27.1.19

El Dios Moncayo nos mira vestido de blanco

En Aragón tenemos al Dios Moncayo, la frontera más hermosa con los hermanos sorianos. El fabricante de Cierzo, el hacedor del fresco, la figura tumbada que vigila a Zaragoza para que no nos escapemos.

Creo que incluso la Castilla más aragonesa no podría existir sin el Moncayo, pues creo que les sirvió para marcas distancias y defensas. Para no ser tierras de Aragón. O para que Aragón no fuera nunca castellana.

Nota.: Imagen de Luis Iribarren

No hay comentarios:

Publicar un comentario