9.8.22

El Rabal zaragozano, pintado a mano, coloreado


Durante algunas décadas las postales comerciales y turísticas, hechas como fotografías en blanco y negro, se coloreaban a mano para venderse. Un trabajo artesano tremendo. 

Luego algunas de ellas se reprodujeron en tipografía antes de la llegada de la litografía. Y dejaron ejemplos realmente curiosos como esta postal del Arrabal zaragozano, lleno de verde, vacío de edificios. 

Es una postal muy curiosa de principios del siglo XX con una Zaragoza ya desaparecida, como es lógico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario