6.8.20

Zaragoza en consenso debe defender una financiación municipal lógica

Por muy retorcidas que se intenten buscar las explicaciones desde el Gobierno de Madrid o desde la FEMP, dejar a la ciudad de Zaragoza sin las ayudas económicas necesarias para paliar parte de los desastres de la pandemia, parece de juego de trileros. 

Pero Zaragoza y Aragon, por culpa de todos nosotros, esta acostumbrado a sufrir los sustos y las zancadillas. No es sencillo encontrar apoyos ni entre nosotros mismos, para el simple sentido común de que somos la quinta ciudad de España.

El alcalde Azcón logro ayer el consenso (otra vez) para mostrar de inicio la disconformidad del Ayuntamiento de Zaragoza y para defender a la ciudad de esa decisión de dejar a Zaragoza sin un euro de los 5.000 millones que se van a repartir diversas ciudades españolas. 

Como también hay unanimidad a la hora de considerar totalmente injusto el reparto de esos fondos que dejan fuera a Zaragoza. Habrá que buscar otras fórmulas legales para lograr que Zaragoza no se quede sin las ayudas por simples problemas contables que se utilizan para distorsionar la realidad.

En la junta de gobierno de la FEMP el acuerdo final solo sumó los 12 votos a favor del PSOE, por los 12 en contra de PP, PdeCat y Ciudadanos. La abstención de Unidas Podemos y el voto de calidad del presidente socialista de la FEMP lograron que se aprobara.

El alcalde Azcón recordó que si esos 5.000 millones se repartieran entre todos los ayuntamientos, no solo entre algunos, significaría que a Zaragoza le llegaran 71.300.000 euros. 

Es cierto que todo viene de muy atrás, con la llamada Ley Montoro del PP que obligaba a los ayuntamientos a unas prácticas económicas que impedían destinar los remanentes y ahorros a las necesidades de las ciudades. 

Y donde también parece haber acuerdo y debe ser trabajado con rotundidad desde Madrid, es en que la financiación municipal en España está obsoleta, es injusta y hay que modificarla en profundidad. 

No puede ser que la pelea absurda en tiempos de crisis entre deudas pendientes, remanentes e ingresos sirvan para explicar decisiones que afecten claramente a la vida de los ciudadanos, que no entienden en nada estas prácticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario