16.11.20

¿Deberíamos conocer en Aragón los datos de fallecidos en las Residencias de Personas Mayores?

¿Alguien se imagina qué sucedería si se murieran 1.000 personas en empresas de la construcción o del metal o de Artes Gráficas en Aragón durante 8 meses? Se nos han muerto 1.000 personas en Residencias de Personas Mayores en Aragón, y NO TENEMOS ni los números exactos, ni el nombre de las empresas, ni los datos básicos para analizar el problema y plantear cambios y reformas que sirvan para evitarlos en el futuro. 

En Aragón había al comenzar la crisis de la pandemia por COVID entre 17.000 y 19.000 personas internas. Se calcula que ya han superado los 1.000 fallecimientos de aragoneses en Residencias de Personas Mayores declaradas como tal, aunque sospechamos que son algo más. Y el silencio de datos pormenorizados es clamoroso. 

Es seguro que lo saben los gestores administrativos que deben inspeccionar, controlar, gestionar incluso este tipo de empresas públicas y privadas, pero ni ellos ni los periodistas se atreven a meter el dedo en la herida. 

—¿Para qué queremos decirlo ahora? —nos responden.

¿Alguien se imagina si se hubieran muerto 1.000 personas en otro sector de Aragón y no se quisieran dar el tipo de empresas y su nombre alegando que… para qué sirve eso? La única manera de evitar que se repita eso mismo en otra Ola es conocer los motivos, analizarlos y reflexionar. Y si se conocen, rectificar con suma urgencia.

Simplemente porque dar los datos es la única manera de SABER. Si lo queremos evitar hay que saber. 

Por ejemplo debemos conocer si hay más fallecidos en privadas o en públicas, en rurales o en ciudad, de un tamaño grande o de otro, asistenciales o no, más casos en las que se han inspeccionado antes o en las que casi no se inspeccionan, en las caras o en las baratas. 

HAY QUE SABER y para eso hay que conocer datos. Pero no los hay a la luz pública por temor y miedo a que la sociedad se cabree.

No queremos dar esos datos de forma pública, y eso nos lleva a sospechar que efectivamente, quien conoce todos estos datos NO LOS QUIERE HACER PÚBLICOS. Insisto en la primera pregunta. ¿Si hubiera sido un asunto de 1.000 fallecidos en empresas privadas y control privado, soportaríamos el silencio?

¿Dónde está el sistema democrático que impide conocer datos públicos de gestión o inspección pública amparados en que ellos no lo creen necesario que se conozca? ¿No da la sensación de que nos siguen tratando como a niños y lo consentimos?

Todavía yo por mi edad bebo de los años 70 cuando creíamos —los que construimos esa Transición de Mierda según algunos— que se podía poner luz y taquígrafos sobre la gestión pública. Estoy a veces ya muy mayor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario