13.10.22

La Jota y el Folk aragonés, deberían ir más de la mano


Yo también apoyo a la Jota Aragonesa, incluso también a la Jota castellana o valenciana, y a su vez apoyo al folclore aragonés en todas sus expresiones, por lo que no entiendo que no se apoya al folk y se haya continuado con sus expresiones artísticas en las Fiestas del Pilar 2022. una torpeza de torpes, o lo que suena a peor, de gentes mal intencionadas que confunden al tocino con la velocidad, y ellos me entienden.

La música histórica en Aragón es una expresión artística muy antigua, que perdura en numerosos espacios no siempre bien valorados como los Infanticos del Pilar, y que en el último siglo se que transformando con la recuperación de instrumentos antiguos, claramente aragoneses, con nuevas composiciones y nuevos textos.

La clásica Jota Aragonesa se ha visto acompañada por música aragonesa nueva, con cantautores que conforman la Nueva Canción Aragonesa, con versiones de Jota cantada y bailada, nada aplaudida por los conservadores de algo que no detectan que la Jota clásica se está convirtiendo en lánguida y repetitiva, lo que ocasiona círculos excesivamente concéntricos alrededor de esa propia Jota.

La música folk aragonesa tiene un espacio muy necesario de confluencia y de mezcla, de recuperación y de representación muy seguida, con representaciones muy apegadas al territorio, a sus fiestas, a sus acompañamientos vitales.

Las albadas, los mayos, las romerías y procesiones, la Navidad, los trabajos del campo, las rondallas, las fiestas de Quintos, los entierros, las fiestas de la siega o de la vendimia, paloteados o dances, los carnavales o la Semana Santa, las canciones de bodega, son espacios de la sociedad aragonesa que utilizan la música histórica folk (de folclore apegado a su tierra) desde hace muchos siglos.

La Jota española es más tardana, tiene poco más de dos siglos de vida mientras que el folk tradicional se viene utilizando de forma documentada desde hace al menos seis o siete siglos, y puesta de nuevo en valor en el siglo XX como Chicotén, Hato de Foces a los que fueron siguiendo numerosos grupos por todo Aragón.

A veces intentamos explicar que la Jota Aragonesa tiene más de 2.000 años de antigüedad y que eran bailes de conquista ritual, con tambores, gritos y saltos, donde si la mujer deseaba conocer al hombre respondía acompañando esos saltos y bailes en pareja alrededor del fuego de la fiesta. Estamos hablando pues de folk, de folclore ancestral.

En la imagen vemos un salterio o chicotén, que se suele tocar junto al chiflo, como instrumento que aúna la percusión con la cuerda y el viento en el mismo músico.



No hay comentarios:

Publicar un comentario