9.11.20

En la Zaragoza de 1954 se pedía limosna para los suburbios


Los suburbios sería una forma de llamar a los barrios pobres, degradados, fuera de la ciudad consolidada, marginados, con carencias graves de servicios públicos, donde se malvivía (o se vive mal todavía) y en donde la gente trabajadora y normalmente joven intenta ganarse el derecho a la supervivencia. 

La habitabilidad suele ser entre regular y mala, aunque es verdad que en las últimas décadas se ha trabajado mucho por su mejora social en todo el mundo occidental, incluso trabajando por la erradicación de este hecho urbano, nada de su existencia es admisible.

Es Justicia Social que no haya suburbios, y en la Dictadura franquista se evitaba su existencia tapándola, y empleaba para conllevar su existencia con la Caridad. 

Esta imagen nos muestra unos anuncios de la Zaragoza del año 1954, donde se requerían limosnas en las iglesias de nuestra ciudad para los suburbios zaragozanos. 

Y sobre todo es curioso el lema "Piensa en los suburbios" adviento que…: los que leen los periódicos o los que van a dar las limosnas en las iglesias NO viven en los mismos ni sufren la falta de dignidad de los suburbios. Quien conoce algo indigno no deja de pensar en ello.

El trabajo se circunscribía en "Piensa en los Suburbios" y dales unas limosnas. De lo demás… ya iremos viendo con los años. Para más dolor hay que decir que estos anuncios se publicaban en las semanas de diciembre cercanas a la Navidad, para tocar la fibra de los que se creían católicos pero hacían muy poco por los suburbios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario