20.2.19

Litera alta oeste en Aragón: paraíso de silencio oscense

Aragón se torna siciliano o abruzzi en Alins del Monte, bellísimo y desconocido enclave literano

Es obligado dar una vuelta por Aragón cada cuatro años y vislumbrar su pulso, sus fortalezas DAFO que sin duda las hay. También lo que queda por hacer.

En Litera, concretamente en Binéfar, hay una industrialización 3.0 que se vislumbra: ampliación de Fribin, implantación de Pini y adquisición de suelo industrial de reserva hasta su agotamiento como en Monzón. Unos 1000 puestos de trabajo y camino de una ciudad de 15000 habitantes. Bueno para Huesca.

Luego están los kiwis y terneros de calidad de Tamarite, las industrias de Altorricón y los helados de Alcampell, el balneario de Camporrells al que referirse con mayor detenimiento –ese gran desconocido en un Aragón que debería disfrutar de sus turbones-.

Pero si todo ello, si la industria agroalimentaria de Benabarre tan sutil en sus chocolates y quesos, si todos los alojamientos rurales de la Litera Alta este, la fronteriza con Cataluña, están viviendo una edad de oro es gracias a la pasarela del Congost de Montrebei, la navegación de Canelles por el mismo –que está empezando a presentar problemas por saturación- y la pesca del black bass desde los tres embarcaderos catalano-aragoneses del pantano.

Sin embargo hay tesoros ocultos patrimoniales y paisajísticos al lado de esa Guara 2 en que se está convirtiendo el Montsech aragonés.

Está el mayor carrascal virgen de Aragón entre Estopiñán y Purroy de la Solona, están las fascinantes lagunas de Estaña…

Pero, sobre todo, hay una ruta gran desconocida en Aragón con abundantísimo patrimonio histórico, etnográfico y natural. Se trata de la A-1237 que, partiendo de Monzón, atraviesa por magnífico viaducto en Canal de Aragón y Cataluña con destino a Benabarre. Atravesando Azanuy y Peralta de la Sal por las faldas de la Carrodilla Sur, en un paisaje semejante al reputadísimo de Alquézar o Naval.

Varios núcleos se suceden en desviaciones por barrancos, actualmente cuasi abandonados. Se trata de Alíns del Monte, Calasanz, Gabasa y Cuatrecorz… Solo por la raigambre de los apellidos que han generado ya merecerían una visita detenida.

Después están los singulares cascos urbanos de las citadas Azanuy y Peralta de la Sal, ambas con dialectos propios del ribagorzano. En la última, el Colegio calasancio destaca como uno de los injustamente desconocidos pero principales hitos conmemorativos aragoneses. Es un Escorial en toda regla, que alberga colonias de verano.

Es el trabajo que queda por hacer en esta fértil y laboriosa comarca… La puesta en valor gracias a la trufa negra, la almendra de gran calidad y los viñedos de altura de este paraíso oscense con poca afluencia. Cercano a Monzón o Binéfar pero mal comunicado. Un lugar de los pocos que existen en Huesca donde sentirse tan ancho como en el Sistema Ibérico.

Congost de Gabasa: singularísima formación caliza prepirenaica, que da lugar a un soto espectacular y todavía virgen. Sí, en la provincia de Huesca, lo ha formado el río Sosa que tanto brama por Monzón una vez cada 50 años. Territorios y paisajes costistas.

19.02 Luis Iribarren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario