4.9.19

Aragón y la España Vaciada. ¿Qué puede aportar el aragonesismo?

La España Vaciada, Aragón y Soria sobre todo, grita con toda la razón, reclamando ayudas, soluciones, cambios, trabajo, gente, servicios. Todo en uno, cuando ya el problema se ha hecho tan grave que las soluciones son todas drásticas. No hay en la España Vaciada posibilidades de tener hijos a miles que eviten las despoblaciones de los próximos años, décadas si llegamos a ellas.

Aragón es de los espacios geográficos con más gravedad ante este problema, sobre todo en algunas Comarcas perfectamente identificadas. Pero se multiplica el problema y no se avanza nada en soluciones. Puede que falten ideas novedosas, pero sobre todo creo que faltan medidas complejas de las que los propios habitantes actuales de las zonas despobladas no quieren ni oír hablar. Hay papeles, documentos, pero no hay rasmia, incluso tampoco hay dineros.

En mero ejercicio básico de reflexión, si algo falta (gente) hay que llevarlo a donde falte. La simpleza de la ecuación es de resultado nulo. Hay que resolver problemas, no crear otros nuevos. Así que eso, tan simple en todas sus vertientes no nos sirve.

Nos sirve como solución la discriminación positiva. Si hay un problema que afecta más a unas zonas sociales que a otras, por solidaridad pero también por egoísmo, hay que ayudar a resolver el problema. Antes de que los aragoneses se escapen de Aragón, hay que ayudar a los aragoneses. Así de simple, aunque no sea efectivo, porque nadie quiere ayudar a los aragoneses a que no escapen de Aragón. Así que tendremos que ser nosotros mismos los que tomemos medidas.

Mejores servicios, optimización de recursos, más análisis del futuro de las sociedades, más implicación social, más motivación de los propios aragoneses dentro de ese aragonesismo en positivo que tan mala prensa tiene.

Sí, seamos sinceros. El ARAGONESISMO suena a negativo, a malo, a Cataluña. Y los medios de comunicación de Aragón lo utilizan para darse un tiro en el pie de todos los aragoneses. El aragonesismo no tiene nada que ver con el independentismo, sea el croata, el catalán o corso. Explicar esto es imposible. Me rindo, pero lo tengo que advertir.

Los equipos de trabajo, y Aragón es un equipo de casi millón y medio de personas, necesitan motivación, sentido de grupo, sensación de que sus trabajos para mejorar el entorno son precisamente para eso, para lograr que su entorno, su “cueva” sea más respetada. 


El aragonesismo no se diferencia mucho de esa sensación básica de mimar tu hogar, cuidar tu comunidad de vecinos, estar a gusto en tu barrio, en tu localidad, en tu territorio. 

¿Quién va a cuidar Aragón, si no somos los propios aragoneses? 

¿Se puede creer en Aragón, en sus posibilidades, sin ser por eso aragonesista? 

¿Hay una sola forma de ser aragonesista o hay varias?

¿Quién dijo que todas las formas de ser aragonesista no son válidas, respetables y que deberían trabajar más unidas?


Y sentirse bien es entendernos mejor, creer en nuestras diferencias y sobre todo en conocer desde dónde venimos y hacia dónde queremos ir. Cuando hablamos de la historia de Aragón y de su realidad, somos conscientes todos de que Aragón tiene muchas historias. No somos católicos simplemente. Somos siempre mezcla, aunque a muchos esto les suena a pecado. Somos judíos, árabes e íberos.

Y por eso precisamente, somos aragoneses. Y queremos respetar TODA nuestra historia, donde hay partes muy positivas y partes tremendamente equivocadas. Pero somos tan buenas gentes que incluso a los trastatarabuelos de nuestros trastatarabuelos que se equivocaron, los queremos. 


04/09/2019 Julio Puente

No hay comentarios:

Publicar un comentario