5.8.19

Viviendas indignas y ocupadas en la Zaragoza que no queremos ver

En Zaragoza está aumentando el número de ocupaciones de edificios y viviendas por familias que intentan vivir en unas condiciones que no son las mínimas en cuanto a calidad de servicios, en condiciones a veces indignas para familias que incluso en algunos casos tienen niños pequeños. En muchos casos estas situaciones las conocen las propias familias, los vecinos más cercanos a estas viviendas y los Servicios Sociales, que no pueden hacer nada que no sea corroborar que esto existe y que no es trabajo de ellos resolver, excepto apoyando en alguna pequeña medida para que la calidad de vida sea lo más controlable posible.

La solución pasa por evitar las ocupaciones descontroladas, por crear un tejido de vivienda social que sea capaz de acoger a estas familias, y precintar los edificios que se quedan desocupados y en condiciones penosas. Todos los edificios tienen dueños, lo que no garantiza que estos edificios tengan solución fácil ante el peligro de derrumbe y de insalubridad social. La realidad legal de muchos de estos edificios es muy compleja y las soluciones difíciles, excepto tapiarlos o derribarlos si amenazan peligro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario