26.8.19

Après ski, Aragón y Sierra Nevada by Lorca pero Morgan

Se anuncia en Canfranc una nueva instalación de ruptura de estacionalidad. Es oportuno ante el cambio climático ese que niegan, con menos nieve y, sobre todo, caída más irregularmente cada año.

En mi bal ancha sigue habiendo una tertulia de sabios abuelos conocedores del paisaje, que me ilustran de que regatos en invierno llevaban más agua que el caudal del río Aragón a su paso por la Canal de Berdún este verano. Determinados emplazamientos como Bagüés, imagino que incluso Alcalá de Gurrea… se erigieron al borde de barrancos de aguas constantes incluso en verano. Donde en el agosto más de mojarse tripa, llegaban a abrevar las caballerías.

Ahora, los jabalíes y corzos de los accidentes que enrronan los montes, hacen enormes desplazamientos y asustan, colisionan al bajar a beber por la noche a los pocos cauces con agua que perviven.

Así que iniciativas como la tirolina de Hoz, las excelentes rutas BTT de Sobrarbe o la televisiva vía ferrata de Sorrosal en Sobrarbe, la especialización gastronómica de la Bal de Benás, los viñedos y manzanos en altura, la trufa y el anunciado teleférico de Canfranc a Ip harán país en cualquier momento del año. Superarán la nieve-dependencia y hay una apuesta estratégica a realizar más allá de en Pirineos como escenario de Aramón.

Sierra Nevada es una estación especial, un santuario ecológico. A 50 kilómetros del mar y 30 de una gran y ubérrima ciudad y vega. Tiene más relación paisajística con el Monte Líbano, la estación de esquí del Monte Hermón en Israel, la que un loco inglés proyecta en Malawi –el Monte Kenia y el Kilimanjaro son Patrimonio de la Humanidad por generadores de leyendas e intocables, como el Fuji que tampoco tiene pistas-, o la curiosísima de Ifrane, cerca de Fez en el Atlas marroquí.

También es pariente este paisaje de Gúdar-Javalambre, donde en la primera se ha presentado iniciativa de pista sintética que será también un importante reclamo para iniciarse en verano.

La estación granadina es un balneario de nieve purísima de excelente calidad, con unas vistas propias del Moncayo. No es un escenario alpino. Por ello, ha sido pionera en après ski de antorchas engalanando el Mulhacén.

En verano organizan un reputadísimo festival denominado: “Sierra Nevada por Todo lo Alto” que llena de música desde hace 10 años el paisaje de alta montaña granadino en verano. Replica al invernal y de felicísimo nombre “Sun & Snow Festival”, tan descriptivo de la peculiariedad de la estación.

Como de Granada son Lagartija Nick, Lori Meyers, Los Planetas o Soleá (más que Estrella) Morente, entre muchos, el cartel nunca defrauda. Con que suban ellos solos ya llenan y ponen en el mapa a la sierra cantada por Lorca en verano.

Aire de Roma andaluza le doraba la cabeza donde su risa era un nardo de sal y de inteligencia. ¡Qué gran torero en la plaza! ¡Qué buen serrano en la sierra!

Extienden el efecto indie-flamenco de esa Zaragoza musical del sur, con tanto eco y buena prensa Babelia. Era muy inteligente programar. Este fin de semana tocarán mis muy apreciados Morgan, contraprogramación indie madrileña de los soberbios Love of Lesbian, de la Casetas barcelonesa.

Quién pudiera estar o supiera, bajo el recortable luz de luna de los volcanes que aprendimos de memoria como los más altos de la Península, que no de España... No descarto haceros una crónica en directo alguna vez en la vida.

21.08 Luis Iribarren

No hay comentarios:

Publicar un comentario