11.4.19

Centenario de Bauhaus y su influencia en Aragón

Soy un cazador de ciudades, promociones de viviendas baratas o diseños inspirados por Bauhaus (no marca de bricolaje). De mi viaje a Berlín lo que más recuerdo es su arquitectura industrial y el museo de esta corriente artística, no solo arquitectónica, porque me recordaba su relación con la industria manufacturera industrial, de la que Zaragoza ha sido y es una de las principales locomotoras del Sur de Europa. En muebles, lo ha sido Valencia.

Pues bien, no paseé tanto en Berlín por Unter den Linden —el equivalente a Paseo Independencia, el Paseo de Gracia o los Champs Elisées—, repletos de neomudejarismo, edificios de estilos eclécticos con elementos neogóticos junto a columnas clásicas o con alta capacidad simbólica por tratarse de sedes bancarias, las de Correos y Telefónica en Zaragoza, etc.- sino que visité más su periferia: la ciudad Siemens, el aeropuerto Tempelhof y sus barriadas de edificios depurados e incluso brutalistas en Kreuzberg y Friedrichshain.

Ya no pude ver del mismo modo esos bloques erigidos en los 60 pero también antes para laminar la constante emigración agraria a las escasas ciudades aragonesas. Ejemplos de una planificación arquitectónica a escala humana para que todas las habitaciones tengan ventilación, superadores del formalismo por no contener ningún elemento que no sea funcional sin renunciar a que sea bello, con esas líneas rectas y balcones en España que tanto recuerdan a la pionera “Casa de la Cascada” de Frank Lloyd Wright.

Mis edificios y promociones racionalistas-Bauhaus favoritos fueron concebidos con posterioridad de postguerra pero con su indudable sello de calidad. Entre todos, el Grupo Salduba de Zaragoza de José de Yarza –tan graciosamente alemán pero matizado por el urbanismo árabe con la introducción de una sabia acequia en sus espacios verdes centrales-.

En Huesca Ciudad, la pequeña en extensión pero preciosa Ciudad Jardín –un remanso de paz poco visitado de la capital oscense, pero enormemente ennoblecido por sus edificaciones unifamiliares racionalistas y la preciosa actuación efectuada por el Ayuntamiento con la urbanización del cercano parque Padre Querbes-. Es un espacio lleno de guiños a la escuela alemana homenajeada, incluso en las promociones de nueva planta erigidas en los diez últimos años. Ha sido diseñado por el arquitecto Paco Lacruz.

En Teruel, los bloques de viviendas del Ensanche, en el primer tramo de la Avenida de Sagunto. Con ese punto de vistosidad y toque de arcada aragonesa y ladrillo que nunca puede faltar en esta ciudad de la extremadura aragonesa abundante en artesanos de origen o inspiración mudéjares. Que te trasladan a Fez o Estambul, y por ende a Sarajevo, por momentos.

11. 04 Luis Iribarren

No hay comentarios:

Publicar un comentario