18.8.21

Cuando un comercio de la calle Alfonso se va, algo se muere en Zaragoza


Cuando un comercio "de toda una vida" tiene que cerrar algo se pierde en la ciudad, en la historia reciente de cada ciudad que lo ve perderse. Sea Zaragoza como este caso, o sea cualquier ciudad del mundo, que en todas sucede lo mismo. No somos conscientes de lo que representa cerrar tiendas con servicios que se van quedando ajados, para que al final abran comercios "de plástico" o de franquicias que son iguales en todas las ciudades.

El paisaje urbano se empobrece y convertimos a las ciudades en gemelas idénticas, lo que nos quita esa prima de diferenciación, tanto para los que nos visitan, como para nosotros los que habitamos. Los mismos café, las mismas tiendas iguales de color y decoración, de productos y de precios. Podría parecer un plus de calidad cuando en realidad es un déficit. Podemos comprar aquí las mismas gorras con el logotipo de NY que en la Quinta Avenida, pero es curioso, allí no se pueden comprar adoquines del Pilar o frutas escarchadas. Ni chorizo de Ólvega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario