6.4.19

¿En qué se parecen Sevilla y Zaragoza?

Unos días en Sevilla me han servido para ver Zaragoza con otro color. La vuelta siendo nublada y con lluvia no ha tenido nada que ver en mis miradas, pues agua necesitamos a jarras y es un manjar. Pero es verdad que he visto una Sevilla algo diferente a la de mi última vez, no hace ni cuatro años. Todas las ciudades van cambiando empujadas por sus gentes.

Ha crecido mucho el turismo, casi diría que excesivamente en las pocas calles céntricas por donde se mueven todos los extranjeros con libro de viajes. Entrar en el Real Alcázar de Sevilla (o en su Catedral) puede ser un problema si no eliges bien la hora. A primera hora de la mañana las filas de espera inundan casi kilométricas colas. Es mejor hacerlo a partir de las 5 de la tarde, sabiendo que cierran a las 7. 

Me dió envidia y mucha, por nuestra Aljafería, pero es lo que hay, y sin duda nos ganan por goleada. Aunque ojo, nuestra Aljafería tiene mucho que decir e incluso el Real Alcázar de Sevilla está mejor que el Alhambra de Granada, pero unos se llevan la fama y otros cardan los tiempos. 

Es curioso que ambas ciudades, Sevilla y Zaragoza, vivan turísticamente de dos o tres tirones similares. Turismo religioso. Historia árabe. Potencial artístico y cultural. Saber conjugarlos bien garantiza más o menos movimientos económicos.

Pero no estoy aquí para hablar mucho de Sevilla, sino de Zaragoza. Su Museo de Bellas Artes nos gana pero por poco, aunque donde damos un buen repaso a Sevilla es en el Arte Contemporáneo con nuestro IAACC Pablo Serrano. Si le añadimos algunos espacios más como La Lonja o Sástago, Pablo Gargallo o Museo Goya, salimos ganando por goleada. Ellos no necesitan mover tanto hacia su interior ciudadano, pues están volcados no se si de forma excesiva, hacia su turismo extranjero.

Sevilla tiene tranvía y Metro. Del tranvía pues…, en fin…, poco hay que decir. Menos de 2 kilómetros, seis paradas, caro y sin mucho sentido urbano. Deberían haber apostado por el Metro de verdad, pues el tranvía además molesta por las calles céntricas por las que se mueve, construido cuando eran calles con tráfico, ahora peatonales. El Metro de Sevilla está muy bien, caro, con obras que en Zaragoza no son fáciles de hacer, y que no tiene sentido si no es capaz de llevarte por la Ciudad Metropolitana

En Sevilla te lleva hasta Dos Hermanas en una distancia total de 18 kilómetros con 22 estaciones en la única línea existente, de gestión privada pero con participación pública de…: La Junta de Andalucía, que es quien sufraga el precio del billete técnico. No, no es el Ayuntamiento de Sevilla. Pero sigamos hablando y comparando.

Porque en urbanismo céntrico todavía hay otra y es que en Sevilla han ido incorporando muchas calles peatonales o de Cota 0 y están funcionando la mar de bien. Los turistas y los sevillanos se mueven perfectamente por ellas, tal vez sin organizar bien las bicicletas y sin que los patinetes de alquiler hayan llegado todavía a Sevilla. Grandes avenidas rodean el Casco Histórico para los coches, taxi y bus urbano dejando toda la almendra del centro histórico como Casco Comercial y para transeúntes. Plazas, jardines, fuentes, calles peatonales, supermanzanas como las que plantea CHA para Zaragoza repartidas casi con lujuria.

Ha crecido Mercadona, tranquilos que eso es inevitable en todas las ciudades, ha crecido todavía más el uso de la orilla izquierda del Guadalquivir para deporte y paseo, siguen utilizando mucho el agua de su río para deportes náuticos, y siguen teniendo el recinto de la Expo 1992 como un espacio olvidado y alejado de la ciudad. También aquí les vamos ganando, aunque nos parezcamos bastante en los edificios perdidos o con mal uso.

¿Para qué sirven pues las Expo Internacionales, si luego no somos capaces de utilizar sus hermosos edificios nuevos como centros de tirón turístico dejando espacios casi vacíos de personas, en vez de utilizarlos como dotación a las ciudades para crear más puntos de atracción que los meramente históricos?

Sevilla se nota muy financiada por la Junta de Andalucía y eso me produce mucha envidia. Joer, lo tengo que decir y remarcar. Sí, es envidia. Ellos saben que Sevilla es el corazón de Andalucía y que sin corazón no se puede funcionar bien. Obama no hubiera ido a Jaén o a Málaga, ni a Huelva o Almería. Va y vuelve a ir (dicen que muchas más veces de las comentadas) a esa Sevilla que no defrauda, que tira y empuja. Que congrega y marca ritmos. 

Lo hace también Córdoba pero de otra forma y Málaga desde el turismo rico. Pero siempre mirado todo desde la Sevilla de donde emanan para todos los andaluces los giros y los colores, el sol y el agua. Y lo admiten con normalidad y positivismo. En Aragón vemos a Zaragoza como la que se lleva la chicha. Un error. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario