30.11.18

El Alcalde de Zaragoza interpretó su sinfonía

Ayer el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, se presentó ante su ciudad con la candidatura para mayo como elemento más novedoso de su discurso. Le quedan muchas cosas que hacer y las piensa hacer. Delante tenía a Violeta Barba que previsiblemente le podría disputar la candidatura lo que nos lleva a una situación curiosa que se aclarará en breves semanas. O no.

Pero sí quiero remarcar algo que me parece fundamental de cara a entender cómo ve Zaragoza un alcalde que observa desde una atalaya, como siempre sucede en todos estos casos de personas de la calle que tienen que tomar responsabilidades altas. Como desde la atalaya ya no se ven las aceras te tienes que fiar de lo que te cuentan, y eso es peligroso.

Las relaciones de ZEC con el PSOE y CHA han sido malas. O lo que es peor, han sido mucho más malas de lo que deberían haber sido. Pero para el alcalde la culpa es del PSOE y de CHA, y nunca de él mismo, que como líder del proceso de un gobierno de izquierdas, supo admitir sus votos pero nunca quiso hablar de su colaboración. Lo hace ahora, para disimular, admitiendo que era necesaria. Pero callando que quien puso cortapisas insalvables fue su equipo.

Y además comete una tropelía que hay que aclarar. No se parece EN NADA la labor que han realizado el PSOE y CHA en el Ayuntamiento de Zaragoza, y mezclarlos en el mismo paquete de adjetivos descalifica totalmente a quien hace el diagnóstico. Pero que no le queda duda al señor alcalde, que sus palabras son muy tenidas en cuenta por todos los implicados, para aprender de ellas y obrar en consecuencia. 

El camino siempre es largo, a veces tortuoso, pero quien dirige la caminata debe ser responsable y además generoso con los demás, si quiere que todo el grupo llegue bien a la meta. Esa suele ser la diferencia entre un líder y un sargento chusquero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario