19.2.21

¿Qué escombros nos encontraremos cuando dominemos el COVID?


No entiendo bien los confinamientos provinciales en Aragón, y no soy negacionista de casi nada, y menos todavía de la gravedad de la pandemia del COVID. Pero hay muchas maneras de enfermar, y no todas se curan en los hospitales, y mucho menos con unos confinamientos sin lógica. E intentaré explicarme.

No solo yo, ni algunas otras personas de Aragón no entienden las medidas, tampoco en otros países entienden bien si los confinamientos sirven para lo que se necesita o si no hemos sido capaces de repensar otro tipo de soluciones tal vez más duras pero mucho más cortas en el tiempo. 

Que la única defensa que nos planteen los que Gobiernan sea quedarnos en casa (las personas responsables) es absurdo para el funcionamiento de una sociedad, cuando sí hay otras medidas posibles. 

Las personas pueden morir o quedar heridas por el hambre, por el desempleo, por la soledad, por el abandono, por la depresión, por la pérdida de sus puestos de trabajo o de sus ahorros, por no tener relaciones familiares, por cambios sociales que no siempre entienden.

Pero desde el punto de vista práctico es increíble que ya pueda irme a Calatayud o Caspe desde Zaragoza y al revés, mientras no me puedo ir a Gurrea de Gállego. Tampoco a Mianos ni a Ruesta pues las carreteras se entrecruzan por la provincia de Huesca. Y tampoco a Anzánigo donde hay media docena de vecinos fijos. En cambio podemos llenar IKEA de personas y GranCasa de más personas. Como además es lógico hacerlo pues las personas necesitan sentirse vivas. 

¿Por qué no hemos escuchado algo más a los psicólogos, psiquiatras, economístas, sociólogos, estadísticos, veterinarios?

Tampoco entiendo bien que los viernes y fines de semana sigamos manteniendo los cierres a unas horas absurdas, y yo no soy de bares. Y que no se potencien las zonas verdes, los parques, las calles anchas peatonales, los espacios de cultura con todos los controles que seamos capaces de inventar.

Tampoco entiendo bien que no se hayan creado corredores verdes libres para pasear, ni que la vacunación sea tan lenta, ni que se quieran mezclar no se bien por qué motivo (o si lo sé, me lo callo) los datos de las UCI llenas y los casos diarios de contagios, para tomar decisiones.

Si la única defensa que hemos podido imaginar en 13 meses de pandemia es quedarnos en casa, sin duda estamos demostrando nuestra incapacidad para encontrar soluciones más imaginativas, es decirnos que como sociedad no estamos en una posición de auto defensa que sea válida. No existe conocimiento claro sobre la forma de contagio. No se han realizado estudios válidos en España sobre los efectos positivos de las vacunaciones masivas ni de los efectos de medidas distintas.

No funciona la APP RadarCOVID, no se saben hacer test masivos para detectar la enfermedad de forma aleatoria, no se han previsto sistemas de auto defensa en locales públicos como bares y restaurantes antes de cerrarlos. Por ejemplo exigir que tuvieran siempre ventanas abiertas y quien no pudiera adaptarse no podría abrir. Seguimos observando en autobuses urbanos que hay usuarios que cierran las ventanas.

No entiendo que en una ciudad pequeña tipo Palencia, Orense, Huesca, Teruel o Soria no se haya vacunado a toda la población en el mes de enero, a toda, para analizar de qué manera afecta en su conjunto una medida de este tipo. También hubiera sido interesante que en alguna localidad menor como Alcañiz o Jaca se hubiera hecho un estudio de contagios muy amplio y eficaz para elaborar estadísticas de las formas de contagio.

Pero si hay algo que me preocupa por la demostración de que no somos capaces de defendernos, es que tras 13 meses de pandemia NO HEMOS SIDO CAPACES de crear grupos de trabajo añadido para la Sanidad Pública. 

No es posible crear médicos de familia en 13 meses, pero sobran meses para enseñar a ser Auxiliar de enfermería. Sobran meses para crear Cuerpos de Ayuda en la Salud como en cualquier guerra para auto defenderse. Sobra tiempo para que los Auxiliares ayuden más a Enfermería y a que Enfermería quite trabajo a los Médicos. 

Seguimos sin saber con seguridad si la Vitamina D sirve para algo, qué tipo de medicación (de las varias probadas) hay que dar a los enfermos graves, si con una dosis de vacuna es suficiente o si hay que poner la segunda dosis a los ya contagiados, si el método de vacunación por edad es el correcto para evitar males mayores en la sociedad, si nos contagiamos por la boca, por la nariz o por los ojos, si los aerosoles son brutalmente graves, si el contagio por contacto es importante o no en el desarrollo del número de casos.

Curiosamente hemos optado por comprimir los horarios semanales en comercios para que las personas previsiblemente salgan menos de casa. Pero existe la otra forma de lograr que haya menos gente en la calle y es abriendo los comercios y locales de ocio muchas más horas semanales para que las personas se dividan entre los tiempos de apertura. Desde las 7 de la mañana a las 11 de la noche, los siete días a la semana.

Sobre un 45% de las personas de esta sociedad ya asume su ALTA RESPONSABILIDAD en la autodefensa. Y se cree que hay un 15% de gente irresponsable que incluso intenta saltarse todas las normas que se ponga, incluidas las de no salir de la provincia. Hay que trabajar sobre esos condicionantes sociales para evitar males mayores, pues el cansancio social es muy alto.

Ahora en Aragón y sin tener que esperar a la CincoMarzada (otra tontería para demostrar que se nos trata como a niños, pues enseguida viene San Jorge, Semana Santa, luego la Feria de Abril, y así en España llena de fiestas podemos estar toda la eternidad basándonos en eso) debería existir libre circulación entre las provincias de Zaragoza y Huesca, e incluso entra algunas Comarcas de Teruel. 

Deberíamos haber aprendido a costa de habernos enseñado mil veces mil, que la auto responsabilidad es fundamental. 

Que no necesitamos policías de balcón, sino ciudadanos responsables. Que Aragón necesitará seguir existiendo en el 2025 y en el 2030, y no podemos estar atados constantemente de unos Servicios Públicos abandonados y una Economía en precario, mientras en otros países van avanzando en vacunación a un ritmo muy diferente. ¿Qué derrumbe nos quedará en la España de 2022, cuando todo esto está ya casi dominado? ¿Qué escombros nos encontraremos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario