14.8.22

Aragón, tierra de desiertos, quema sus zonas boscosas y forestales


Se nos quema Aragón, se quema lo que es verde y tiene vida natural, no se queman los desiertos, se queman los bosques, los sotos, las zonas en donde la naturaleza todavía sigue viva. Y En Aragón de eso no sobra. Ahora la toca al Moncayo.

Este 2022 está siendo terriblemente duro con los incendios forestales e incluso muy peligroso con los incendios cerca de localidades, de zonas habitadas. 

En Aragón, que durante décadas hemos estado relativamente bien, este año hemos sufrido, estamos sufriendo, un número de afectados terrible para nuestra despoblación.

Sí, también esto es efecto de la despoblación, del abandono de las zonas rurales y de los caminos y los bosques, de encerrar la ganadería en naves inmensas en donde los animales son números apuntados en un ordenador. No creo que seamos capaces de aprender.

Los incendios no se pueden resolver con cubos de agua, con mangueras domésticas, con unos alrededores salvajes pues ya ni se limpian si hay ganado que lo limpie. Lo sabemos, nos lo repetimos, y nos callamos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario