26.4.19

Ansó, ¿un estándar aragonés? Ladrona de corazones…

Ansó tiene olor a Bourbon de 20 años, es un estándar aragonés de darlo todo, tiene o tuvo ritmo y ahora blues. Le quedan 400 habitantes pero le da para que el candidato del PSOE jaqués sea un descendiente y su actual alcaldesa, Presidenta de Comarca. Eso sí, casi no le quedan ganaderos ni animales en Alano, Estanés, Linza, Guarrinza, Acherito o Ezcaurre, sus míticos praus sin frontera.

Eran tan orgullosos que atravesaban solo por sus propiedades para hacer trashumancia hacia las Bardenas aragonesas y el Castellar, comprando los 120 kilómetros de la Cañada Real ansotana de donde viene el topónimo del monte Sotillo o Ansotiello del Prepirineo de Berdún.

Esos hijos y descendientes de Ansó son los herederos de Puyó y los últimos abuelos con calzones. Siempre te los encontrabas en las segundas unidades, las del verdadero poder, de hospitales, bancos y administraciones aragonesas. Nunca arriba pero siempre oyendo el sonido de la guadaña de cortar cabezas, administrando como montañeses criados para eso.

Hacían queso muy picante que pasar bebiendo vino y que se vendía de maravilla, tuvieron gracias a sus 50 kilómetros de frontera con pasto y arriendos una cabaña ganadera enorme. Además de su serrería municipal que aprovechaba para listones su abundancia maderera.

Cuando el Alcalde (recientemente todas alcaldesas) de Ansó bajaba ataviado a las Cortes de Aragón, era respetado y oído. 

Primero como infanzón, después como regidor de una de las villas origen del Reino de Aragón y además como cabeza de una villa rica y verdaderamente independiente. Que no se tenía que plegar a subvenciones, dádivas ni demás caramelos de las listas cerradas para existir.

Hoy la situación no es la misma, ya no tiene razón de ser rasurarse dos veces por semana por barbero pagado por el Ayuntamiento las barbas cerradas, no pagar practicante ni igualas a los médicos, tener central hidroeléctrica, teatro y museo propios que ahora son vintage, porque tenían la dimensión apropiada, antes que nadie… no ha servido como lucha por subsistir.

Quizá el declive lo marcó la muerte de Puyó y, con él, del queso ansotano con cuajo de oveja mejor que cualquier roncalés

Cuánta actividad espontánea en forma de prohibir la venta de caza, la quema de pastos, el pacharán casero… se ha perdido desde entonces dará para otro capítulo. Todo esta acotau, hasta las listas de los partidos que solo serán dos o una, en ese municipio que tanto y tan sabiamente cambiaba las Corporaciones.

Mientras se ve mirando a puerto el humo de los prados franceses quemándose para evitar males mayores y los ansotanos tienen que comprar queso en Aspe, de oveja de leche más dulce. Aquí hay que pedir permiso para todo y recibir multas de una administración que nunca denuncia las muertes por oso… Qué casualidad que lo hagan los afectados y no los forestales, que tienen una relación con el monte bibliográfica…

Quizá para revertir el desierto demográfico hubiera que volver a todas estas actividades. Mientras la actual alcaldesa de la villa es la presidenta de la Comarca de Jacetania, y lo que te rondaré…

Con jotas del Ansó vibrante, gallardo y casi perdido de José Aznárez:

Virgen Santa de Puyeta     Vos qu’estaz en lomero
casaz pronto a os de Fago     pero a os d’Ansó primero.

Más valen as abarqueras          que llevan as ansotanas
que os pañuelos de seda               que llevan as riberanas”.

24.04 Luis Iribarren

No hay comentarios:

Publicar un comentario