2.12.19

CHA entra a moverse fuerte de cara al siglo XXI

El sábado Chunta Aragonesista decidía (decidimos) que había que cambiar de dirigentes, que se debía abrir una nueva etapa, que tras la XI Asamblea General de CHA ya no contaría con el actual gobierno orgánico y que habría que buscar nuevos equipos de trabajo. Se abría así un cambio de alguna manera profundo, del que podría salir una CHA totalmente diferente (o no) y con riesgo de construirse deprisa y corriendo si no se trabaja antes.

Los partidos políticos, todos, necesitan cambiar y estos cambios siempre son un terremoto interno que a veces notamos y a veces no. Depende de las habilidades de los que sujetan los hilos. Siempre es mucho mejor que los debates y las tensiones, si las hay, se cocinen lentamente en casa y sin interferencias, pues para un buen plato se necesitan cocineros que sepan los ingredientes que hay en cada casa.

CHA al contrario de lo que piensan muchos aragoneses y sobre todo casi todos los medios de comunicación aragonesa y casi todos los partidos políticos y bastante tejido social, es un partido político MUY necesario en Aragón


Desde la desaparición del PSA, Aragón se quedó mudo y ciego de izquierda aragonesista y puramente aragonesa, y aunque hay partidos aragoneses de izquierda, ellos mismos saben que quien habla por ellos no son aragoneses de acción, ni hablan por y para Aragón. Somos pocos en la izquierda con posibilidad de hablar y además muchos de esos pocos siempre miran de reojo al Madrid Celestial.

CHA es imprescindible en Aragón además, porque todos nuestros vecinos tienen opciones políticas como CHA que saben defender sus territorios desde la palabra y la acción, y a los que no les importa nada o casi nada sus vecinos territoriales pues no hay pienso para todos.

Así que las decisiones de CHA a principio de febrero son muy importantes para Aragón, sobre todo si sabe trabajar desde el siglo XXI por ese Aragón que debe dejar de quejarse, para continuar mucho más activamente por el trabajo de implicar, motivar, mover las entrañas de las y los aragoneses.

Aragón tiene problemas, pero también tiene fortalezas claras y sobre todo necesidades que hay que empezar a mover en algunos campos claramente olvidados en los últimos años o décadas. 

Puedo hablar de la Cultura, de la posición de Zaragoza en Europa, del Arte, de la Educación Superior, de las Nuevas Economías, incluso del Turismo y de los nuevos conceptos de Despoblación o Vaciamientos que no siempre son negativos, de las Comunicaciones micro y macro, y de Vertebrar Aragón también en lo micro, pensando en las personas muy mayores que están quedando en los vacíos simplemente porque o no quieren o no pueden marcharse. Sin olvidarnos para nada de recuperar el respeto de Aragón y la autoestima necesaria para ser.

Y en eso CHA debe seguir trabajando duro. Por tener presencia, por tener espacio en la sociedad aragonesa, por tenerlo en TODA la sociedad y no solo en ese tejido social que no siempre vota o defiende luego a la CHA imprescindible.

CHA ya es mayor de edad, y en esa madurez se puede caer en el gran error de envejecer muy rápidamente. Y no es cuestión de tener cuadros de personas con pocos años o con muchos años, sino de tener ideas adaptadas a los nuevos tiempos o querer seguir viviendo de los años 90. Ni los jóvenes son siempre jóvenes ni los mayores son siempre viejos.

La política hoy además de líquida necesita colaboración, trabajo en equipos multidisciplinares, intercolaboración con “otros”, participación desde abajo pero con líderes que marquen los caminos.

Los líderes de formaciones políticas deben hablar, opinar, configurar equipos novedosos y útiles a la sociedad que va por la calle, y saber abrir caminos. 

La opción puesta de moda en estos momentos, de estar preguntando el líder todo a todos, a mi no sirve. Eso es no querer tomar responsabilidades. 

No es necesario preguntar si se está pegado a la militancia y se sabe qué opinan estos. Las decisiones las tienen que tomar los equipos orgánicos, no las militancias, pues estas tienen que decidir quién forma esos equipos y en su momento si fuera necesario, tumbarlos.

Estarán pues las y los compañeros de CHA en este enero y febrero, intentando trabajar por Aragón, sin olvidarse que sin trabajar fuerte por CHA será muy complicado trabajar fuerte por Aragón. Yo cierro un periodo muy interesante en la política aragonesa, no por abandono, en absoluto, sino por la lógica decisión de que para que todo cambie, todos debemos cambiar.


Julio Puente Mateo - Ajovín

No hay comentarios:

Publicar un comentario