30.10.21

Decálogo para una Zaragoza que encare el futuro


1/
Necesitamos u
na Zaragoza Metropolitana variable, con espacios desde Zuera a María, desde Alagón a Pina. Una Comarca Central liderada por Zaragoza. Hay que potenciar el territorio como un activo imprescindible, conocerlo para sacar sus rendimientos, creer en la estepa como elemento diferenciador, poner en valor nuestra posición geográfica como activo perpetuo entre la Europa del Sur y la España del Norte y del Este.

2/ Una Zaragoza compacta, cerrada, sin “huecos” interiores, que se deje abrazar por las cuatro corrientes de agua. Ebro, Huerva, Gállego y Canal. Una Zaragoza estratégica, variable y policéntrica, una ciudad de ciudades, diversa y flexible en sus actividades interiores y con una industria diversa y mucho más del siglo XXI.

3/ Con una atención especial en la próxima década a los barrios construidos en los años 60/70 para volver a urbanizar socialmente ese 60% de Zaragoza. La economía urbana debe girar hacia las personas y detectar los problemas antes de que estos sean muy complejos de resolver.

4/ Hay que oner en más valor el transporte público del tranvía o sistemas eléctricos tipo trolebús con recarga en el suelo, y con financiación compartida entre Europa, Madrid, Aragón y Zaragoza. Edificar una movilidad sostenible con una restructuración del transporte urbano, y una especial atención a detectar los errores que ya en otras ciudades europeas tienen, en cuanto a movilidad crecida de forma incontrolada.

5/ Reconstruir una Zaragoza mas verde, comprometida con el cambio climático, con especial atención al paisaje natural de vías verdes alrededor de los cauces naturales de los ríos, y con un cuidado muy diferente de los parques y los árboles de Zaragoza. Todos los barrios tienen que tener oasis verdes y a ser posible que no sean planos.

6/ Una Zaragoza europea e Iberoamericana, abierta, relacionada y relacionable, ciudad de estancia de personas y de industrias, de almacenaje, logística o de servicios auxiliares, motor de nuestra agricultura y ganadería como espacio transformador e innovador de productos propios, ciudad del motor pero no solo del de automóviles familiares, sino de todo tipo de industrias y energías futuras.

7/ Una Zaragoza de las personas, más amable, peatonal, intercultural, intergeneracional, con espacios públicos suficientes en todas las zonas, con una formación crítica y de alianzas. Una ciudad que acompañe a las personas ante sus problemas.

8/ Una relación con nuestra Universidad mucho más cercana, eficaz y válida, que potencie sinergias de colaboración, para aupar a la Universidad de Aragón como eje económico de nuestro territorio, atrayendo talento y alumnos. Una Zaragoza educadora en todos sus aspectos y posibilidades.

9/ Zaragoza ciudad de Culturas, Arte y Comodidad. Culturas romana, árabe, judía y cristiana. Artes expositivas, pero sobre todo facilidad para artes constructivas, ser la sede que impregna de arte en todas sus facetas el Sur de Europa desde nuestros símbolos identitarios en literatura, pintura, escultura o cine. Zaragoza ciudad cómoda para “estar” y turistear desde diversas ópticas de tranquilidad y buen sabor. Zaragoza Culta, asiento de Ideas que giren alrededor de la Cultura y el Arte.

10/ Recuperar conciencia de comunidad capaz, de innovación en industrias sostenibles pero necesarias, de espacio de formación constante, de territorio de empleo activo. Comunidad planificada, flexible e inteligente. Comunidad que crea en la Zaragoza del futuro.

29.10.21

Corona de Aragón 2021. Una opción histórica para cuidar las sociedades

Poner acuerdos encima de una mesa de negociación entre comunidades históricas que ahora están mirándose de reojo es muy complicado, pero a su vez es muy necesario. La política está para escribir historias e Historia y por ello el intento de revitalizar la antigua Corona de Aragón con el nombre que se le busque, para trabajar más conjuntamente las sociedades de Aragón Cataluña, Valencia y Baleares (de momento) es una buena iniciativa que debe contar como poco con la mirada atenta y de aplauso de todos nosotros.

Algo similar ya hace muchos años que se está haciendo en el País Vasco junto a Navarra. Parece lógico que el Mediterráneo histórico deje de pelearse y empiece a aprender que en la nueva Europa es necesario este tipo de trabajos en común.

No nos dejemos engañar por nadie, pues enseguida saldrán los agoreros de turno. Esto no va contra España, ni contra Extremadura, Galicia o Andalucía. Esto va de "estar" en Europa con mejores defensas y proyectos, con más fuerza para defendernos en relación a territorios europeos fuertes, que sí saben lo que es unirse en objetivos comunes cuando hay algo que ya de forma histórica y como sociedad les une.

Las cuatro comunidades sumamos el 32% de la población de España. Con muy distinto peso, es cierto. Somos más del 20% de la superficie de España y el 34% del peso en el PIB español. No se trata de reivindicar, que también, pero sobre todo de aunar ideas, fuerza, deseos de ser tenidos en Europa como una Comunidad de 15 millones de habitantes. 

Con casi el doble de habitantes que Austria, el triple que Finlandia o Irlanda, un 50% más que Grecia, República Checa o Portugal, y muy similar número a Países Bajos (Holanda) es lógico suponer que nos merecemos un trato en Europa similar a estos países.

Y de puerta hacia dentro, admitiendo que más pronto que tarde España será Federal y que hay varias formas de entender los Gobiernos Federales, hay que explorar todas las posibilidades. Aunque haya que hacer un esfuerzo tremendo para una pedagogía de entendimiento entre personas, entre sociedades con las que hemos jugado muchas veces al enfrentamiento en vez de hacia el entendimiento. Hay que ser generosos y en eso todos tenemos que poner mucho.

Que se haya comenzado por una Cumbre Empresarial de los diversos territorios dice mucho a favor de que es necesario este tipo de trabajo que sea capaz de poner en valor las relaciones entre sociedades. El inicio está realizado. Ahora toca seguir con calma y casi en silencio, para no preocupar a nadie que quiera poner palicos en las ruedas por intereses propios.



28.10.21

Declaración de Zaragoza, de Más País, Compromís y CHA


Hoy se han reunido en Zaragoza los máximos dirigentes de Compromís valenciano, de Más País desde Madrid y Chunta Aragonesista desde Aragón, para reflexionar sobre el futuro de España y sus territorios, sus sociedades y sus problemas. Una reunión que llega con años de retraso, pero sin duda aplaudida desde mi posición pues la izquierda en toda España necesita asumir el Siglo XXI y reflexionar sobre el nuevo papel que el futuro y las sociedades actuales necesitan construir.

Las tres formaciones políticas han firmado un documento que han llamado "Declaración de Zaragoza" para dejar visibilidad en bruto a lo hablado. Pero en el fondo hay mucho más por explorar, por trabajar, por intentar al menos. Una de sus grandes posibilidades es sumar, aunar esfuerzos entre más organizaciones de todo el tejido del Estado español que están trabajando desde diferentes territorios de España.

¿Y para Aragón qué?

Pues para Aragón supone en primer lugar constatar la buena salud del trabajo en común que desde CHA se está haciendo con Compromís valenciano —y sobre todo al revés— colaborando desde Compromís en cuantas iniciativas Aragón necesita plantear en el Senado de Madrid

Hay buena relación desde CHA con Compromís, como la hay con Más País aunque siempre hay que admitir que no entre todos los afiliados progresistas en España, sean de cualquier partido de izquierdas, ven con buenas intenciones cualquier ejercicio de trabajo en común. Un claro error táctico.

La idea fundamental es trabajar conjuntamente en políticas de progreso con la perspectiva de un Estado plurinacional, de respeto a las decisiones territoriales y de apuesta por la cogobernanza. A partir de esta premisa y admitiendo que el respeto, la reflexión, la colaboración y sobre todo el trabajo constante es la única vía de avanzar, hay que ponerse a sumar casi con urgencia, pero sin equivocarse.

Hay que coordinarse, hay que colaborar mejor, no hay que desanimarse nunca, hay que explicar bien qué se hace, hay que entender desde donde se parte y sobre todo marcar las metas de hacia dónde se quiere ir, y no reblar.

Nadie está diciendo que sea fácil, pero tampoco nadie dice que sea imposible. 

Depende de los Equipos de Trabajo de cada Organización, de su capacidad para olvidarse de los personal y de trabajar más de cara a la sociedad. Los personalismos son fatales para estas iniciativas. Se intentó hace años con Espacia Plural y al final desgraciadamente no funcionó, siendo anterior su intento al nacimiento de Podemos. Pero sin duda la política de izquierdas en España necesita nuevos rumbos, y hay que intentarlos.

Julio M. Puente Mateo

27.10.21

Aragón flojea y además saca sus trapos sucios como si no fueran con todos


Tras un fin de semana de Congreso del PAR aragonés con heridas insalvables lo ilógico parecería despedir a los que perdieron en el Congreso por la mínima pero en la política actual no somos capaces ni de entender a Maquiavelo. Una pena.

Pero no solo con eso, que ya es gordo para un Aragón ninguneado, los de Ciudadanos de Zaragoza han dado un manotazo encima de la mesa, por otro sinsentido de repostería manipuladora de los Jefes. ¿Por qué son tan mediocres los que mandan en la política aragonesa? 

Así Aragón no será capaz de levantar el vuelo, ni de tan siquiera mantenerse en posiciones para una defensa activa de lo que va a venir. Que va a ser una crisis contundente con empresas que van a tener que jugar a cerrar o a encogerse.

Hay más partidos aragoneses en crisis y hablo en plural, pero al menos estos se mantienen callados, quietos, tranquilos externamente, para no meter mas mierdas en las sensaciones de un Aragón que va de flojera. 

No necesitamos Elecciones Anticipadas de nada, si antes no somos capaces de inventarnos a gente nueva y válida a la que elegir, rodeada de equipos diferentes y con simplemente sentido común. Si además disponen de inteligencia social y de trabajo en equipo, podría ser la hostia.

Julio M. Puent Mateo (Ajovín)

24.10.21

El PAR este fin de semana me ha dado tristeza, no por ellos sino por Aragón


No debemos meternos con los partidos políticos, con sus decisiones internas que en apariencia solo les incumben a ellos. Y lo digo desde mi posición de parte, al pertenecer a uno. Pero también es cierto que los partidos políticos son unas organizaciones, una empresas aunque suene feo decirlo con ese nombre, que nos afectan a todos nosotros, a toda la sociedad, y que sus decisiones, aciertos o errores nos influyen a todos. En el caso del aragonesismo, sea de derechas o de izquierdas, nos influye a todo Aragón, aunque no queremos verlo.

Este fin de semana se está celebrando el Congreso del PAR sobre el que no voy a entrar a comentar ni los modos, ni las formas, ni los tempos. Cada organización es lo que puede ser. Y en ese caminar influyen excesivos personalismos, o decisiones que desde fuera no se entienden nunca, es imposible si no se pertenece, poder entender muchas decisiones.

Pero el caso del PAR por lo que ha representado para Aragón y por lo que debería seguir protagonizando para los aragoneses y su futuro, sí duele que se vea arrastrado por las arenas del Circo o del Coso, herido y sangrando. No es el único caso y en eso los propios aragoneses somos responsables, todos.

Aragón necesitaría un PAR fuerte y bien asentado en TODO Aragón, algo similar a lo que debería suceder con CHA

Pero no porque sin el aragonesismo no se pueda vivir, sino por algo mucho más grave y que no queremos ver, porque nuestros vecinos SÍ han creado una estructura propia de formaciones políticas territoriales que saben defender sus territorios y sociedades ante las avalanchas que vienen desde Madrid.

Aragón no puede vivir sin aragonesismo, como no puede vivir sin ello ni Navarra, País Vasco, Valencia o Cataluña sin sus diferentes nacionalismos, una vez que ya están repartidas las cartas de las exigencias. Incluso la muy conservadora Galicia lo ha entendido así desde hace décadas.

Si Aragón no dispone de una CHA y de un PAR con arrestos elegidos y refrendados por los propios aragoneses, seremos un Soria, Guadalajara, Cuenca o Albacete. 

Que no es ni bueno ni malo, ni quiere ningunear a ningún territorio, simplemente quiere señalar hacia dónde nos encaminamos y hacia dónde deberíamos hacerlo. Aragón debería ser y tener como poco el peso estatal de Navarra y no como el de Murcia. Y a partir de este punto que cada aragonés elija. 

De entrada ver al PAR este fin de semana me ha dado mucha tristeza, no por el PAR sino por Aragón.

Julio M. Puente Mateo (Ajovín)

22.10.21

Por una mejor relación Murcia - Aragón. 1ª


Por una mejor relación Murcia y Aragón. O al menos, existente.
Endurecidas hasta el colmo de la burocracia sanitaria las cabalgadas que muchos dábamos para refrescar puntos de vista con los de otros lejanos lugares y fogones, el éxito de reservas del sector turístico aragonés de 2021 revela que nos hemos quedado como muchos otros de este estado asimétrico y plurinacional nos han conocido.

Entre los viajes pendientes, yo tenía el de visitar con algo de detenimiento Murcia.
Debido a que en alguna ocasión me había llamado poderosamente la atención la posible extensión desde Aragón del sur del toque popular y no procesionario de tambor y bombo en municipios del sur de Albacete y sierras penibéticas del territorio histórico del que me ocupo.

Su principal paseo no miente, está dedicado a Alfonso X el Sabio que conquistó para Castilla la rica huerta de Murcia desde ese nido de águilas que es la localidad albaceteña de Alcaraz.

Ahora bien, en Mula o Moratalla, como en las manchegas de límite Hellín y Tobarra, se goza del mismo Patrimonio Inmaterial de la Humanidad que en Alcañiz y otras localidades del Bajo Aragón: debido a sus, así se las conoce como en Donosti, tamboradas de Semana Santa.

Llevado el toque, al parecer, por franciscanos bajo aragoneses a esta comarca montañosa y seca, de gentes cordiales, hospitalarias y de trato directo, se distingue de nuestra tradición por lo colorista de sus “anarcotúnicas” y lo desordenado de su puesta en escena.

De lejos y cuando se llega, la ciudad de Murcia presenta casi el mismo aspecto de oasis en mitad de planicies desérticas de polvo blanco y almendros plantados por goteo que Zaragoza. Sucede que tiene un telón serrano montañoso que la separa del irreductible cantón de Cartagena, aún hoy regida por independientes en coalición, que le da un aspecto de rematada por una cortina verde.

Lo que han hecho los ingenieros forestales murcianos desde finales del siglo XIX reforestando las sierras de la ciudad y de la cercana a la misma Sierra Espuña ha sido ejemplo de reforestación para el Estado de Israel de las colinas de Judea y Galilea. Solo por este pequeño detalle, no imitado en las resecas y peladas sierras alicantinas, la región merece una mirada reposada admirativa hacia sus gentes.

La cinta de escasa agua del río Segura no genera en la ciudad de Murcia una separación entre márgenes de barrios significativa. Profundizaré sobre su magnífico sistema de transportes urbanos y cuidadísimo aspecto.

Se vende en el exterior una imagen del lugar turbulenta en política, escorada hacia la extrema derecha, sí. Pero pese a la brevedad de mi visita lo que descubrí es una ciudad magnífica culturalmente, muy bella y bastante ordenada. Con un conjunto de palacios e iglesias barrocos y un casino al que glosar y comparar con nuestros queridos edificios de Huesca y Zaragoza con la misma función.

Gozamos y padecimos cuando el Ayuntamiento de Zaragoza lo lideró Belloch, en los buenos tiempos de las permutas, a un arzobispo murciano como mínimo singular: Manuel Ureña Pastor. Que convirtió a ese juez alcalde de centro-centro: capaz al alimón de ir al entierro de Labordeta y querer dedicarle calle principal al gurú económico de Barbastro, ese tal Escrivá sanjosemaría.

A Ureña cabe imputarle con su convertido contertulio el traslado que tantas gestiones ha entorpecido de la Casa Consistorial en su dimensión mayoritaria de atención a la ciudad a un extremo de la misma: al Seminario de Vía Hispanidad.

Es difícil encontrar una ciudad donde se joda tanto al personal y lamine su participación, llevando como decisiones políticas la estación de ferrocarril y su corazón a puntos de lejanísima nueva centralidad. Sabemos por qué se hizo, pues un macro edificio de treinta plantas lo constata. Que la dimensión de Zaragoza lo requiriese y pueda llenar tanto nuevo barrio es otra cuestión. De momento, las carreras de taxis a 10 euros y el tranvía pasando lejos de juzgados y equipamientos.

Pero Ureña dejó el positivo legado de la rehabilitación como efecto de la permuta de parte del Palacio Arzobispal como espacio museo en que son visitables los restos del Palacio de los Reyes de Aragón erigido con anterioridad en las mismas dependencias.

La quinta y séptima ciudades estatales no pueden seguir ignorándose porque que se predicara por los gobiernos de Aznar que era necesaria la masiva llegada de agua para usos turísticos con la Ley del Suelo del momento liberalizando todo el suelo rústico.

Se deben restañar heridas. Murcia y Zaragoza han seguido sus caminos, como también lo ha hecho Valencia, sin que ello les haya afectado en sus vidas cotidianas, ni siquiera en la belleza de sus zonas verdes y equipamientos.

Seguiremos con la matraca murciana para general conocimiento e invitarles a su visita. Desmontando tanta postverdad, como la generalizada opinión acerca de la cazurrez y nobleza aragonesas.

21.10 Luis Iribarren

De la invasión puntual del Aragón no tan profundo


Volví de un descanso en la denostada Murcia a Aragón por la estresante autovía Sagunto-Teruel: íbamos el sábado del puente del Pilar en doble fila un celemín de vehículos –la mayoría mastodónticos- y no podía ni ver las estrellas mudéjares hechas con ferralla sobrante que tanto me gustan y distinguen los puentes de sus salidas.

Preparado para lo peor de atravesar Valencia, me han multado varias veces, y la imprevisible incorporación a carriles de tantos de sus habitantes que conducen sus coches como si de sus motos se tratara, y van por la vida con un acelere bakalao y todas las operaciones a que haya lugar en bárbara generalización que ya me perdonarán la Oltra y el Baldoví, resulta que la angustia por pasar de carril a toda hostia por tantos la tuve después, subiendo al altiplano de Barracas y Sarrión.

Me salí desesperado en Mora de Rubielos para conducir por comarcales, para cicatrizar slow Aragón, que dice José Luis Soro.

Pero entre la bifurcación de la autovía y Gúdar me adelantaron sin exagerar unos ochenta moteros, adelanté a como cincuenta ciclistas –la mayoría de los cuales iban en paralelo charrando- y tuvimos todos la enorme suerte de que los agricultores de Gúdar tengan poco que arañar y que sembrar. Si es que los del resto de Aragón pueden llegar a hacerlo con los costes actuales de los abonos triplicados.

La crisis de precios post-Covid especulativa seguramente se puede cobrar como indeseadas víctimas la tan cacareada soberanía energética en manos de la italiana ENEL (que allí es pública e hija del primer INI que copió López Rodó) como también la alimentaria. He llegado a escuchar que faltarán canales de carne para los distribuidores alimentarios al estar vendiéndose animales jóvenes por los productores debido a la falta de rentabilidad de cebarlos.

Comarca de Gúdar arriba, fin del apocalipsis valenciano. Antes, parecía que había mucho movimiento de vermú pero almorcé un par de huevos con longaniza turolense yo solo y no hice cola en la panadería de Alcalá de la Selva (hoy por su urbanización salvaje previa, Alcalá Vitrificada) para comprar refollau ni pastas de coco, mi cena prevista en el Parque Geológico de Aliaga.

Fue coger la carretera de Camarillas y no parecía ni que estaba volviendo al principio de un puente. Ni un solo coche, y la gente justa en la senda de pasarelas que arranca junto a ese monumento energético abandonado, ese dinosaurio industrial no integrado en Dinópolis, que es la Central Eléctrica de Aliaga.

Combinación entre que la geología no interesa con que Zaragoza ciudad no llena el territorio hasta su saturación, más allá del Valle de Tena.

Ante semejante estado de ilusión pero falta de vida, que se tiene volviendo del fértil y cálido Levante, recordé dos frases como cencelladas al raso que me rondan en la cabeza de la poetisa canadiense Anne Carson, concebidas en un territorio con semejante falta de pulso humano. Son las siguientes que me gustaría compartir y que sacuden más que los diagnósticos y monografías sobre el Teruel y la España vaciados:

Si la prosa es una casa, la poesía es un hombre corriendo en llamas a través de ella.

Una herida desprende su propia luz, dicen los cirujanos.

En Gúdar se me quejaron de que los habitantes de Zaragoza no van a Teruel. Hacía ni sabían cuánto, que no veían a un oscense de origen. Me apuntaron que ellos sí que iban al norte, pero no dijeron Huesca sino “al Pirineo”. Imagen de marca que sabemos que condena a Sariñena como a Binéfar fuera de su día a día, que les convierte en paraísos en los que visitar se convierte en vivir, no en experimentar.

Me llamó la atención que me nombraran que veían a Jaca cara, cutre, con la hostelería regulera. Dicho por un camarero y ratificado por otro del pueblo, en un establecimiento-inversión concebido para su uso por presuntos forasteros máximo cuatro veces al año que habrá recibido un porcentaje altísimo de subvenciones, previa certificación de su viabilidad como hacía de Lehmann Brothers en 2006 de la de España.

Yo les contesté que ahora es cuando me empieza a gustar Jaca. Con sus manzanas enteras de gotelé exterior y pizarra que baja dos pisos bloques abajo, mucha madera a veces barnizada y otras no, expuesta a rosadas y ventoleras, calles enteras vacías un martes y con las contraventanas cerradas por sus fantasmas…

Ya siento mi ciudad como irremediablemente perdida y superada, pidiendo a gritos que le escribamos. Que describamos tanta risa de primer contacto con la nieve y con el frío de propios y emigrantes americanos llegados desde los trópicos utópicos.

Te quiero Jaca por tus ecos y secretos, vas camino de convertirte en esas viñas de más de cuarenta años, irregulares pero dan el vino justo y siempre con sabor. Al servicio de visitantes pero con heridas que desprenden luz.

19.10 Luis Iribarren

13.10.21

Las NO Fiestas del Pilar 2021 las tapamos con vallas. De risa, oiga


Sabíamos que estas NO Fiestas del Pilar 2021 con los trozos de pandemia que todavía quedan iban a ser diferentes, flojas, pero las tonterías de algunos gestores las han convertido en un fantoche de Fiestas del Pilar, para que Zaragoza no fuera diferente a otras localidades aragoneses que no pudieron en sus momentos celebrarlas por tener en España unos contagios muy superiores. Jodido yo, jodidos todos.

Pero el Premio a la Estulticia se lo han llevado las vallas que impedían ver, mirar, observar lo que se estaba produciendo dentro de los pequeños escenarios gratuitos pero pagados por todos, que celebraban diversas actuaciones. Ver a personas intentando asomarse de puntillas mientras dentro estaba medio vacío todo —pues las entregas eran gratuitas pero luego de regalar por internet los afores, más de la mitad no acudieron— es de Premio. Nadie tuvo agallas de abrir las puertas para dejar pasar hasta llenas los espacios, a los que miraban de hurtadillas. El día 12 algunos operarios estaba raudos arreglando los rotos de las vallas para la tarde, no fueran a mirar por los agujeros  pues eso supone que se pudieran amontonar más de dos personas, ¡uff, qué peligro!!

Los de la Ofrenda de Flores tapada y en secreto, mientras en toda la Plaza del Pilar había miles de personas ajenos al acto principal es de otro Premio a la Estulticia. Era mirar al fondo, hacia la zona de la presunta Ofrenda de Flores y ver el vacío mientras en la plaza casi no se cabía. ¡Uff!La sociedad de calle dio la espalda al acto principal, simplemente porque los tontos de la gestión se la dieron antes, poniendo vallas para tapar.

El lunes anterior 30.000 personas gritaron durante dos horas, todas bien juntas y en muchas zonas sin mascarilla, en un partido de fútbol. Fueron en total más de 3 horas de aglomeraciones. Lógicas. 

Pero no fuimos lógicos para permitir el Rosario de Cristal o una Ofrenda de Flores con lógico control. No suelen ser actos de mi gusto, pero la historia de la ciudad es algo más que decisiones sin sentido común.

El que no hubo en algunas zonas del Centro del Casco Viejo zaragozano a las tantas de la madrugada con miles de jóvenes borrachingas mientras la policía intentaba impedir asaltos. Si a los jóvenes no les damos oportunidades fuera de la ciudad se quedan en ella a jugar a joder. Es de libro de primero de sociología. No se las deja bailar en locales dispuestos para ello, y si hace buena noche se dedican a romper mobiliarios de las plazas zaragozanas. ¿Eso no era previsible? No aprendemos a gestionar cuando somos políticos de sillón sin formación social.


6.10.21

En Aragón el trabajo cura mucho más que las pastillas


"El empleo es fundamental para articular el proceso de rehabilitación psicosocial de los enfermos de salud mental y para que, como objetivo final, puedan desarrollar un proyecto de vida autónomo"

Así lo ha asegurado hoy la consejera de Sanidad, Sira Repollés, en la gala conmemorativa del aniversario del Centro Especial de Empleo Arcadia de Huesca, de la Fundación Agustín Serrate, a la que ha asistido junto a su homóloga de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, y al presidente de la entidad, Alberto Larraz.

Esto es básico sin ninguna duda, el empleo, el trabajo cura mucho más que las pastillas. Pero tenemos que articular más mecanismos para que se puede recetar empleo a las personas con problemas de salud mental, bajo, medio y alto, como parte de su recuperación. 

La ayuda al empleo y a la formación debe formar parte del recetario básico de los profesionales de Salud Mental.

No es sencillo, no está articulada este tipo de actuaciones, pero hay que buscar ideas, la innovación también cura ante problemas en los que detectamos la medicación correcta. 

Hay que dar varias vueltas al Voluntariado para que no sea una actividad poco reglada, totalmente gratuita y que no cumpla objetivos tan variados como la integración de personas con debilidades en una vida autónoma. Incluir a una parte del Voluntariado como actividad social que ayuda a colectivos, es positivo. Aunque no sea gratuito.

¿Los divorciados aragoneses pueden tener ayudas en el alquiler? NO o SI


Escribo sobre dos cuestiones de ayudas a las personas con problemas económicos que le ha sucedido esta última semana a una persona de mi entorno, para que entendamos que muchas veces las ayudas no son capaces de servir para los que las necesitan por un exceso de normas en ese intento normativo de intentar evitar los fraudes. En ambos casos y sobre el mismo tema, NO teniedno en cuanto a las personas divorciadas.

1/ Un adulto en ERTE desde hace bastante más de un año solicita ayuda al Ayuntamiento de Zaragoza para una ayuda en el IBI del 50% (según lo establecido por el propio Ayuntamiento) por estar en situación ya de grave quebranto económico y le indican que tiene que estar empadronado en la vivienda, cuando esa persona tiene que vivir alquilada fuera de su vivienda, aunque pague ese IBI por mandato judicial, y en esa vivienda vive su exmujer y su hijo y él vive de alquiler en otro piso. NO TIENE DERECHO A LAS AYUDAS.


2/ Pide apoyo a la DGA con arreglo a las ayudas que existen por estar en ERTE para el alquiler de su vivienda actual en la que está empadronado pero le indican que aunque lleve razón, no pueden darle la ayuda pues tiene una en propiedad, aunque no viva en ella, al estar divorciado. NO TIENE DERECHO A LAS AYUDAS. O SÍ.


Es posible que solo sea su problema, pero me da que es de todas las divorciadas y divorcios que no cuentan en las normativas de ayudas y apoyos, aunque los necesiten y muchos pues la pobreza es por desgracia un mal muy repartido.


Nota.: Aclaro que en el caso de la DGA sí existen ayudas si tu vivienda no la puede habitar por sentencia judicial de divorcio, pero esa indicación figura en el BOA correspondiente y no en la página web de solicitud de la propia DGA. Es lógico suponer que casi nadie se lee todos los BOA diarios, para ver la letras pequeñas.

En Aragón vamos avanzando hacia atrás y hemos aprendido a disimular


Ya sé que el camino que nos queda para salir de la pandemia, además de largo va a ser duro y muy costoso. Ayer tuve (otra) reunión con el SALUD y diverso tejido social de Aragón y el desencanto que se respira es tremendo, pero la dejadez de quien gestiona es cuando menos insultante y eso es lo peor. Pero a veces da la sensación de que esta pandemia ha servido también para disimular, para hacer cambios que nadie se atrevía a realizar, para trabajar mucho menos por parte de quien cobra de todos nosotros.

No se puede tener gestionando a gente quemada, cansada, prepotente, que intente engañar a los que le escuchan pensando que son idiotas o viejos sin ánimo de queja. Las situaciones o se dicen como son o se silencian, pero intentar disimular, disfrazar, vender flores cuando los interlocutores son personas voluntarias que saben de qué está compuesto el terreno que se pisa, es como poco triste pues denota falta de respeto.

Salí todavía más preocupado, triste e incluso dolido y esa es la peor sensación de todas. Que me imagine una década no ya perdida, sino retrocediendo hacia 1950 en el trato de los gestores ante los problemas y la sociedad española.

Julio Puente Mateo. Para que no haya duda de quién escribe esto.

4.10.21

El futuro de Teruel pasa por Teruel, aunque no sea suficiente


Teruel por segundo año consecutivo ha ganado población, aunque sea poca, en una espiral de buenas noticias para Teruel que va viendo renacer poco a poco a costa sobre todo del buen trabajo de su propia gente que sabe que es elegir entre levantar la cabeza o hundirse. Y no están dispuestos a rendirse. Crecen las industrias, las ideas para Teruel, sus buenos trabajos turísticos en casi toda su provincia, sus buenos trabajos en industrias agrarias y ganaderas, sus lanzamientos al mapa estatal con su aeropuerto o su gran idea de convertirse en referencia aeroespacial. Sus ideas políticas e incluso algunos buenos trabajos de alcaldes y gobernantes locales.

Teruel se recupera, la Universidad de Zaragoza en Teruel también está trabajando mejor con sus grandes carencias, y ahora todo Aragón debería apoyar y consolidar estas opciones para reforzar el papel del Sur de Aragón en el camino inmejorable de unir el Mediterráneo con el Cantábrico. 

La llegada de fondos europeos y la reorientación del Fondo de Inversiones de Teruel (Fite) hacia proyectos productivos con la participación de los agentes sociales de Teruel es fundamental para ir asentando población y posibilidades.

Sin olvidarnos de que debe aumentar su tejido comercial y su parque de viviendas para poder ser mas sencillo que quien desee asentarse en Teruel lo consiga sin grandes problemas. Y para ello hay que lograr mejores comunicaciones de Teruel hacia Zaragoza y Valencia, y dotar de mas salidas hacia Madrid que simplemente sirvan, aunque los servicios de autobús desde BusBud funcionan siendo insuficientes.

Julio Puente Mateo

Contagios del COVID en Aragón desde su inicio hasta octubre 2021


Esta es la curva con sus 6 puntos máximos de contagios del COVID en Aragón, desde el primer día con datos de contagios hasta este principio de octubre de 2021. Cuesta mucho bajar las curvas de contagios, así que no estaría nada mal que fuéramos conscientes de esto para intentar evitar que en este octubre no se nos escapara de las manos los contagios. Hay que recordar que seguimos en más de 500.000 contagios diarios en todo el mundo, aunque ya sean menos graves por efecto de la vacunación.