23.3.19

¿Y a quién votamos para Alcalde de Zaragoza?

Esta semana comenzaron los análisis de despedida en la vida municipal de Zaragoza. En los Distritos, poco a poco, Los Plenos se van despidiendo y los Vocales van haciendo balance de esta legislatura, del trabajo hecho y por hacer en estos 4 últimos años. Empecé siendo Vocal del Rabal y terminé escuchando el balance desde el público. ¡¡Uff!!

Está muy feo engañarnos a nosotros mismos. Estos cuatro años han sido para olvidar. Nunca habíamos tenido un alcalde que viniera desde la izquierda comunista o cercana, nunca un equipo de gobierno que siendo nuevo y prometedor, haya resultado un fracaso, no siempre atribuido a ellos. Pero en gran medida sí.

Me lo habéis leído algunas veces. En las empresas ni los aprendices ni los oficiales tienen la culpa de tener que cerrar. La tienen SIEMPRE los dirigentes. Y en el Ayuntamiento de Zaragoza, con zancadillas, con intentos de que algunos hicieran constantemente de Cascos Azules, no se ha logrado lo esperado, lo necesario, lo básico. Y el resultado es negativo.

Incluso ha existido de forma inconsciente pero muy conscientemente, un fuego amigo que no se comprende. Hoy es posible explicarlo, pero dentro de una década nadie lo entenderá. Como tontos, las personas de la izquierda no tenemos precio. Tanto es así, que la derecha, sin políticos de calidad, sin ideas nuevas, sin hacer nada que no sea contemplar, están frotándose las manos.

El balance de estos cuatro años no pasará ni a la “nada”. Y lo poco hecho en positivo se tapa por lo mucho realizado en negativo y lo mas NO hecho o dejado de hacer. Zaragoza es una Gran Ciudad, y ha sido tratado como un pueblo grande. Eso sí, muy bien ayudada en esa labor de ninguneo por el Gobierno de Aragón.

¿Y ahora qué? Pues sin duda ahora hay que trabajar mucho más, hay que buscar nuevos líderes sociales, hay que innovar en política relacional y de consenso, hay que aprender a dialogar y a tender puentes, hay que trabajar más en equipo. MÁS EN EQUIPOS.

No será fácil, nada fácil. Pero lo curioso es que otras ciudades vecinas, de nuestro tamaño o menos, lo han conseguido y les va muy bien. Podemos seguir jugando a jugar, pero eso no sirve. Hay que empezar a trabajar muy fuerte.

¿Quién es capaz de trabajar por Zaragoza y además…, capaz de lograr vías de diálogo con TODOS y de trabajo en equipo? Pues igual hay que votar a esos. Pero antes hay que buscarlos y encontrarlos.Haberlos haylos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario