17.8.22

Libro aragonés de liturgias, de la Reina Felicia de Aragón


Esta obra de arte de plata dorada con figuras de marfil pudo haber servido como la suntuosa portada de un libro sagrado. Incorporando una variedad de materiales costosos y técnicas artísticas refinadas, representa el tipo de trabajo de lujo muy apreciado por la gente noble medieval.

La escena central de la Crucifixión se encuentra casi intacta, con figuras de marfil talladas individualmente y montadas sobre la base de plata dorada dominado por la cruz. Jesús, la figura más grande y volumétrica, está flanqueada por su madre María y San Juan Evangelista. Además, dos figuras anónimas de luto se ciernen sobre la cruz, ocupando espacios típicamente designados para el sol y la luna o pares de ángeles.

Las inscripciones cortas martilladas desde la parte posterior de la superficie de plata proporcionan el nombre abreviado de Jesús de Nazaret en la parte superior de la cruz y, en la base, las palabras "Felicia Regina".

Por lo tanto, la placa nombra a la probable persona destinataria de esta obra, la reina Felicia de Aragón y Navarra. 


Felicia de Roucy tuvo un papel importante en la historia de Aragón. Nacida hacia el año 1050, hija de Hilduino IV de Montdidier y de la condesa Adela de Roucy, fue la esposa del rey Sancho Ramírez de Aragón y madre de Ramiro II y Alfonso I.

La reina Felicia, que reinó a finales del siglo XI, pudo haber ordenado hacer este trabajo y regalado después al convento de Santa Cruz de la Serós. El convento, situado cerca de Jaca, tenía estrechos vínculos con la familia real y daba la bienvenida a muchas mujeres miembros de la familia en su comunidad.

En la actualidad esta pieza —aragonesa en su primeros tiempos— se encuentra en el Museo Metropolitano de New York.

No hay comentarios:

Publicar un comentario