26.5.21

Estómago Artificial en la Zaragoza de finales del siglo XIX


En las Farmacia Bueno de la plaza San Pedro Nolasco de Zaragoza se vendían hace algo mas de un siglo los llamados "Polvos del Dr. Kuntz" que curaban todos los problemas de los estómagos delicados. En un solo día eran capaces estos polvos de quitar los dolores de estómago, de cintura o de espalda, como si tuvieran algo que ver unos con otros, aunque es cierto que los de aquellas famosas úlceras que no se sabían los motivos, cuando se ponían bordes doblaban a cualquiera.

Eran unos gránulos que contenían Pepsina: 15 g; Diastasa: 30 gr; Citri. Bismuto: 90 gr; Cl. Cocaína: 1 gr y Bicarbonato sosa: 6,65 gr. Incorporaba pancreatina, una enzima proteolítica de origen animal, aún en uso, muy novedosa en la terapéutica del siglo XIX. También contenía un poco de cocaína, un producto que entonces estaba aceptado y era corriente en algunas medicaciones, e incorporaba bicarbonato y bismuto, que actualmente también este último se considera tóxico.

Era un producto español patentado en 1893 por Gayoso y Moreno, que quiso asociar un antiácido como el bicarbonato de sosa, con un calmante (cloruro de cocaína), junto con la antiséptica y cicatrizante acción del citrato de bismuto y proporcionar al estómago los fermentos digestivos diastasa y pancreatina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario