30.11.18

Tapicerías Bonafonte, Murieron 23 trabajadores en Las Fuentes

Este próximo 11 de diciembre se cumplirán 45 años de la tragedia del incendio de Tapicerías Bonafonte en la Zaragoza del año 1973, un taller que existían en un sótano de Las Fuentes, en la calle Rodrigo Rebolledo número 45, y donde murieron quemados y asfixiados 23 obreros zaragozanos en una mañana bochornosa donde lo mejor es no recordar las larga horas en que se intentó salvar a los trabajadores sin ningún éxito, con errores que hoy nos parecerían infantiles.

Para conmemorar esta desgracia y evitar que se olvide, el partido Puyalón ha solicitado al Ayuntamiento de Zaragoza que se coloque una placa en su memoria en el lugar del siniestro, que ahora es un garaje.

La explosión de un transformador eléctrico que estaba junto a la única entrada del enorme local sótano, hizo que al prenderse fuego desde la entrada hacia dentro, se quemaran los cables de la puerta eléctrica de entrada y esta cayera con fuerza al suelo cerrando la misma y que se impidiera que los casi 30 trabajadores que allí estaban trabajando pudieran salir hacia la calle incluso atravesando las llamas. Junto a la rampa de acceso había una nave en semisótano desde la que se comunicaba con la segunda nave en sótano sin que ninguna tuviera otra salida que la zona donde había prendido el incendio.

Se gritaba en la calle —donde se amontonaron muchos vecinos— que se solicitara ayuda a los bomberos de la Base Americana, pues sus trajes de amianto hubieran podido servir de apoyo para entrar al fuego y desde dentro atacarlo. Pero sobre todo resultó triste ver que desde las 8,20 de la mañana hasta última hora de esa misma mañana, a nadie se le hubiera ocurrido entrar desde un solar trasero, derribando la pared que comunicaba dicho solar con el local. Pared que los vecinos recordamos al día siguiente rota y por donde se sacaron a los fallecidos, y que nadie entendía cómo no fue derribada con una maquinaria pesada, para dar salida a la ratonera de unas naves en sótano donde trabajaban 30 personas.

¿Por qué no tiraron la persiana de entrada que se cerró en los primeros instantes? ¿Por qué abrieron la pared del solar trasero en el único sitio donde había hormigón y por ello se tardó mucho más de lo normal? ¿Por qué no avisaron a los Bomberos de la Base Americana? ¿No fue capaz Inspección de Trabajo de detectar antes que aquello era una ratonera cruel, siendo que pocos días antes ya había existido un conato de explosión en el mismo transformador como se informó en los medios de comunicación de entonces?



No hay comentarios:

Publicar un comentario