14.8.22

¿Deben seguir las nuevas terrazas en la calle, ampliadas por la pandemia?


El debate sobre las terrazas en todas las ciudades españolas está sobre la mesa municipal, también en Zaragoza. Durante la pandemia —que no se ha acabado— todos entendimos que había que sacar la vida a la calle, al aire libre. Que los interiores contagiaban más que nada. Y se optó por abrir las normas para poder montar terrazas en la calle de bares que lo solicitaran con unos criterios bastante abiertos.

Hicieron sus inversiones, dieron un servicio añadido, quitaron espacios peatonales en aceras o espacios de aparcamiento en calzadas y ahora toda empezar a repensar.

¿Es el momento de quitarlas? ¿Todas tienen los mismos criterios de cierre? ¿Son un servicio para una parte importante de la sociedad? ¿Es posible compaginar estos espacios con los de los peatones y los coches? ¿Se logró amortizar la inversión?

Todas estas preguntas y algunas más hay que hacérselas antes de volver a la situación anterior. Las prisas son malas consejeras para todo y todos tenemos que ser conscientes de que tras la pandemia tendremos asuntos pendientes. pero tras la pandemia, que de momento aunque nos parezca lo contrario, nadie garantiza que esté dominada al completo.

La terraza que vemos en la imagen, en la Plaza de España de Zaragoza, se montó muy anteriormente a la pandemia, y no se trata de revisar conceptos de este tipo, pues cumple un papel para el turismo y para los zaragozanos, que es muy interesante. 

Normas sí, controles sí, impuestos con arreglo a lo que ocupan y a su actividad también. Pero hay que admitir que cumplen un papel urbano interesante.



No hay comentarios:

Publicar un comentario