8.5.21

En el barrio de La Jota de Zaragoza nos quedamos sin árboles


En el barrio de La Jota de Zaragoza nos vamos a quedar sin árboles en pocos años, todo es cuestión de esperar a que se vayan cayendo ellos solos pues somos unos incapaces. Rara es la semana en que algún GRAN árbol de los que llevan décadas en el barrio, no se caen. Por el fuerte aire, por edad, por la mal cuidado  que están, porque les da la real gana como este portento de pino en la calle Miguel Asso. Junto a este ejemplar ya fallecido hay varios mas que en breve correrán la misma suerte.

Lo curioso es que los profesionales de jardinería lo saben. E incluso saben cómo evitarlo. Y si tienen dudas pueden preguntar a sus colegas de por ejemplo Huesca, Calatayud o Teruel, que ellos sí saben PODAR los árboles con el criterio de conservación.

El Ayuntamiento de Zaragoza, pero sobre todo sus técnicos de jardinería son los responsables. Las podas deben hacerse con un criterio de mantenimiento y seguridad, nunca con el criterio de "a ver si son capaces las ramas de llegar al cielo", cobre todo en zonas donde los árboles se plantaron con poco profundidad por varios motivos.

Si damos un paseo por las calles de La Jota yo puedo señalar qué árboles se van a caer en los próximos meses, con el consiguiente peligro. Y yo mismo también puedo decir qué hay que hacer, o al menos qué deberían haber hecho años atrás, para evitar estos errores de seguridad. ¿A qué esperamos? ¿Se nos ha olvidado el suceso del Parque Tío Jorge? ¿Qué hubiera sucedido si en vez de sobre el contenedor de basura se cae sobre la acera transitada hacia el supermercado de Miguel de Asso?

6.5.21

¿Qué es la PAC y porque se quejan los agricultores aragoneses?


Hoy unos 400 tractores se han manifestado por las calles de Zaragoza como capital de Aragón. ¿Y qué piden los agricultores ahora? Pues curiosamente la mayoría de los aragoneses no lo saben, y mucho menos saben lo que es la PAC (Política Agraria Común, con ayudas desde Europa a los agricultores). Piden una PAC profesional, que las ayudas de la PAC las reciban los que trabajan el campo, no los que saben jugar en los despachos a parecer que son trabajadores agrarios y a tener tierras improductivas desde hace muchos años por las que cobran la PAC como ayuda por no hacer nada.

Cuanto más dinero de las ayudas de la PAC se lleven los dueños de terrenos que no trabajan el campo, menos dinero hay para repartir entre los que sí trabajan la agricultura y la ganadería en Aragón. ¿Y no se controla quién recibe y quién se merece recibir la PAC? Pues si, pero las normas están hechas para saltárselas a la torera o para darles la vuelta, Y de eso se quejan los agricultores y ganaderos aragoneses.

Piden una PAC justa y coherente con el trabajo de las zonas aragonesas que trabajan en el Sector Primario, y no para repartir entre los que presentan papeles muy bien asesorados. Una PAC "diferente", que cambie "radicalmente" la situación actual en el campo, que "discrimine de manera positiva a los profesionales" y ayude a la incorporación de la juventud al sector agrario. "Que el olivar de Andalucía cobre lo mismo que el del Bajo Aragón, que los campos de cultivo de secano en Extremadura o Andalucía cobren lo mismo que los de Huesca, y los frutales de Murcia igual que los de Calatayud", han subrayado los sindicatos convocantes.

Pero los grandes propietarios de tierras en la España que recibe ayudas de Europa a través de la PAC no están de acuerdo con estas peticiones, tan de sentido común pero que les afectan muy negativamente a sus enormes intereses de grandes propietarios.

De los 700.000 perceptores de la PAC que hay en España "solamente" un 0,6% de los solicitantes tienen menos de 25 años. 

Esta situación es "un problema grave" del Estado. En concreto, en Aragón, hay 37.000 solicitantes, pero los cotizantes a la Seguridad Social se reducen a los 18.000 trabajadores. ¿Y los otros 19.000 no trabajan?

La PAC es el conjunto de ayudas que se conceden a los países europeos para desarrollar su agricultura, hacerla rentable y apoyar la renta de los agricultores. La política agraria de Europa se define en la UE, que es quién decide cuánto dinero le corresponde a cada país. Posteriormente los estados miembros se encargan de aplicarla. La filosofía de este programa es que las ayudas de la PAC deben compensar a los agricultores por aquellas tareas que los precios de sus productos no contemplan.

Hay dos tipos de ayudas económicas, las ayudas directas a los agricultores y las ayudas indirectas. Dentro de las primeras hay dos tipos: las que se conceden por volumen de producción, por cultivo (que se llaman ayudas "acopladas"), y luego están las llamadas "desacopladas", que se conceden en función de las hectáreas, no por producción ni por rendimiento. 

Es decir, que un señor o una empresa que tiene muchas tierras, aunque no las cultive, puede recibir estas ayudas desacopladas. Estas últimas son las criticadas pues se considera que no se le puede pagar a alguien simplemente por ser dueño de un trozo de tierra. En algunas zonas de España estamos hablando de extensiones tremendas por las que se reciben ayuda y no se trabaja la tierra o simplemente se tienen reses bravas o zonas de caza.

Estos dueños de tierras se acogen a la ayuda que en algunos sectores recibe España como país que produce más de lo que es capaz de consumir. Es lo que ha ocurrido a veces con el aceite por ejemplo. Por eso muchas veces se dan ayudas a agricultores para que cuiden la tierra, no necesariamente para que la exploten y la trabajen.

Europa asigna un presupuesto anual para cada país y cada estado tiene cierto margen de libertad para decidir a dónde destina cada partida. 

En mercados como España, líderes en producción de aceite o vino, una gran parte de estas ayudas van al olivar. Una vez que el país sabe cuánto dinero le ha asignado Europa, lo redistribuye por sectores y por comunidades autónomas. Esto suele estar vinculado, es decir, que al otorgar una determinada partida al aceite, por ejemplo, ésta irá irremediablemente asociada a las comunidades donde se produce. Las partidas se transfieren a las regiones y luego son éstas las encargadas de administrar las ayudas.