30.9.19

La Formación Profesional en Aragón debe cambiar

Hablaba antes de la necesaria calidad formativa de los habitantes de las localidades con futuro, mas en las medianas localidades aragonesas con una clara enfermedad de despoblación. Es imprescindible repensar el Aragón actual en clave formativa de calidad y el papel de la Universidad tiene que ser clave

Nunca me ha gustado esa separación tan contundente entre Formación Profesional de Grado Superior y Universidad, ni la separación absurda entre Formación Profesional de Grado Medio y las empresas, hoy empezando a cambiar a través de la Formación Dual. 

No es así en otros países europeos y creo que debería replantearse sinergias entre ambos caminos educativos, y cambios ni leves ni para lavar la cara del expediente. Ya sé que hay miedos en el mundo educativo.
Hoy la demanda de mano de obra cualificada en Aragón es mucho mayor que la oferta de ciudadanos con experiencia y formación cualificada. También hay Clases a la hora de poder acceder a los puestos de trabajo y desde la izquierda hay que entender mucho mejor esto y defenderlo desde otros puntos de vista. Una buena formación profesional es una buena manera de defender salarios dignos y nivel de vida digna y libre.

Sobre un 35% de los aragoneses que terminan su carrera universitaria son ciudadanos sedentarios puros. El resto, el 65% se van hacia otras comunidades u otros países en busca de un mejor futuro. Estos datos son duros de asimilar y es falso lo que dijo una ministra de que es bueno que se vayan pues después vuelven con mejor formación. Y es falso porque muchos de ellos ya no vuelven. Otros sí vuelven pero no siempre somos capaces de articular futuros profesionales dignos a su formación.

Sobre todo es negativo el hecho migratorio universitario porque los aragoneses que se van de Aragón son los mejores formados, y los que quedan en relación a los que se van tienen una formación menor y menos actualizada. Y siendo egoístas, porque su educación la hemos pagado entre todos como una inversión costosa, aunque casi nadie se de cuenta de esto.

La Formación Profesional de Aragón tiene que mirar más en el espejo del País Vasco o de Alemania. Y basarse en cinco objetivos (mínimos) claros, asumibles y contundentes.

1/ La Formación Profesional tiene que ser PERMANENTE e inculcar en los alumnos que en todos los campos actuales, la actualización de la formación es la garantía del trabajo. La Formación Profesional DUAL ha llegado con muchos años de retraso pero es positiva. A partir de ella hay muchos caminos laterales para explorar cambios.

2/ Es imprescindible una interacción mucho mayor entre la FP y las empresas, los puestos de trabajo. No es necesario volver al aprendizaje de los años 70 pues todo evoluciona, pero aquel sistema con cambios era bueno. La FP actual está muy quieta, es muy rígida amparándose en que los conceptos básicos tienen que ser siempre muy parecidos. Y eso puede servir como explicación para los primeros meses, pero no para los últimos. Cada año hay que actualizar casi todas las ramas de FP y eso es agilidad formativa que tiene que realizarse con el propio mercado de trabajo.

3/ La FP tiene que contener muchos más elementos formativos para que quede mejor representado el autoempleo, la innovación, la autogestión de las posibilidades de cada persona. La FP tiene que enseñar a crecer, a invertir, a correr riesgos, a equivocarse, a aprender fuera de la propia FP.

4/ La FP tiene que trabajar mucho más en la formación de equipos, en lo cambiante del mundo actual, de la propia liquidez clara del mercado laboral pero cuidando de no caer en las indignidades ni en el esclavismo 3.0. Y sobre todo debe especializarse en esos miles de micro nichos de trabajo muy técnico, si no de forma contundente, sí abriendo miras de futuro a todos los alumnos. Si ponemos el mundo de las energías o de la electricidad o de las Artes Gráficas, lo que se enseña en FP son temas muy generales, pero hay que abrirse a decenas de posibilidades laterales de cada uno de esos oficios y en eso radica parte del éxito de los alumnos en su búsqueda de la excelencia vital.

5/ En la propia reflexión sobre la FP es posible que haya que estar cambiando constantemente de Ramas formativas que se ofrecen a la sociedad. Es muy claro que hay oficios en retroceso donde poder encontrar trabajo es muy complicado y poder defenderte con un sueldo digno mucho más. Esos Ciclos Formativos deben desaparecer un tiempo o adaptarse, o reciclarse contundentemente. Y estar constantemente creando nuevos Ciclos Formativos, donde el mayor problema y lo sabemos es tener personal profesional que los pueda impartir. Por ello los cambios normativos de entrada de personal ajeno al mundo educativo puro es una de las posibles soluciones que se acompañe de la Formación Profesional DUAL. Los mejores profesional de cada sector deberían ser los que impartieran clases a los alumnos. No es posible entender la FP con profesores reciclados que NUNCA han trabajado en talleres o empresas, y que se actualizan a través de libros o cursillitos. Y por desgracia, sé de lo que hablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario