26.4.19

Qué debería hacer el votante aragonesista el 28 de abril?

El 28 de abril, el próximo domingo, los aragoneses vamos a elegir la forma en que se gobernará nuestra cueva desde Madrid, que aunque suene un lugar lejano para que nos gobiernen nuestra propia casa desgraciadamente es un lugar lleno de aragoneses huidos desde Aragón, muchas veces en contra de sus deseos. 

Y aunque nos digan algunos agoreros que vuelven los años 50, los años 70 o los años 30 del siglo XX, en realidad lo que viene es el 2025 y lo tenemos que tener muy claro. Vamos a votar por el futuro, y no por el pasado. Y en Aragón lo sabemos, tomamos buena nota de ello y actuaremos en consecuencia, pues la sociedad nunca se equivoca… ni siquiera cuando se equivoca.

En Aragón vamos a notar dos ausencias complejas de entender. No habrá papeleta aragonesista. Nadie la pondrá en las urnas, aunque algunos se quieran apuntar a ello desde otros nombres de partidos madrileños.

No van a estar en las urnas ni el PAR ni CHA, por generosidad manifestada con rotundidad en el segundo caso (posiblemente también en el primero) aunque en ningún caso correspondida por el resto de contrincantes, que piensan más en sus puestos que en las necesidades de la sociedad. 

No se ha intentado unir fuerzas políticos desde los partidos que solo obedecen a Madrid, para que todos los aragoneses estuvieran representados en las urnas electorales. Aragón no les importa, ni vienen a darnos sus mitines de florero.

Pero Aragón el domingo tiene (debe) votar con rasmia y declarar en las urnas qué quiere, a quién queremos, por qué queremos a los que elegimos. 

Decíamos en los años 70 que votar era cosa de la izquierda, pues veníamos de una derecha atroz que no nos dejaba votar. Hoy en cambio todos queremos que en Aragón las urnas se llenen de papeletas para que, con rotundidad Aragón diga qué quiere y desde dónde quiere participar. Aunque haya opciones que no nos convienen nada.

Es verdad que habrá aragoneses aragonesistas que dudarán de a quién elegir, pues no tienen nada claro cómo se puede defender Aragón desde Madrid, si se debe pleitesía y obediencia final a Madrid. Vamos a intentar aclararlo un poco. Y luego… tú decides.

¿Quién quiere hablar de Aragón con futuro? Es que todo se resume en eso, así de simple: ser creíble y hablar de futuro de Aragón pues eso supone hablar de los aragoneses. 

Se acabaron los tiempos de lamentos, las crisis sin resolver, la vuelta a la prehistoria de ir montado a caballo cazando con flechas. 

Hay que hablar de futuro, del Aragón del futuro de nuestros hijos y nietos, y hay que plantear ideas que sirvan y sean creíbles. Y no las veo por (casi) ningún sitio. Pero hay tiempo de mejora y de explicación.

Aragón ya nunca más debe consentir que sus dos partidos aragonesistas no estén en las mesas de trabajo y decisión. 

El resto de partidos políticos están compuestos de muchas y variadas personas, algunas muy válidas y que llevan años, toda su vida, en Aragón. Pero algunos partidos nos traen a personas para que las elijamos, y que no saben dónde está Artieda, el Boterón o simplemente la Química. Incluso hay candidaturas que no saben donde están Las Fuentes o Alcañiz, les suena Jaca por la nieve y Teruel por el jamón. Les suena.

En Aragón somos adultos, al menos los que vamos a ir a votar. Y no deberíamos consentir que haya en las candidaturas personas que no nos conozcan de cerca. No somos murcianos ni gallegos, no somos madrileños o vascos, somos aragoneses. Y eso deberíamos exigirlo simplemente por sentido común.

Queremos leer ideas válidas para avanzar, y con demostrar que tenemos ganas de trabajar por Aragón y desde Aragón ya serviría. Y si se nos ve que miramos de reojo a Madrid para buscar cacho… entonces se nos debería retirar de las posibilidades de gestionar Aragón desde Madrid, pues en las empresas privadas nos pueden dar trabajo. 

No queremos para Aragón simples gestores de Comunidad de Vecinos, queremos a personas que sepan qué es Aragón y sus gentes.

Aragón deba hablar de despoblación pero sin mentirnos. Hay que hablar de repoblación si hiciera falta, pero sobre todo de calidad de vida en sociedad, de servicios básicos cubiertos, de organizar el territorio y las posibilidades de este. 

Hay que saber qué queremos mirándonos a los ojos, y eso solo es posible si lo hacemos entre aragoneses que conozcan bien Aragón, sus posibilidades y sus debilidades, sus errores tácticos y sus fortalezas como territorio muy válidos para muchas actividades económicas. 

Aragón eres tú y no se lo debes entregar a nadie que como poco no sea como tú.

Y para finalizar me gustaría hablar a los aragonesistas, a todos. No consintáis nunca más que Aragón no esté unido. 

Somos pocos, somos muy diversos, y como somos pocos la diversidad se nos nota más, pero necesitamos estar unidos. 

Aragón debe ser el “lema de vida” y una vez que lo hayamos asentado y puesto en el valor que le corresponde nos podremos dedicar a ver nuestras diferencias. 

Pero mientras Aragón está siendo comprado, vendido, manipulado, mangoneado o dividido por personas de fuera de Aragón, física o mentalmente…, lo primero, lo urgente, es cuidar la cueva donde estamos todos viviendo, y procurarnos el futuro. 

Nota.: Este artículo lo he publicado en Cierzo Digital.

No hay comentarios:

Publicar un comentario