8.9.19

La izquierda municipal de Zaragoza se equivocó

Las horas que hemos dedicado toda la izquierda municipal en Zaragoza ciudad a pensar, hablar, reflexionar y diseñar los Presupuestos Participativos son incontables. El resultado además de ser negativo para ZEC lo ha sido para la ciudad y para los zaragozanos. 

Desde el primer momento se veía el error, y también en CHA estuvimos algunas personas en contra de esa idea de participación, pues suponía negar importancia a las Asociaciones de Vecinos y crear un supuesto de participación ciudadana que era muy fácilmente manipulable como así fue desde el primer instante.

Errores de este tipo, más cuando ya venía de errores tasados en Madrid que los habían intentado poner en funcionamiento un año antes, han supuesto la pérdida de la izquierda del Ayuntamiento de Zaragoza. 

No siempre lo que en apariencia nos creemos “bueno” para la sociedad, es realmente bueno para la sociedad. No todo lo que soporta el papel, lo soporta la realidad social. Hay que saber “leer” los comportamientos sociales antes de que sean inevitables. El "buenismo" también tiene una reglas en positivo y otras en negativo. Es una filosofía que permite varias formas de actuar.

Al final, al recoger la cosecha de tres años de Presupuestos Participativos en Zaragoza, quedan muy pocas cosas positivas. Arreglos en colegios sobre todo cuando eso lo debería haber realizado la DGA y nunca el Ayuntamiento de Zaragoza, algunas obras menores y perfectamente empujadas por colectivos muy concretos y poco más. 

Y (casi) todas las demandas que solicitaban las Asociaciones de Vecinos hace cuatro años, siguen sin cumplirse, en el mismo lugar del cajón del olvido.

Otro ejemplo son los carriles bici que ahora deja caer el actual Gobierno (muy) conservador del Ayuntamiento de Zaragoza. No hay que diseñar ideas en el último año de mandato. Hay que terminarlas. 

Las Calles Cota Cero son otro ejemplo de libro. En Europa funciona muy bien, se están aumentando en todas las ciudades. En New York también. 

Pero en Zaragoza estas ideas útiles las han defenestrado desde los gestores conservadores, hasta que se den cuenta de que son positivas. Ahora se niegan… simplemente para llevar la contraria a las ideas de la izquierda municipal de Zaragoza.

Se ha perdido mucho tiempo en asuntos equivocados que se debería haber dedicado a otros menesteres, se ha dejado el campo trillado para negar todo lo hecho, no se han acometido cambios profundos en por ejemplo el Reglamento de Participación Ciudadana, no se han realizado arreglos que afecten al corazón de “muchas” personas, primando ideas infuncionales y dando vueltas otra vez a los mismos temas de siempre.

Gestionar, en política, nunca es eternizarse en los mandatos, por eso hay que saber gestionar los tiempos MUY bien, y saber qué toca en cada mes de cada año.

No hay que mover veinte asuntos poco a poco, pues al final no se logra sacar ninguno hasta la meta final. Hay que coger un solo asunto y trabajarlo hasta terminarlo. Y luego otro, y tres este otro. 

¿Cuando edificios vacíos y con proyectos hemos dejado desde la izquierda, llenos de ideas sin acabar, sin haber avanzado casi nada en torno a ellos y que ahora serán presentados por el nuevo Ayuntamiento de Zaragoza, conservador pero muy listo, como obras suyas, ya que la izquierda fue siempre incapaz de sacarlos adelante?

Ejemplos como la Harinera de San José hay muy pocos, y ese es el ejemplo más claro para demostrar que la izquierda cuando se dedica a trabajar sabe hacerlo. Pero cuando se dedica a teorizar, se pierde en el intento y en los tiempos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario