2.2.21

Pieles de Zaragoza - 48 - Fachada rota de corcho blanco


No siempre hay que entender de todo, así que uno mismo como lego en muchas materias se ha quedado sorprendido que la fachada de un edificio antiguo de Zaragoza que fue restaurada hace pocos años, rehabilitado todo el edificio, en realidad esconda entre sus tripas una fachada de corcho blanco. Que por cierto se va rompiendo como un juguete viejo, como piel cuarteada a la que le sale una enfermedad y se pudre.

No digo que no sea lo correcto, digo que yo me he quedado asombrado, que no parece —pues soy tonto en estas materias— la forma más correcta de lograr que una fachada dure mucho años si la cubrimos de corcho y le damos una manica de pintura y algunas añadidos más. Pero ya advierto que no entiendo de casi nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario