5.2.21

Pieles de Zaragoza - 50 - Telas de antaño por amor


La historia manual se cuelga al aire a jorear, a secar del lavado, a dar color al patio, a dejarse ver. La colcha es contenedora de sueños, de ganas, de ideas, de compañías y vuelos sin moverse. Una colcha de ganchillo es mucho más que un trabajo sin horas, es sobre todo amor de persona mayor, es cariño entre los hilos.

La fotografía de Luis Iribarren nos dejan ese gusto humano a la relación familiar que vamos poco a poco tirando por el desagüe de la nada, pues no somos capaces ni de buscar un sustituto válido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario