear espacios nuevos, a veces es cuestión de copiar, de viajar y fijarse,  de aprender y atreverse.

19.5.22

Aragoneses: Jesús Lou.: El Maquinista de la Comarcal


Jesús Lou era educado, tranquilo, sencillo, cálido, de la cara norte del altiplano ibérico cercano a Muniesa. Elegante y con estirpe sefardí en las formas. Odiaba ser el centro de atención, tenía el aura de los artesanos: sin duda un hombre atractivo y atrayente de esos que no necesitan para ello físico, por poseer cierta mirada de personaje del Greco.

Ha muerto un clásico desapercibido de esquina de bar.

Jesús Lou nunca gritaba, humilde, la marca de Sefarad en la cara larga, las pestañas y cejas pobladas, la delgadez rayana en lo enjuto, la mirada esquiva pero penetrante en ocasiones. Los puntos sobre las íes, la educación de la cara norte del Sistema Ibérico turolense de pasar desapercibido.

De coger al vuelo, porque la pobreza del entorno al algunos nos hace nacer por obligación con alas. Por eso no te dabas mérito. Tu mirada era profundamente aragonesa de interior por compasiva.

Lou, el lobo necesario, fue por mirada y vocación un hombre pascual, un pastor de imágenes. Dotado de una paciencia que era lo más alejado de mi nervio y sobrevalorada rasmia jacetana, que tantos problemas me ha creado.

Entre sus compañeros de tertulia nocturna bonancible no tuvo el asomo de la genialidad a veces invasiva de Ángel Aransay, pero era más que inteligente emocionalmente; tampoco percibí jamás, ni un solo día, relación alguna con los ataques zaragozanos de orgullo de Emilio Abanto o Miguel Ángel, fue delicado por silente.

Esa pasión por el artesanado judía y morisca de Celtiberia le hizo dársenos y a tantos desde la calma y sin alharacas. Estamos ante un urdidor y cincelador de imágenes próximo en filosofía artística a Pablo Serrano, su vecino de Cuencas Mineras.

También cultivó sin saberlo y para disfrute de su compañía ese pasar desapercibido pero percutidor de Joaquín Carbonell, cantante tan infravalorado por vocación propia. Ojo con los suaves que son mallos artísticos, desarrollan y no se aburren con sus ideas.

Jesús era de Plou, Lou fue un lobo bueno, amigable, paciente y perseverante. Ligero de equipaje consiguió horadar diversos atardeceres, escaneó con su mirada antes de que ese trasto estuviera incluido en las fotocopiadoras el ruido del Bonanza, sus personajes y la música de Manolo García Maya.

Comenzó como un pionero o un picador de lignito turolense la titánica labor de caligrafiar y cartografiar en los nuevos formatos digitales y ya desde los años noventa la obra de sus artistas deudos con él coincidentes. Con que pasaras a tu lado, ya te catalogaba para la posteridad.

Después se marchó a vivir a los espacios secos y abiertos sorianos y los abarcó desde su paso tranquilo como un Doctor Zhivago.

Exiliándose en sí mismo.

Ayer evoqué entre tantos su mirada de alabastro y estrato ferruginoso de aventurero geológico del Aragón nunca calizo. Solo admitía el cine y arte de azabache, las cenas de colores puros a base de pan, jamón y queso.

La recitación de Luis Felipe Alegre me meció y rematé su memoria mirando media hora el agua limpia de su Ebro.

Vivir con nada, no pudo vivir prescindiendo de nadie nunca. Asignatura no del todo aprobada.

Este friso quiero que complete el tan relacionado con su personalidad, obituario sutil y leve, compuesto por nuestro príncipe aragonés celta Antón Castro, porque el sistema ibérico zaragozano también lo fue. Y porque Zaragoza en el entorno de Lou solo era una ciudad adoptadora y nunca madrastra en que nadie padeció el monopolio de apóstol alguno de la aragonesidad. Nadie daba pasaportes más que para conversar y nuestro amigo flotaba perfectamente con ingravidez.

Jesús Lou, para los que ya le conocéis, tenía la mirada amplia y abierta al territorio. Si enfocaba el zoom hacia el oeste la luz se difuminaba en todos los finisterres. Tenía esa calidad de nota sostenida de Purcell o Britten cuando un coro deja la boca abierta y la música dura unos segundos más y nos transporta a la estepa u otros lugares en que nosotros somos porque queremos ser.

Un homenot que nunca ha deshecho nube alguna con yoduro de plata, un avión con estela propia, un poeta que juntaba nubes de tormenta que descargaron paz por creación.

Un simple vecino de Bulbuente.

19.05 Luis Iribarren

18.5.22

La DGA nos manda recomendaciones ante el exceso de calor


El Gobierno de Aragón a través de su Departamento de Sanidad nos manda una seria de recomendaciones para evitar problemas con esta Ola de Calor que nos ha llegado esta semana. 

Son medidas preventivas y sencillas, de sentido común, pero no está de más recordarlas para evitar los efectos negativos de una subida de temperaturas excesiva y rápida, sobre todo pensando en las personas mas vulnerables, incluidas las personas mayores.

Beber mas líquido, evitar ciertas horas centrales para salir, comidas ligeras y frescas con poca sal para evitar deshidratación, vivienda ventilada en las horas frescas y cerrada al sol en las horas centrales, etc.

Sombra, duchas, beber más pero nunca alcohol, mas ensaladas y llevar gorra en la calle si no tienes mucho pelo, ayudan algo.

The Zaragozian illustrated hermosa manera de conocer mejor Zaragoza


Para que una ciudad no se duerma, no se muera, no se quede anclada en la playa vacía, simplemente se necesitan personas que deseen empujar y creer en sus propios proyectos para creer en su espacio, su sociedad. 

Un ejemplo es este, simple, costoso, hermoso, y atractivo para querer trabajar con el ARTE por neustra ciudad, Zaragoza. Si crees en tí, estás creyendo en todo lo que te rodea.

The Zaragozian illustrated es una muestra creativa, diversa y heterogénea donde ilustradores y artistas plásticos o fotógrafos nos presentan su visión más personal de la ciudad de Zaragoza a modo de personales portadas que imitan el reconocido diseño de la famosa revista The New Yorker. 

Los neoyorquinos abren la veda hacia el trabajo de los zaragozanos. Una manera artística de reconocer nuestra ciudad desde diversos puntos de vista.

17.5.22

Cuando la izquierda en Zaragoza se manifestaba por la Autonomía de Aragón por el artículo 151


En el año 1980, la Asamblea Autonomista de Aragón, el PSOE zaragozano junto al Partido Comunista y el Partido Carlista convocaban en Zaragoza manifestaciones juntos y de la mano para lograr que Aragón tuviera una Autonomía Plena por el artículo 151 de la Constitución, algo que no se logró por culpa de la derecha de UCD y del PAR.

Cosas de la historia aragonesa que todavía en 2022 estamos pagando caro —aunque no queramos reconocerlo— con un Aragón que no está a la misma altura en derechos económicos que está ahora Navarra, Cataluña o País Vasco aunque sean nuestros vecinos geográficos e históricos.

Cuando leo o escucho que en la Transición tuvimos que tragar mucho, se refieren a la izquierda que soportó trampas como pudo. Pero nadie quiere recordar que hubo partidos que incluso algunos de sus políticos siguen en activos en algunos cargos, que no quisieron para Aragón la Autonomía por el camino rápido.

Y ahora, curiosamente, además, se vanaglorian en decirnos que el camino era lo de menos, pues al final todos hemos conseguido lo mismo. Es decir, además nos quieren tomar como a tontos que no sabemos notar las diferencias.

Zaragoza no tendrá tranvía ni autobús de calidad moderna


Hoy el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón ha sido contundente con la Segunda Línea del tranvía en Zaragoza, y con la realidad del servicio de transporte urbano. No es viable, no se puede pagar, es imposible sin el apoyo directo y contundente de la DGA, es decir si el Gobierno de Aragón no pone al menos 100 millones encima del proyecto.

Es verdad y así lo ha dicho el alcalde de Zaragoza, que ya los dos anteriores alcaldes, del PSOE y de ZEC, no fueron capaces de sacar el proyecto de la segunda línea del tranvía. No es posible, aunque para Zaragoza sea muy importante, pero somos la ciudad más endeudada entre las grandes y aunque en todas las ciudades similares son los Gobiernos Autonómicos los que pagan estos proyectos, en Aragón no es así. Podemos compararnos con Valencia, Sevilla, Málaga, Bilbao, Barcelona, Madrid, etc. y observar quien paga las inversiones de sus servicios públicos y urbanos de transporte en estas ciudades.

Es cierto y así lo ha indicado también Jorge Azcón que hay que reformular todo el servicio de transporte urbano de autobuses, por varios motivos, incluido el que cada vez se usa menos el bus urbano, y esa pérdida de pasajeros por efecto de la pandemia y de las nuevas maneras de movernos, hace inviable incluso un proyecto como el actual.

El próximo año acaba la concesión del servicio con la empresa AVANZA, los constante conflictos con los trabajadores de la empresa es otro problema añadido. Y no se ve ni solución al problema, ni garantías de que podamos encontrar una solución.

Nadie se atreve a decirlo, pero el servicio de autobuses urbanos en Zaragoza será peor a partir del próximo año, costará más caro, habrá que reordenar líneas para dar un servicio pero y con menos déficit, y eso será con independencia de quien sea el alcalde nuevo en la Zaragoza.

Hay en algunas ciudades europeas lo que representa ya un nuevo sistema de autobuses eléctricos con vías dedicadas, como hay en Zaragoza el tranvía, pero sin hacer obras y sin la opción de que un tranvía si se para cierra la circulación de la vía

Pero la inversión en adaptar las avenidas a ese servicio, siendo mucho más barato que el tranvía, también hay que pagarlo, como hay que pagar los nuevos autobuses. 

Esos proyectos, con una gran deuda por habitante como remanente, son inviables. Pero a la vez no hay arrestos para decírselo a los ciudadanos, para que sigamos votando a unos o a otros. A los gestores les da igual, pues podría darse el caso de que tampoco a nadie le interesara gestionar la ciudad de Zaragoza. 

Empezando por el caso probable de que tampoco hubiera empresas de calidad interesadas en llevar la concesión del autobús de Zaragoza a partir del 2023. Cuidado con lo que nos jugamos entre todos. 

Julio Puente Mateo

La Zaragoza de 1960 y las normas para votar en las Municipales

Era noviembre del año 1960 cuando se publicaban en los periódicos de nuestra ciudad estas normas de votación en Zaragoza para unas Elecciones Municipales, para lo que entonces se llamaba el Tercio de Cabezas de Familia. 

Un nombre muy simpático y carca para decir que parecían unas elecciones municipales cuando en realidad era un apaño entre los amigos del poder de entonces, pues… o eras de la cuerda, o no podías estar en las Listas a las que se tenía que votar.

Cosas de disimular y parecer que sí se podía elegir democráticamente a los que nos representaban.

Como es lógico y sabido, ni existían partidos políticos, ni asociaciones que se le parecieran, ni campaña electoral, ni forma de saber qué programa podían hacer esos candidatos que se presentaban apañados y elegidos antes de someterse a unas votaciones en las que los ciudadanos iban a votar por miedo a que les dejaran sin la Paga Extra de Verano o de Navidad, pues las empresas exigían los justificantes del voto aunque fuera en domingo, para saber si ibas o no ibas a votar.

Zaragoza tiene viveros desde hace mas de un siglo


Era el año 1905 cuando se anunciaba en las revistas zaragozanas de la época este anuncio de un gran establecimiento de horticultura, de la Viuda e hijo de M. Cambra, los clásicos actuales viveros en donde se pueden comprar semillas, árboles frutales, plantas y flores para el campo o para decorar. Estaba en la Quinta de San José, en la carretera de Montemolín 160 de Zaragoza y tenían el teléfono número 22. Solo dos números lo que nos indica que estaban comenzando a instalarse estos aparatos que ahora llevamos en el bolsillo.


Revista de Aragón, y El Progreso Zaragozano


Zaragoza sobre todo pero también muchas otras zonas aragonesas, por la buena implantación de la imprenta en nuestro territorio ha sido una sociedad con gran número de publicaciones periódicas en todos los periodos bien de forma diaria, semana, quincenal o semestral. Este ejemplar que vemos arriba es de la revista mensual El Progreso, una revista de Literatura, Ciencias y Artes que se publicaba en Zaragoza desde 1846.

Era una revista de 32 páginas, de tamaño A5 que se imprimía en la imprenta de Cristóbal Juste y Olea para tratar temas de Arte, Literatura, Sociedad y Cultura en general. Con el mismo título existieron con algunos apellidos o añadidos, diversas publicaciones periódicas en Aragón. Esta imprenta era un taller grande en donde se imprimían muchos libros y diarios de la época, situada en el número 20 del Paso de Torrellas y su actividad profesional terminó en 1866, continuándola su hijo pero con el nombre de Imprenta Cesar-Augustana.

Pero 30 años después aparecía la "Revista de Aragón" que también llevaba el mismo subtítulo. Semanario de Ciencias, Literatura y Arte, siendo esta ya semanal y no mensual, en otro formato y diseño e impreso en la imprenta del Hospicio Provincial.



8.5.22

¿Qué supone Aragón Existe para el futuro de Aragón?

El Confidencial habla de Aragón y de sus cambios con la llegada de Aragón Existe como opción nacida tras el éxito de Teruel Existe.  El artículo es bueno, Genoveva Crespo conoce muy bien Aragón como ya sabemos, y acierta en muchos de sus reflexiones, y algunas deberían hacer reflexionar —aunque ya tarde— a todos los partidos políticos aragoneses. 

En sus momentos, no se vio la fuerza emergente de un Podemos hoy hundido que aglutinó como no se había visto en cuatro décadas anteriores a toda la sociedad progresista, cabreada y que no le gustaba lo que había. 

Tampoco vimos al ascenso de ZEC, como no se vio la crecida zaragozana de Ciudadanos sin un ejército necesario de militantes para gestionar lo necesario, o la de VOX hasta que ya era tarde para todos los demás partidos. 

Ha sucedido en Francia, irá sucediendo en España, y crece todo a costa de nuestra poca capacidad para anticipar los cambios, al menos para posicionarnos desde otros partidos políticos a los que les afecta muy negativamente el crecimiento de nuevas formaciones. 

Algunos cambios son inevitables, pero incluso estos, si te pillan con el paso cambiado, te hace mucho más daño

La capacidad actual de la sociedad de Teruel para estar agrupados y organizados es tremenda y muy distinta a la de Huesca o de Zaragoza. Y no es fruto de un mal año de los demás.

El impulso de Soria en la sociedad zaragozana es todavía amplio y organizado. Lo que se mueve en Soria sí afecta a Zaragoza provincia y ciudad y al revés. Tomemos nota.

Hay que superar —por viejo e inútil— el viejo debate de "Zaragoza contra Aragón" pues eso nos lleva a esto y a odiarnos entre nosotros. Zaragoza es imprescindible para Aragón, lo único que se debe hacer es articular los modos. 

La pluralidad de Aragón es inmensa y las enormes distancias y diferencias incluso históricos entre Teruel y Huesca, entre el Norte y el Sur, nunca las hemos trabajado bien en Aragón, y eso nos costará más de un disgusto histórico, con el tiempo.

Aragón Existe ha nacido, no sé qué es, no sé quien lo conforman, todavía, y necesitan contar con equipos válidos con rasmia social y tirón territorial pues Aragón es tan diversos como diversos son sus problemas y necesidades y ese es el gran trabajo pendiente que puede suponer el éxito o el fracaso. 

Ese es el punto del talón de Aquiles sobre el que hay que estar muy atentos, para adivinar el futuro de esta formación para trabajar por Aragón y no ser un golpe de gaseosa de poco recorrido. 

Sobre todo porque Aragón Existe y a su vez Aragón como territorio histórico, se verán afectados por los aciertos y errores de todos nosotros. Incluidos los de Aragón Existe.

Julio Puente

5.5.22

Selva salvaje en el Rabal zaragozano. Lo que falta lo pone tu imaginación


También en Zaragoza podemos tener selvas tropicales, selvas maravillosas por las que perderse con la imaginación al menos. Este selva de pared, de Arte Urbano está en el Rabal zaragozano, es fruto de Festival Asalto 2022 y es un lujo. Si tienes un día tonto, si no puedes viajar mucho, siempre podrás soñar con esta selva. No es lo mismo, pero lo que falta, tal vez lo pueda poner tu imaginación.

2.5.22

Sociedad PostCovid: De democracia y urbanidad


Para mediados de marzo me fui a Praga y alrededores. Me sentí culpable, porque a poca distancia se está librando una guerra. Me pasó algo parecido cuando fui a Cerdeña en la ola de mayor trasiego de inmigrantes en pateras donde muchos morían cerca de las costas italianas y de otros países como España. Sentía que no estaba teniendo urbanidad en la acepción pura del término. 


¿Estaba siendo cortés con la vida ajena que moría cerca de mí? ¿Estaba siendo educada? ¿Mostraba civismo? 


Luego miraba (en Cerdeña) y miré (en Praga) a los turistas y me di cuenta de que el dicho “el muerto al hoyo, el vivo...” se cumplía sin remisión. Yo también, por momentos, cumplía esa premisa cuando conseguía abstraerme del caos que rige el mundo, porque no habrá nadie que me haga salir de esta idea. 

 

Quienes me conocen, saben que tengo mal genio cuando veo situaciones estúpidas, hipócritas e injustas. Quienes me conocen saben que no soporto a los que hablan de los demás, no siempre bien y siempre para opinar, no para decir verdades (eso sí ellos nunca hablan de sí mismos y si lo hacen es para venderte una imagen idílica de sus vidas; hay poca gente que aguante la verdad absoluta). 


Quienes me conocen, en definitiva, saben que me gusta el orden, el silencio y cumplir con unas normas exactas de urbanismo (enseñanzas labradas a fuego lento por mis padres desde la niñez).

 

En los viajes es donde más se demuestra el urbanismo hacia los demás y donde más se extrae pocas experiencias, pero intensas. 


De mi reciente visita a Chequia me quedo con dos recuerdos: el paseo, a solas por supuesto, al anochecer en el único día que llovió débilmente por una Praga de encanto sin turistas. Pero el recuerdo imborrable es el de un piano. Sí, un piano. 


Fue en Kotnú Hora. En la plaza principal, bajo un porche un piano era tocado por todo aquel que quisiera. Sentada en una terraza frente al piano veía los esfuerzos de un joven por sacar todo el talento posible ante las teclas. No era el único. 


Aquella ciudad dejaba rienda suelta para tener la belleza en la calle, donde muchas veces impera la suciedad, el ruido y el parloteo intrascendente de los voceros.

 

Todo el párrafo anterior es un ejemplo de la ausencia de caos. Fue volver a la rutina y aquel se hizo presencia. Aquí va ahora una de cal y otra de arena, es decir, de democracia y urbanidad. 


Yo soy tan demócrata que dejo que cada cual haga con su vida lo que quiera, siempre y cuando no moleste ni perjudique a los demás. 


Ahí el mal genio antes aludido me sale sin remedio. Fue coger el bus de vuelta a Zaragoza desde el aeropuerto cuando ya me entró la mala leche. Para empezar fue encontrarme un chicle pegado bajo el apoyabrazos izquierdo; luego aguantar el volumen alto de alguien que escuchaba en el móvil no se sabe muy bien el qué. Importaba poco que fuese medianoche y que molestara. 


Fui la única que le dijo: ¡Por favor, puedes bajar el volumen! Sirvió de poco porque continuó a lo suyo. Estamos en una sociedad donde las normas básicas de urbanidad se han perdido e intentar exigirlas te convierten en una especie de aguafiestas. 


Se confunde libertad con libertinaje. La primera exige muchísima urbanidad, disciplina, autoexigencia; la segunda ninguna. Esto mucha gente no lo ve.

 

Si hablamos de democracia, me tendría que referir a la reciente huelga de transportistas. Llegada a Zaragoza, después del ruidoso viaje en bus, cogí un taxi. La taxista, con una estética a lo Morticia Adams, estaba escuchando un vídeo en su móvil de un tio calvo con gafas oscuras en el salón de su casa vociferando a la señora ministra de transportes (así la llamaba él) que él era ultranacionalista, fascista y transportista autónomo y que la señora ministra no tenía ni puta idea de cuántas ruedas tenía un trailer. 


Hay personas que hacen unas asociaciones de ideas que Freud se hubiera forrado con ellas. 


Me debió ver la cara la taxista porque, con tacto, me dijo que si le molestaba podía quitarlo, se excusaba diciendo que le habían enviado aquel vídeo por un grupo de Whastsapp y que simplemente lo estaba escuchando. 


Yo vídeos de este tipo ni pierdo tiempo en escucharlos, pero ya dije cada quien hace lo que quiera con su vida. Mi respuesta fue demócrata a la taxista porque me vinieron a la mente las palabras de Chomsky cuando le recriminaron cómo podía escuchar las opiniones de nazis en un debate cuando él y su familia es judía. Su contestación fue que él era tan demócrata que dejaba que cada cual expresara su ideología, aunque estuviera en las antípodas de la suya. 


Lo mismo hice yo. Le dije que dejara el vídeo pero que eso no significaba que yo asumiese sus opiniones, más bien exabruptos (pensé para mis adentros del ultranacionalista, fascista y transportista autónomo).

 

Así que cuando alguien me habla de democracia y urbanidad y salen con sus libertinajes, su caos, su desorden, su sucieda vital me gustaría decirles: Pensad mejor qué es ser demócrata, definid mejor la urbanidad y, sobre todo, aplicadla en el día a día. Y, por favor, bajad el jodido volumen de vuestros móviles cuando estéis con gente. El único volumen que soporto es el de un piano en la calle. 

                                                                                      OLGA NERI

 

 

 

27.4.22

Visiones de Zaragoza desde el tranvía – 3 – Independencia, Gran Vía y Márkaris

Pasó Márkaris por Zaragoza como lluvia que cala de primavera. Al Teatro Principal como al Centro Cultural del Corte Inglés fuimos quienes somos sus cofrades sin haberle pedido permiso a este santo laico que a tantos fuera de Grecia sí nos representa. Incluyendo al altísimo y entrenador actual del Baloncesto Zaragoza (tiene alias), escuela de Ranko Zeravika, Ilustrísimo Señor de dejar al menos un equipo de alta competición deportiva en primera y risueña persona: don Dragan Sakota, que es capaz de expresarse en la lengua del Maestro.

El autor es un hombre tranquilo, educado, irónico y elegante, pero que no pierde ripio. No solo tiene un lejos sino que de ningún modo decepciona su cerca.

Lo descoloqué un poco cuando aceptó que le regalase yo un ejemplar de Faulkner de librería solidaria sin dedicar en el momento de que él me firmara su último libro. No aproveché la ocasión para hablarle de su incorruptible personaje en tiempos de zozobra, nóminas de función pública disminuidas, con mejor amigo comunista de nombre que porta su nieto pero descendiente de establishment dictatorial: su protagonista pero no alter ego comisario Járitos.

Tampoco le dije que he ensayado a hacer los tomates rellenos de su mujer Adrianí, la del recetario a lo Pepe Carballo de sus novelas, que me parecen artículo de lujo al actual precio de precalentar los hornos. Eso también lo dijo en dos novelas de la serie la que sí considera espartana madre inspirada por la suya propia a la que yo veo como una diosa madura de la fecundidad y parte de mi propia familia.

Mi admiración por Márkaris y la de tantos –estuvo el “olor de multitud”-, al que comparo como referencia incluso por encima de su propia obra a la del profesor José Luis Sampedro, no es necesario enfatizarla pues de suyo se colige por asistir al acto, por haber compartido decepción de que las propuestas necesarias para centrar las políticas en las personas las hayan instrumentalizado líderes que pasan a gobernar solo para sí mismos.

De dónde salieron los que vendrían precocinados para amagar y amargar, Comisario Járitos. No de las “élites” de Valdefierro y Las Fuentes es la permanente respuesta.

Tuve la oportunidad en inglés más que macarrónico de comentarle al maestro que había disfrutado mucho de su “Guía de Atenas” en que dedica un artículo a la evolución social de cada barrio bajando en cada parada de su primer tren, hoy metro, y mirando sabiamente y con perspectiva histórica y peripatética su evolución.

Esto ya os lo conté, pero le añadí que había intentado hacer esa misma serie de artículos a partir de las paradas de la reciente línea de tranvía zaragozano, salvando todas las distancias (el paso de Atenas de casi villa medieval a gran capital receptora de inmigrantes primero griegos jonios y ahora, como Zaragoza, de toda procedencia no se ha dado en la misma medida ni afectado por igual a ambas ciudades).

Debo añadir que en el caso del maestro no me pareció contradictorio que el acto se celebrase en “El Corte Inglés” pero no en “La Pantera Rosa” porque la novelística negra del estambulita Petros Márkaris la considero literatura negra y social-irónica. No apropiable, dan para cualquier lector e ideología sus frisos historiados.

Así y como interrumpí mi recorrido en tranvía, lo reanudo desde Plaza España afirmando desde ya –dado que Márkaris mata enseguida en sus novelas, que el Paseo Independencia con edificios magníficos hoy ocupados por oficinas ha perdido carácter.

Tanto este boulevar restaurado en el momento de regencia municipal de Atarés, que presenta un estado permanentemente moderno como la plaza del Pilar de García Nieto por sus discutidas farolas y que huele a flor de unos tilos que pensaba que morirían por socarrina, como la calle Alfonso y Coso Alto tienen un paisaje comercial completamente común y uniforme, al de las calles principales no solo de París o Salónica sino incluso hasta de Huesca o Teruel.

Ocupados por franquicias idénticas de multinacionales de la confección, saturados de veladores, con sus emblemáticos cines racionalistas o art-déco transformados en pasajes u ocupados por templos de comida rápida.

Este magnífico espacio urbano fue la antigua Plaza Mayor de la ciudad, que daba la espalda al río, cubriendo un vacío de corazón que la plaza del Pilar reservó para religión y poder civil.

Con una buena prolongación en calle Cádiz y una necesaria y brillante peatonalización de la plaza de Santa Engracia que da perspectiva a su interesantísima portada renacentista, fue generado y potenciado, incluso parcelado, como consecuencia de la celebración de la Expo Universal de 1908 de Zaragoza y luego completado, respetando cada edificio sus agradabilísimos porches que protegen del cierzo, por emblemáticas sedes como las de Correos, Telefónica, Sepu, CAI, el propio espacio del Corte Inglés y otras.

De por sí, Zaragoza debido a Independencia siempre está huyendo hacia el sur y separándose de Huesca y del origen de Aragón dirección a Calatayud y Madrid. Es un paseo de región y no de país.

Pero su conjunto de edificios es diverso, cómo no en Zaragoza: a veces airoso o pesado, múltiple y con momentos sutiles y poderosos, aunque personalmente echo de menos su centralidad en ocio que solo supero cuando voy al Palafox y me paro en el mural de su vestidor, antes de que al meterme a la sala 12 correspondiente me dé bajona.

Abandonado su pasaje sin comercio, languideciendo el Centro Independencia, por desplazamiento residencia y de ocio a complejos periurbanos de fácil aparcamiento.

Lo mismo puede decirse de la plaza Aragón y su entorno y la Gran Vía hasta Goya, en que apenas quedan tiendas de sombreros de postín, aquella Zaragoza de boutiques y notarías sin apenas población residente en sus extensos pisos de más de 120 metros cuadrados, habitados por exponentes de una antigua élite envejecida. La que daba acceso al barrio y colegio alemanes que ha descrito en términos de precisión y emoción, es su estilo, el maestro Sergio del Molino.

La Facultad de Medicina antigua con su paraninfo, espléndido restaurante y salas de exposiciones, en que se ha mantenido la biblioteca usada por Ramón y Cajal y sus discípulos, o la propia sede de Heraldo de Aragón, crucial para la determinación en el colectivo de cierto pero no todo imaginario sobre lo aragonés, es necesario que sean visitadas como parte de nuestras vidas, no a simple vuela pluma tranviaria.

Todos hemos puesto o acompañado a poner un anuncio para dar clases o limpiar por horas, o en representación para que nuestro padre se colocara como fresador, para vender piso y reloj Omega. Y como mínimo esa relación y la de las esquelas Aragón entero la conserva.

En conclusión, he visitado muchas ciudades europeas del tamaño de Zaragoza y es francamente improbable, Valencia aparte, atravesar espacios con la misma calidad urbana y de edificios. Todos han resistido perfectamente el embate de cualquier nueva modernidad. Cada uno alberga vidas vividas como para soportar una novela de Max Aub.

Las ciudades intermedias no sufren procesos tan acusados por globales de gentrificación ni degradación urbana en entornos ni sus alrededores que contienen una Diputación Provincial o la antigua Capitanía General Militar, como Márkaris apunta con un inagotable y preciso bisturí que sucede con antiguos centros de Atenas. Vaciados por las clases dominantes o embajadas que eligen olor a pino.

En Zaragoza no se puede afirmar que suceda sino en parte y que los hijos de quienes habitaron los paseos centrales sí viven en residenciales de Vía Hispanidad o Montecanal en guetos a la inversa con olor a colonia, pero ello no ha supuesto la degradación de los edificios del centro-centro ni de su milla de oro (damero de Plaza los Sitios).

Del Gran Hotel habría que escribir —y así se hará— una entrada por ella misma.

27.04 Luis Iribarren

25.4.22

Cuando en Aragón, por el 1684, ya se hablaba de globalización negativa

Podemos estar en desacuerdo o no, con la protección de los mercados y con la globalización negativa o positiva que de ambas hay, como si esto además fuera un tema nuevo, moderno, fruto de nuestros tiempos. 

El texto que os dejo abajo es del libro: "Exortación a los Aragoneses y al remedio de sus calamidades" (sin H intercalada) escrito por Marcelo Nabacuchi (seudónimo de José Gracián Serrano y Manero) en Venecia, en el año 1684. Casi 350 años han pasado pues, vuestra señoría lectora. 

Veamos qué nos dice el libro en cuestión, sobre alguno de los problemas de los aragoneses. El libro era una contrarréplica al de Diego J. Dormer publicara a favor del libre comercio su libro "Discursos".

----------

Que la previsión de las mercaderías extranjeras sea la raíz de todos vuestros daños, y el cáncer que han mordido hasta los huesos de vuestra provincia, queda bastantemente conocido con la prueba referida de las familias, que se ocupan en cada libra de seda y arroba de lana desde su primer ser, hasta reducirla en forma de vestuario.

De este pues innegable principio, se forma este argumento concluyente: cualquier causa que fuerce bastante a desterrar los hombres de un Reino, lo es para destruirlo. La entrada de las mercaderías extranjeras destierra los artífices naturales. Luego es la destrucción del Reino.

Pruebo la menor. Las mercaderías extranjeras se fabrican con una conveniencia, por ser hechas sin ley y tener los artífices los comercios en bajísimo precio, y se compran más baratas por el cambio de la moneda. En cualquier parte lo barato lleva consigo todo el despacho. Luego la introducción de estas es exclusión de las naturales y por consiguiente de sus artífices.

Es tan poderosa la fuerza de esta verdad que no puede negarse, ni aún las fierezas de los mismos que la aborrecen, pues no atreviéndose a impugnarla cara cara, embisten por los costados con algunos argumentos a los que fácilmente iré respondiendo.






23.4.22

Números y datos de la Sanidad en Aragón


Estas son algunas cifras de la Sanidad en Aragón, del SALUD aragonés. Y sabemos que algunas cifras son malas, y que incluso algunas de ellas nos podrán decir que no las ven como ciertas. Pero lo son, aunque algunas demoras al ser medias llamen a engaños al comparar con las propias. 

Es verdad, las Listas de Espera hay que mejorarlas y mucho. No hay duda, lo que tampoco hay son soluciones milagrosas. Ni soluciones baratas. Ni tampoco soluciones que sean ajenas a una manera de podernos financiar en Aragón, que sea diferente.

Tenemos en la Sanidad Pública Aragonesa, en Atención Primaria, 7,1 millones de consultas médicas en un año. Eso supone que de media cada aragonés acude a su médico unas 5 veces al año. 

O lo que es lo mismo, como hay muchos que no van nunca, esta cifra es tremenda y hay que repensar todo esto. Junto a las consultas de enfermería estaríamos hablando de 10,4 millones de visitas. Más de 7 visitas al año por cada aragonés, en Atención Primaria.

Si un Centro de Atención Primaria con 35.000 cartillas como La Jota, que abre unos 240 días al año, supondría más de 1.000 consultas al día entrando por la misma puerta. Una barbaridad que en este caso es algo inferior, por suerte para poder gestionar lo que sigue siendo una saturación.

Saber, conocer, valorar, tener datos, es fundamental para que entendamos todos que no son sencillas las soluciones, aunque a veces leamos que todo se podría resolver en un tris tras. Siempre lo comenta quien no tiene ni datos suficientes, ni responsabilidad para encajar las piezas.

Julio Puente - Miembro del Consejo de Salud de Aragón

Nota.: El gráfico es de El Periódico de Aragón

Urbanismo de La Jota en Zaragoza. Distintos conceptos y un PGOU ya viejo


Una de las propuestas que desde la Universidad de Zaragoza se trasladó como idea para ordenar urbanísticamente la zona de La Jota Vadorrey la podemos ver aquí. Es un triángulo, ya contemplado también en el PGOU como una zona muy interesante y que hoy es un campo agrícola con algunos usos desordenados de otras actividades, y que se encuentra al final de la Av. La Jota y de la calle Pintor Manuel Viola en su cruce con la Ronda de la Hispanidad. Abajo veríamos el río Ebro y a la derecha tendríamos cerca el río Gállego.

Es cierto que al dibujar los PGOU se hacen de forma "boceto" para diseñar sobre todo crecimientos, ideas globales de ampliación de la ciudad, sin entrar a detallar los diseños finales, que dependen de proyectos a veces privados.

Por ello la diferencia entre lo planteado por el PGOU en esta zona de Zaragoza difiera y mucho de lo planteado por la Universidad de Zaragoza. Insisto en que de momento son ideas, planteamientos teóricos. Pero ya se ven distintos conceptos en las distribuciones del tejido residencial, un crecimiento y aprovechamiento muy diferentes de las zonas verdes, una integración distinta de la cicatriz que supone la actual vía del ferrocarril. Una idea urbana se encierra más sobre sí misma, la otra se abre más hacia las vías grandes de su entorno.

En realidad sería diferente para los habitantes de la zona, para los vecinos, vivir en un diseño o en el otro. La importancia de un diseño urbano es precisamente saber que ofrece calidades diferentes de integración con el entorno, de calidad de vida e incluso de bienestar emocional en la vida de las personas.

Pero los 14 años desde la publicación del actual modelo de PGOU de Zaragoza son muchos y sobre todo en estos tiempos han sucedido muchas cosas en Zaragoza. 

La Zaragoza diseñada en las oficinas municipales en los años 2006 a 2008 (incluso España y Europa) difiere mucho incluso sociológicamente de la actual Zaragoza de 2022 que debería empezar a diseñar un nuevo PGOU al menos para aprobarse en el 2024 ó 2025. 

Estaríamos hablando de casi 20 años como mínimo desde las primeras ideas del actual Plan de Ordenación Urbana, al que ya hoy necesita Zaragoza y que se aprobaría como pronto en el 2024. Y que debería pensar en la Zaragoza de 2040. 

Movilidad, Ciudad Humana, Ciudad Verde, Espacio y esponjosidad del urbanismo, Sostenibilidad, Ciudad Consolidada, son materias que hoy se tienen mucho más en cuanta a la hora de diseñar las ciudades que hace 30 años. Por eso actualizar los PGOU con nuevas propuestas es imprescindible si queremos que las ciudades se adapten a los nuevos tiempos.

Julio Puente


22.4.22

Regeneración urbana de La Jota, Vadorrey, Avenida Cataluña y Gállego


Presentaron en el Centro Cívico Distrito 14 desde el Departamento de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Zaragoza a las asociaciones de los barrios implicados y al tejido social de estas zonas, un proyecto reflexión sobre la regeneración urbana de los entornos de La Jota, Vadorrey, Avenida Cataluña y desembocadura del río Gállego. Un Proyecto Taller lleno de ideas de urbanismo, de arquitectura, de paisaje urbano y de planteamientos de futuro que superan a Plan de Desarrollo Urbano de Zaragoza, desde un espacio innovador como debe ser siempre cualquier universidad.

Es un espacio urbano complejo, difícil, roto varias veces por cicatrices que lo convierten en una pera en dulce para estudiar, pero en un monstruo para resolver de verdad los problemas.

Vías de alta capacidad, muy anchas y de gran tráfico rodado, un polígono industrial enorme sin sentido urbano, dos ríos y ambos mal conservados e incluso manipulados, una vía férrea que corta espacios, peligros de inundaciones, un tejido social tremendamente diferente por un crecimiento a golpes y a veces desordenado, espacios vacíos, zonas industriales o de huertas, acequias, etc.

Así que la oportunidad para convertir en ideas innovadoras todo este espacio es maravilla para alumnos que quieren avanzar en sus estudios prácticos, sobre un terreno que pueden pisar, medir y reflexionar.

La mesa de propuestas de ayer estaba llena de buenos platos, de grandes ideas, algunas imposibles y todas sencillas. Pero sobre todo se pudo ver como el diagnóstico de los problemas es similar entre alumnos jóvenes de otros barrios al de los vecinos mayores de estas zonas. los problemas son los mismos y se detectan enseguida.

Lo curioso es que el diagnóstico es siempre el mismo, lo haga el Ayuntamiento, la DGA o la Universidad, pero las soluciones nunca llegan. Los aumnos plantearon cuatro bloques de trabajo.

El primer conjunto de actuaciones —Operación 1— trata de articular los distintos espacios interiores de La Jota y Vadorrey. 

La Operación 2 corresponde con los espacios de fachada hacia el Tercer Cinturón y el parque fluvial del Gállego. 

La Operación 3 integra actuaciones en la zona del sector noreste de la avenida de Cataluña. 

Y la Operación 4 abarca actuaciones en espacios más abiertos en la franja del corredor fluvial del Gállego, la nueva vía parque de conexión con el barrio cercano de Santa Isabel, el parque metropolitano del Gállego, o una propuesta para la construcción de estación de cercanías junto a este nuevo parque.

Sobre la Romareda o el Parking Norte de la Expo



Es gratificante encontrar que el propio alcalde actual de la ciudad de Zaragoza reconozca 20 años después que la mejor opción para el nuevo campo de fútbol en Zaragoza sea la actual Romareda, como ya decidió el equipo de Gobierno de Antonio Gaspar —de CHA— hace dos décadas y que fue tumbado judicialmente por el PAR y el PP.

Han pasado tantos años…, en una ciudad como Zaragoza esas dos décadas le han supuesto un cambio espectacular en donde se mezclan luces y sombras, que volver a lo mismo resulta como poco triste y un gran signo de lo que somos capaces, con tal de equivocarnos para ningunear a nuestra Zaragoza.

Personalmente hoy ya no creo que sea la mejor opción, que sí lo era hace 20 años. Y espero que me perdonen mis colegas de la CHA, pero mis discrepancias tienen que ver con el paso de los tiempos.

No puede ser que una opción de futuro para una gran ciudad tenga que ver con el coste en pocos millones de una opción u otra. 

Estamos hablando de inversión para el futuro, no de gasto. Y en ese concepto como idea de oportunidad, hay que trabajar más que buscar simplemente lo más fácil, lo más barato. 

La actual Romareda se inauguró en el año 1957. El próximo campo de fútbol se inaugurará si somos capaces de hacerlo, en el 2025 como poco. Han sido 68 años de una decisión tomada en 1951. Zaragoza era totalmente distinta si la comparamos entre ese 1951 y este 2022. Las decisiones en urbanismo se toman a medio y largo plazo, nunca para satisfacer el corto plazo.

Pero hay que añadir algunos conceptos claros. Por ejemplo el estado de la empresa que es propietaria del inquilino de esa inversión. 

No se entendería lógico que con grandes dudas sobre el uso y utilidad de un nuevo, moderno, maravilloso campo deportivo pendiera la posibilidad de que la empresa propietaria del inquilino cerrara el garito o que los resultados deportivos lo llevaran a otro infierno peor al actual.

Se habla como segunda opción de la zona del Parking Norte de la Expo y me parece una posibilidad muy interesante por diversos motivos. Como también me lo parece la zona del antiguo ferial de Miguel Servet a continuación del Príncipe Felipe. ¿Que son más o menos complejas y opciones de má coste? ¿Y eso habrá importado en el año 2080?

20.4.22

Plano de Zaragoza de 1838, un mes antes de la Cincomarzada


Este plano del 31 enero de 1838 nos muestra mucho más que la Zaragoza de pocas semanas antes de producirse el famoso 5 de marzo, la Cincomarzada bélica en donde los zaragozanos se defendieron de los carlistas, sino también en rojo las defensas de la ciudad en forma de baterías, e incluso cuatro que estaban en aquel enero proyectadas para defender mejor la ciudad y que podemos ver en naranja.

Zaragoza había salido de los Sitios de su ciudad, y aunque destrozada ya había comenzado la reconstrucción. De esta defensa de la ciudad de Zaragoza, otra vez, se le otorga a la ciuadad el título de siempre Heroica. 


La Zaragoza de 1823, saliendo de su destrozo bélico


La Zaragoza recién salida de su Guerra de la Independencia, la ciudad que nos salió muy destrozada de un conflicto horroroso para todas las ciudades, empezaba a partir del año 1823 a salir de su hundimiento urbano, moral y económico, y en este plano entre 1823 y 1831 podemos ver de qué manera era una parte nordeste de esa Zaragoza pequeña y recogida.

Con el número 59 se indicaba donde estaba Santa Isabel en el Barrio Jesús. Con el 58 el convento de San Lázaro, con el 60 el convento del Jesús que así se llamaba. Con el número 24 estaba San Nicolás de Tolentino, con el 25 la Catedral del Pilar, con el 42 estaba la iglesia de San Pedro, con el 44 La Seo que llamaban El Aseo, con el 45 la iglesia del Sepulcro, con el 46 la iglesia de la Magdalena, y con el 51la Santísimo Trinidad junto a la Puerta del Sol.

19.4.22

La Estación del Norte de Zaragoza en 1866


La ciudad de Zaragoza de 1861 veía como se inauguraba la Estación del Norte o la Estación del Arrabal en los terrenos casi de las afueras de nuestra ciudad, aunque fuera en una zona ya muy populosa desde antes de la Guerra de la Independencia. Entre 1856 y 1861 se construyó esta estación por la Sociedad del Ferrocarril de Barcelona a Zaragoza para llevar trenes de viajeros o de mercancías entre Barcelona, Lérida y Zaragoza. Aquello potenció la zona y sobre todo el Barrio Jesús se amplió con nuevas edificaciones de viviendas.

Cuatro años después, que sería la fecha del plano que dejo arriba, se unieron la empresa antes citada con la Compañía de Ferrocarriles de Zaragoza a Pamplona, dando ya servicio la misma empresa desde Barcelona hasta Pamplona utilizando el puente de La Almozara.

En el año 1878 esa empresa se fusionó con la de Caminos de Hierro del Norte de España, y la estación pasó definitivamente a llamarse Estación del Norte. La estación se componía de dos edificios similares, pasando el tren a la estación por entre ambos. En la actualidad como todos conocemos, solo queda uno de ellos, el más cercano al Barrio Jesús. Estuvo funcionando el tren en esta estación durante 112 años.


Semana sin Pasión pero con pecados aragoneses

Cañas a 2,80 euros en los bares de cada pueblo: ruega por nosotros.

Caravana de coches que siguen a campervano recién estrenado por conductor o conductora que no conoce la carretera y tiene miedo de la anchura: ten piedad de nosotros.

Pirineo en martes de Pascua con una composición exclusiva de agricultores, ganaderos, funcionarios y resto de hippies: atiende nuestras súplicas.

Días familiares a medias de 80 euros PAX: castiga nuestros pecados.

No me parece que las procesiones sean cultura sino que los cofrades deberían ser creyentes en algo más que ver y ser vistos por conveniencia: perdona mi atrevimiento.

No llueve desde noviembre en el Prepirineo, se lo lleva todo Calatayud, pero qué pasará cuando Erdogan y Putin puedan controlar con hackers donde desaguarán las nubes: perdónanos Señor.

Que en un gobierno del que forma parte Podemos se esté compensando deuda pública con inflación que deja en la cuneta a quienes pretenden asistir: Santa Madre de Dios.

En Panticosa solo quedan dos con vacas y, a todo tirar, tres con ovejas y sus orgullosos jóvenes multifaena de los 80 te ayudan a comprender pasarelas: están sentados a la derecha del padre.

Hay localidades enteras cuyas únicas casas rehabilitadas son apartamentos rurales en forma de mamotreto cuadrau, con césped hermoso y colorido pero no huerto, de piedra uniforme de Fiscal en toda la montaña que ha sustituido el monocultivo de tejados de pizarra gallegos: porque solo tú eres Santo, solo tú Altísimo, Jesucristo (cantado por la Coral correspondiente, se alarga mucho la i).

Programación del espacio teatro cultural la Corona de Sabiñánigo: sí son profetas en su tierra y no predican en el desierto.

Estado de la carretera parcheada del valle de Tena sin una triste colada bituminosa y que es una de las principales rutas de imagen de ese, que se recupera, 10% de turismo que es Aragón (y 70% en la montaña) y por donde pasa la Quebrantahuesos: de difícil resignación cristiana.

Bajada del IPC fundamentada en la liquidación de corderos congelados sobrantes y ofertas para comprar kilos de torrijas no despachados: hágase tu voluntad.

Desde la certeza que debemos resignarnos a que vivimos en el mejor de los mundos posibles, en el presente de después de llenar los pueblos y dejar nuevamente varados a sus abuelos y de que lloverá esta semana para salvar las colzas…

19.04 Luis Iribarren, mártir de lo no cotidiano

18.4.22

Zaragoza y su huelga interminable de transporte urbano

No tienen ningún sentido que Zaragoza siga soportando una huelga de transporte urbano que lleva varios años encima del servicio de todos los zaragozanos. Comenzó hace creo siete años ya, cuando casi estaban de pardillos (recién entrados) las gentes de ZEC en el Ayuntamiento de Zaragoza y continúa ahora que el PP lleva tres años gobernando la ciudad. Queda claro que no depende del color del Ayuntamiento, para demostrar incapacidad por parte de la ciudad, de la empresa y de los trabajadores.

Zaragoza no se merece esa incapacidad, tampoco la huelga, pero eso ya y a la altura en que estamos con el conflicto, quien no se lo merece es la ciudad. Deberíamos de empezar a pensar en soluciones mucho más drásticas, cuando todas las demás ya han demostrado su incapacidad.

Cuando se vayan implantando modelos de transporte urbano sin conductores, algunos se acordarán de estos desmanes, de estos errores, y todos diremos tonterías sin sentido.

Zaragoza en los últimos tres años ha visto caerse la Segunda Línea del tranvía, también unos trabajos importantes para reestructurar todo el servicios y líneas, toda una reorganización del transporte urbano en Zaragoza, pues debemos admitir que se ha quedado obsoleto en cuanto a diseño del servicio.

Pero seguimos metidos en las incertidumbres que no se despejan. Y así es imposible lograr para la ciudad un sistema que evite barbaridades como paradas a menos de 100 metros de distancia, un servicio con la Estación de Renfe y Autobuses y Aeropuerto que es de mala calidad para mover turistas, lineas que duplican sus trayectos en largas zonas, líneas de autobuses que hacen rotondas amplias en vez de ir rectos para encajar tiempos, etc.

¿Tampoco es capaz el Gobierno de Aragón de poner remedio a este problema, pues sabe que le afecta al Ayuntamiento y no hay suficiente relación?

¿No hay nadie que haya sido capaz de analizar bien el contrato del Ayuntamiento con la empresa Avanza para saber si hay caminos intermedios de solución, a base de otras Líneas Nuevas que se pudieran entregar a otras empresas, privadas o públicas?

¿No hay modo de solución, incluso habiendo cambiado el Comité de Empresa o el sindicato que controlaba el papel de los trabajadores, para poder encontrar una solución válida?

¿Qué piden los trabajadores, que le es imposible negociar a la empresa año tras año?


16.4.22

El horror de la Guerra, en el cine Actualidades de Zaragoza


En noviembre de 1935, menos de ocho meses antes de que España entrara en Guerra Civil o a pocos años de que toda Europa estallara en una II Guerra Mundial, se estaba poniendo en el Cine Actualidades de Zaragoza una película documental sobre la I Guerra Mundial. Situado en el Paseo Independencia 24 había abierto un año antes de esta sesión.

"El horror de la guerra" no debió ser tenida en cuenta, aunque se hablara de muerte por doquier, gases y metralla, torpedos de fuego líquido o de una dramática visión del mundo. 

Era una gran tragedia la que se mostraba, pero ocho meses después, nosotros en España, decidimos dar el pistoletazo de salida y nunca mejor dicho, para practicar en vivo y en directo lo que el documental no había mostrado. 

Nunca aprendemos, pues siempre hay torpes violentos entre nosotros.

La Zaragoza turística, para ver en menos de un kilómetro


Llevo años pensando que en Zaragoza no sabemos (o no queremos) sacar todo el jugo a nuestra capacidad turística. Uno, que conoce todas las capitales de España menos dos, numerosos espacios geográficos o decenas de capitales por todo el mundo, sabe que el turismo depende casi siempre de unos conceptos claros, que se saben vender sin engañar, pero amplificándolos para que resulte recordable la visita y se pueda explicar a los demás en un: "Yo he estado allí".

En Zaragoza tenemos en muy poco espacio urbano (menos de 1 km de distancia) una serie de elementos que debería atrapar al turista al menos un día. Y lo conseguimos a media con el turismo más cercano, excepto que no somos capaces de traer a suficientes turistas más alejados. Ni tampoco de tenerlos para algo más que "de paso" y que pernocten en nuestra ciudad, para seguir conociéndola.

¿Por qué tengo que ir yo a Zaragoza?

¿Qué me ofrece Zaragoza, que sea distinto a lo que ya he visto en otros lugares?

Tenemos la suma de una serie de elementos que unidos con inteligencia turística, cultural, artística e histórica podría, deberían dar mucho más juego económico. Pero es verdad que cada uno de ellos pertenece a un estamento de gestión diferente, lo que complica de manera algo absurda la gestión conjunta.

No ponemos en todo su valor el potencial religioso de Zaragoza. La Seo de Zaragoza es un lugar poco visitado por diversos motivos, seguramente porque no está en la intención de sus propietarios. Pero junto al Museo de Tapices y al Museo Alma Mater forman un conjunto con un tirón tremendo, si se gestionaran mas e incluso en el caso de La Seo, mejor. NO quiero nombrar ni el Arco del Dean a su vera, ni al actual Palacio de Armijo del Justicia de Aragón.

La Seo de Zaragoza es sin duda la iglesia de nuestra ciudad más hermosa por dentro y por fuera. Cerca tiene incluso la casa de Palafox en donde un Museo sobre Los Sitios sería un añadido perfecto. Pero su interior está a la altura de las mejores catedrales del mundo.

Y por delante tiene el Foro Romano, un espacio muy bien preparado para mostrar la Zaragoza más antigua. Y tiene también a La Lonja que con sus excelentes exposiciones temporales ofrece un contrapunto distinto a todo lo que representa la enorme Plaza de las Catedrales.

Pero a pocos metros tenemos el Palacio de Montemuzo, no siempre conocido y puesto en valor, y en su trasera el Museo de Goya, otro elemento diferenciador del turismo cultural mundial. Que junto al Ayuntamiento de Zaragoza en su zona noble deberían ser elementos que mostraran la historia de nuestra ciudad al visitante, de forma temática según los tiempos.

Sin salirnos de la Plaza del Pilar tenemos la Basílica del Pilar, y admitiendo que en otras ciudades pequeñas, elementos religiosos menores se utilizan como llamada turística de enorme éxito. Podríamos movernos hacia La Zuda, las Murallas Romanas, San Juan de los Panetes y su torre inclinada, y su Mercado Central Modernista. O hacia San Cayetano o Santa Isabel de Portugal, y su zona de bares nocturnos pues hay que entretener al personal.

Pero por detrás de La Seo nos podemos ir hasta San Nicolas y su Monasterio de las Canonesas, espacio de suma tranquilidad e historia a escasos metros de La Seo, o incluso podemos acercarnos a ver la torre mudéjar de La Magdalena, una de las mejores del mundo y el interior de la iglesia con retablos maravillosos.

Son unos 900 metros de distancia desde los puntos más alejados de este completo e inmenso recorrido, desde La Magdalena al Mercado Central. No quiero dejarme El Ciclón y sus bodegas en donde todavía se conserva la celda que albergó al Justicia de Aragón antes de ser asesinado en el Mercado Central.

Ni tampoco quiero olvidarme de la importancia de la zona trasera de La Seo en la Inquisición aragonesa. O del Museo del Puerto Fluvial, o del Teatro Romano o de las Termas. Ni del pequeño Tubo que hay en las calles aledañas a Don Jaime alrededor del Belanche. 

O incluso recordar que en la iglesia de San Carlos tenemos mucho más que una simple iglesia gótica maravillosamente conservada, sino también el Seminario como edificio que debería albergar mucho más que un espacio vacío y podría ser la puerta de entrada a un Museo Judío de la Zaragoza que a su lado tenemos los Baños Judíos.

Es curioso que en toda esta zona y en los últimos años hayan desaparecido algunos restaurante turísticos sin encontrar recambio. Tal vez sea que efectivamente, nos faltan turistas con calma, que se dejen embelesar por las numerosas opciones de la Zaragoza que prefiere estar algo apagada.

¿Os he hablado que junto a todo esto se encuentra el Ebro en toda su plenitud, con un Puente de Piedra que debería ser ya peatonal como sucede en numerosas ciudades del mundo?


Detalles de la iglesia de La Magdalena de Zaragoza


¿Sabías que es posible que la cabeza, el cráneo mejor dicho, de San Mamés esté conservado en Zaragoza, en la Iglesia de La Magdalena, ofrecido por el Papa Inocencio XIII en el año 1695, quien se lo entregó al Inquisidor de aquellas fechas Juan de Texada, por los numerosos milagros que según dicen hizo San Mamés entre vecinos de este populoso barrio?

¿Sabías que en el subsuelo de la Iglesia de La Magdalena de Zaragoza y en las criptas que todavía existen de época, se conservan restos de la ciudad romana, visigoda y musulmana, pues en este emplazamiento siempre hubo iglesia o mezquita?

¿Sabías que en su interior hay un retablo del valenciano Damián Forment troceado en la actualidad en dos retablos menores, y que es de principios del siglo XVI? En la imagen el retablo del Santo Cristo de Damián Forment.

¿Sabías que en el suelo de la iglesia de La Magdalena se encontró un cementerio intramuros con cientos de inhumaciones, osarios y fosas, donde se enterraron familias nobles de la zona pero posiblemente también vecinos de alguna importancia social?

15.4.22

El Diario de Aragón, un olvidado periódico zaragozano


El Diario de Aragón duró dos años desde 1935 a 1936, siempre dirigido por Amadeo Antón y que se presentaba como el «único diario republicano de Zaragoza y Defensor de la República» A pesar de su breve duración, éste es posiblemente el más interesante y logrado de los periódicos de izquierda publicados en la historia de la prensa en nuestra ciudad. 

Surge con un fuerte carácter de independencia —dentro de un claro republicanismo de izquierda— en vísperas de las elecciones que darán el triunfo al Frente Popular en febrero de 1936. A partir de ese momento, y bajo la dirección de Amadeo Antón —que había dirigido hasta su desaparición en noviembre de 1935 el diario La Voz de Aragón y que repite pocos meses después en el Diario de Aragón algunos modos periodísticos y se trae algunos colaboradores como el excelente dibujante y humorista «Teixi»— la línea del periódico es la de defender, dentro del orden constitucional, la auténtica República que resurge tras el bienio conservador en España.

Imparcial al máximo en sus informaciones, sobrio y de gran calidad literaria (cuenta con colaboraciones tan destacadas como las de Antonio Espina, Indalecio Prieto, Zugazagoitia, Gabriel Alomar, o los locales Aláiz Buscar voz..., Alcrudo, etc.), trata con igual extensión y rigor las informaciones sobre la larga huelga del ferrocarril Central de Aragón, que el Congreso de la CNT o los mitines socialistas de Prieto en Ejea y Largo Caballero, Carrillo y J. Díaz en Zaragoza; promueve con gran entusiasmo y eficacia una gran campaña pro Estatuto de Autonomía, en vísperas del encuentro en Caspe, en mayo de 1936.

Dotado de una excelente cobertura informativa en comarcas y pueblos, se constituye en auténtico abanderado de un aragonesismo de izquierdas hasta entonces casi inédito o refugiado en publicaciones foráneas (como algunas de las colaboraciones de El Ebro, publicado en Barcelona) o efímeras (El Ideal de Aragón..., etc.), de las primeras décadas del siglo XX. 

Sus acertados titulares, su sentido de la propaganda política, su defensa de las libertades y de la democracia, avisando de los peligros de golpe militar y adivinando tres años antes de su comienzo la II Guerra Mundial.

Buscar voz propia a la vez que se obstina en transmitir calma y serenidad al electorado de izquierdas contra todo alarmismo, y, en definitiva, su buen hacer periodístico, su mesura, su humor, su tenacidad ante las censuras que incluso con un gobierno del Frente Popular existen y son duras, hacen del Diario de Aragón un modelo libre de periodismo moderno para sus fechas. 

La tarde noche del mismo 18 de julio de 1936 fue incautado y algunos días después en sus talleres se imprimiría el órgano zaragozano de F.E.T. y de las J.O.N.S.: Amanecer hasta que este desaparece en junio de 1979. 

El primer número del diario Amanecer sale el 11 de agosto de ese mismo año, lo que nos lleva a pensar que estuvieron los talleres 23 días sin sacar diario, previsiblemente por que gran parte de sus trabajadores fueron detenidos y fusilados tras el Golpe de Estado de Franco.

Sus talleres estaban en el Coso, donde ahora está el Hotel Silken, esquina con la calle Santa Catalina por donde se entraba a ellos. Su máquina era vieja, enorme, y tenía un formato final era tremendamente grande, nada que ver con los actuales periódicos de ahora. 

Ese desmesura tamaño, similar al del posterior Amanecer con 56 centímetros de alto y 60 de ancho para dos páginas, hacía complejo comprar bobinas de papel de ese tamaño que fueran de calidad lo que obligaba junto a su vieja máquina, a tener que trabajar los grabados para sus imágenes en una trama más basta y gruesa que la competencia, fuera El Noticiero o Heraldo de Aragón, y por ello dar peor calidad.