26.12.19

Las Fuentes Montemolín de Zaragoza, y sus divisiones de barrio

Los Distritos municipales de Zaragoza vinieron a poner una división administrativa en la Gran Zaragoza que ya era una gran ciudad y que necesitaba crear los Consejos de Distrito a semejanza de otras ciudades y con ello dividir la ciudad no tanto en barrios tradicionales como en zonas de más tamaño. Incluso en estos años ya 20 del siglo XXI se habla como se hizo antes de ampliar el tamaño de estos Distritos hasta acercarlos a los 70.000 a 100.000 habitantes cada uno de ellos. 

Es una división más lógica si va acompañada de cambios profundos en el Reglamento de Participación Ciudadana, pues eso supondría por lógica que a los Distritos se les dota de más financiación propia, de algunos operarios para resolver problemas propios sin tener que depender de la Plaza del Pilar, y una capacidad básica de tomar decisiones que ahora siempre pasan por los Plenos del Ayuntamiento. 

No hablo de aquellas decisiones importantes ni de las que tengan que ver con zonas colindantes, pero parece absurdo que para arreglar una baldosa rota, dar permiso de obras menores o privadas y vigilar la poda de árboles, siempre todo tenga que venir desde el Ayuntamiento central.

Pero estas administraciones supra barrios supone la pérdida del espíritu de estos, pues nunca son uno sino la suma de varios, muy marcado en algunas zonas como el Rabal, pero que coexisten en todos ellos.

Aquí os dejo Las Fuentes y Montemolín con las divisiones de sus diferentes espacios urbanos. A la mayoría de los vecinos esto les sonará a extraño o curioso, pero es parte de la historia y de los vecinos que llevan toda la vida en el mismo espacio urbano. Incluso en el mapa sacado pero ampliado de Zaragoza Vivienda, vemos por un lado como la zona denominada Compromiso de Caspe está dividido en dos bloques distintos en la sensación vecinal, como también podemos entender algunos nombres que no para todos los vecinos son los mismos. Por ejemplo la Fachada Este se le conoce como Tranviarios. 

Mantener pero sobre todo conocer la realidad urbana sirve para seguir realizando estudios muchas veces sociales. Yo pertenecí suficientes años a Ebrópolis como representante de un partido político, y sé los grandes trabajos estadísticos que se realizan para poder dividir la ciudad de Zaragoza en zonas y así acertar más en las particularidades de cada componente urbano y social y diseñar luego decisiones para cada zona en particular. Cada espacio urbano requiere un tratamiento distinto, con arreglo a su realidad y a sus necesidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario