13.8.21

30 castillos de Aragón. No somos Castilla pero tenemos castillos


Aragón es también tierra de castillos, de hermosas construcciones medievales que se conservan a veces de forma extraordinaria por todo nuestro territorio. No somos Castilla, somos Aragón, pero también tenemos castillos pues hemos tenido mucha historia, muchas batallas entre muchas civilizaciones, y eso deja huella en el territorio. 

Desde el siglo XI tenemos el Castillo de Loarre como una fortaleza idílica, preciosa, en un paraje maravilloso. Hay que verlo desde fuera, cuando se llega y lo vemos al fondo dominando la zona desde su propio montículo, y hay que disfrutarlo desde dentro, visitando su interior e imaginando ese castillo lleno de gentes del entorno y soldados, intentando defender el territorio.

En Quicena, en la Hoya de Huesca, se encuentra el castillo de Montearagón otro edificio del siglo XI que desde muy cerca de la ciudad de Huesca ya nos indica que sirvió para mirar a la capital de reojo antes de conquistarla. Románica aragonés para visitar y tras ello irse a Huesca para ver San Pedro el Viejo.

En Monzón tenemos un castillo de los mejor conservados de toda España, un edificio defensivo que hicieron los árabes en el siglo X que en 1143 fue entregado a los templarios para convertirlo en monasterio convento y cuartel cisterciense. Eran tiempo en los que la iglesia y el ejército eran muy familiares.

Hay que visitar la localidad de Ainsa y disfrutar de sus calles, de su plaza y de los restos de su castillo. Otro edificio de mediados del siglo XI donde algunos eventos de verano potencian sus labores turísticas. Como fue casi constantemente ampliados durante seis siglos, es la mezcla de sus variados usos militares lo que podemos contemplar hoy

El castillo de Benabarre está en la Ribagorza y construido por los árabes fue reconquistado en el años 1062. Otro castillo aragonés muy bien conservado y digno de ser visitado pues observaremos un castillo que por su posición se conservó como recinto militar hasta hace unas décadas al ser frontera con Cataluña. 

No podemos dejar de visitar La Aljafería, palacio y castillo, fortaleza y maravilla árabe que desde Zaragoza y siendo hoy sede de las Cortes de Aragón, es visitable tanto su zona árabe como sus espacios de los Reyes Católicos.

Del siglo XIII tenemos en la provincia de Teruel el Castillo de Peracense a casi 1.400 metros de altitud, asentado sobre la roca de su montículo y que se construyó para hacerlo casi imposible de conquistar.

En Alcañiz tenemos el Castillo de los Calatravos que hoy es su Parador Nacional. Visitar el castillo es aprovechar el momento para ver su claustro, comer allí mismo o incluso tomar posesión de una de sus habitaciones para soñar que estás durmiendo en un castillo defensivo.

El Castillo de Albarracín está casi derruido, pero conserva sus recinto amurallado con torres defensivas que se sabe adaptar a la montaña que servía de una defensa natural.

En Mora de Rubielos, acercándonos a la provincia de Valencia tenemos el castillo de Los Fernández de Heredia del siglo XIII, grande y con un diseño militar fue sobre todo palacio de las grandes familias de la época.

No debemos olvidarnos del Castillo de Valderrobles del siglo XII en el Matarraña, un edificio gótico que se construyó sobre las ruinas de un anterior castillo árabe de época anterior a la citada. Un edificio muy bien conservado con todas las zonas clásicas de los castillos militares de la época.

Todavía nos quedarían en la provincia de Teruel los castillos de Puertomingalvo, el de Alcalá de la Selva llamado Castillo de Los Heredia o el templario de Castellote, el Castillo Palacio de Celadas, el de Santa Croche en las afueras de Albarracín, o el Castillo del Cid de Villel.

De la provincia de Zaragoza debemos recordar el Castillo de Alhama de Aragón que ya se nombra en el Cantar del Mío Cid en un territorio que fue Castilla y Navarra antes de ser Aragón.

Como tampoco hay que olvidar los castillos de Anento, de Ateca, de Biel, el de Ayyud en Calatayud, los restos del de Godojos.

Pero volviendo a los grandes castillos muy bien conservados debemos detenernos también en el de Illueca o Castillo Palacio del Papa Luna donde nació el Papa Benedicto XII. Y visitar también el Castillo de Mequinenza junto a su embalse construido entre los siglos XIV y XV; la Torre de Caspe llamada Fuerte de Salamanca del año 1875 como ejemplo de moderno Castillo militar, o el Castillo de Sádaba del Siglo XIII con siete torres y perfectamente conservado incluso tras haber soportado numerosas batallas.

Debemos no olvidarnos del castillo de la Peña de Ayllón en Uncastillo del siglo XI que se afianza sobre los restos de otro castillo anterior del siglo X, o el Castillo de Trasmoz junto a Tarazona del siglo XII.


No hay comentarios:

Publicar un comentario