28.3.19

Margarita Nuez: tijeras y dedales yeyé desde Foz Calanda.

Porque Aragón también fue arte en forma de moda con mayúsculas en los 60. No solo la mejor poesía social a cargo de José Antonio Labordeta, no solo cine denuncia de poderosa fotografía con Carlos Saura, no solo la capital del rock hispano y de las sinfonolas por obra y gracia de la base americana… Tampoco solo la mejor escultura de la mano de Pablo Serrano, sucesores de Gargallo…

Era también la Zaragoza de modistas en cada rellano, de camareros de chaleco perfectamente vestidos, de los ye-yés españoles cantantes y futbolistas (la ciudad de los Magníficos estaba de mucho subidón) uniformados con espiga y tweed 007.

También la de los mayoristas de zapatos, monos y ropas al por mayor de Delicias y la que contaba con las boutiques más afamadas del norte de España… La de la calle Cerdán de Medias Ángel y sus costuras imposibles… La charmant Calle Alfonso-Rivoli de Pelegrín y Tardío, Vidal Beltrán y tutti quanti…

Incluso de niño recuerdo los paseos entre adultos rodeado por hombres acuerpados y fuertes de chaqueta y cuello vuelto de punto, la imagen del galán Lapetra.

El efecto John y Jackie Kennedy tenía sentido en aquella Zaragoza con innegable influencia americana, la de la hamburguesería Nevada y la discoteca Astorga’s. Fue el universo musical mamado por Plácido Serrano era reversible como las bomber de la base. La emisora de la Base ponía a Elvis y al hijo de Torrero Gavy Sanders a todo trapo.

Lorenzo Caprile clama contra que todo el mundo vayamos uniformados. Echa de menos las tardes echadas en el sastre de olorosa tiza azul y retales en estante de boj. Se pone hecho un basilisco si sus alumnos no saben cuál es la importancia de Balenciaga, Pertegaz y Pedro Rodríguez.

En Aragón sigue pudiéndose disfrutar, especialmente este año, de alta cultura del recuerdo en torno a la moda. En forma de exposición-homenaje al primero, en el Museo Pablo Serrano

La misma tiene como eje de curiosidad la relación última del modisto donostiarra con Textil Tarazona, la creación de diseños para que esta fábrica-maquila diese un estirón de calidad y prestigio. Se menciona en la misma al modisto zaragozano Pedro Esteban.

En Teruel y Olba ya mencionamos que están dándole vueltas a la generación de un Espacio Pertegaz, que complementará y dará alas a ese sector emergente de diseñadores de ropajes para recreación histórica. En la provincia donde tantos trajes se han cosido al bies y pespuntes y dobles trabillas se han repasado por ojos y manos expertas del Bajo Aragón.

Precisamente, en la Aragón Fashion Week de Zaragoza 2019 se ha homenajeado a una costurera bajo aragonesa venida en Barcelona a cotas mucho mayores de excelencia. La modista de referencia de Sofía de Borbón, doña Margarita Nuez.

La musa de Foz-Calanda a la que me dejé conscientemente en mi recorrido por la obra fascinante de varias mujeres turolenses. Porque estuve esperando a reivindicarla como una de las más singulares escultoras de sueños aragonesas del siglo XX. Todo glam y distinción.
26.03 Luis Iribarren

No hay comentarios:

Publicar un comentario