4.1.21

Los trágicos sucesos de Zaragoza en verano y otoño de 1591


Ante cualquier historia escrita siempre por los vencedores no existe casi nunca unas solas líneas que sepan explicar lo ocurrido. Ante los gravísimos hechos que casi destrozaron Zaragoza y los Fueros de Aragón del año 1591, hay mucho material escrito con ideas diversas, finalidades diferentes. Este texto que os dejo abajo es francés, escrito por la historiadora del mundo hispano, la francesa Héloïse Hermant. 

---------------

En 1591, Zaragoza fue el epicentro de una revuelta destinada a defender los Fueros Constitucionales Aragoneses contra Felipe II, en el caso "Antonio Pérez". Este exsecretario del Rey, acusado de alta traición, había huido de las cárceles de Madrid y se había refugiado en Zaragoza, donde, como aragonés, había pedido ser juzgado según los Fueros. La Corte de Justicia de Aragón, máxima autoridad en materia de derecho foral, lo había puesto en la cárcel de “Manifestados” en espera de su sentencia.

El intento de Felipe II de eludir la magistratura aragonesa entregando el caso a la Inquisición (por supuesta herejía del secretario) provoca un motín en Zaragoza, que preludió varios meses de disturbios, marcados por episodios de violencia. y por un clima de sospecha generalizada, alimentado por el juego ambiguo de las instituciones que apoyaban al Rey.

La llegada de las tropas de Felipe II, el vano intento de oponerse por parte de un ejército aragonés a esta "incursión militar que consideraban extranjera" violando los Fueros de Aragón, la huida de España de Pérez, la celebración de Cortés en Tarazona (1592) y la orquestación de una represión rigurosa, puso fin a la secuencia.

Mientras los disturbios sacudían a todo el Reino, especialmente cuando el ejército de Felipe II entró en Aragón, siendo Zaragoza fue su epicentro. Un examen del espacio de la revuelta muestra el lugar central de la dimensión urbana. La ciudad no solo proporciona un marco para eventos trágicos, sino que, como lugar de concentración de poderes y superposiciones jurisdiccionales, era el escenario necesario.

La toma de posesión o la neutralización de determinados edificios, en particular las cárceles (la de los Manifestados cerca de la plaza del Mercado o la de la Inquisición en el antiguo palacio-fortaleza musulmán de la Aljafería, a las puertas de la ciudad) constituyen marcadores de la revuelta.

Además de su función, el significado que se atribuye a los lugares y su fuerza de polarización dependen de la forma en que los ocuparos y de cómo los apropiaros. Caminar por la ciudad, ocupar el espacio sonoro, marcar el paisaje urbano con escritura, incineración o fragmentos de bala, jugar con los límites entre el espacio público y privado, conspirar, huir o esconderse, todo este gesto rebelde supone un conocimiento íntimo del espacio y los mecanismos de convivencia propios de la capital aragonesa.

Convertida en una ciudad encerrada en sí misma, la ciudad insurgente entonces reprimida es sometida a un doble movimiento de fragmentación y desfragmentación del que sus murallas de piedra conservan la huella.

El respeto por los Fueros aragoneses y el cúmulo de problemas pendientes que giran en torno a la defensa de los monárquicos, hicieron de Aragón un polvorín, que cristaliza en torno a la persona de Antonio Pérez. El “cuerpo simple” del secretario se convierte en el foco de amargas luchas para ponerlo detenido a veces en las cárceles de los Manifestados, cerca de la plaza del mercado y del Palacio de la Diputación, a veces en las cárceles de la Inquisición en la Aljafería.

La prisión de los Manifestados se convierte así en el símbolo del respeto a los Fueros (o libertades de los aragoneses en su gobierno) y la Aljafería, el de una jurisdicción inquisitorial al servicio del tiránico poder real de Felipe II.

Anexa a un sistema penitenciario liberal, la prisión de manifestados, adscrita a la figura del Justicia de Aragón, también se conoce como la "Prisión de la Libertad". La ciudad es el teatro necesario para estas fricciones porque concentra poderes encarnados en lugares que constituyen sus banderas e identidad. Las jurisdicciones complementarias, que representan estos lugares, a menudo chocan y, por lo tanto, proporcionan una lucha que los individuos y grupos explotan para lograr sus fines.

Los dos principales disturbios (24 de mayo de 1591 y 24 de septiembre de 1591) ocurrieron así durante el intento de trasladar a Antonio Pérez de la cárcel de Manifestados a la de la Aljafería. En el primer caso, el operativo realizado en la madrugada fue inicialmente exitoso, con el visto bueno de la Justicia y la Diputación, pese a las recriminaciones de los simpatizantes de Antonio Pérez que, tras darse cuenta del traslado, habían obligado a la Entrada del Palacio de la Diputación para exigir la entrega del secretario a la justicia aragonesa.

Al regresar con las manos vacías, los rebeldes armados con arcabuces y pistolas se dividieron en dos grupos. El primero irrumpió en la casa del Marqués de Almenara acusado de ser la raíz de todos los males. El segundo rodeó la Aljafería y exigió el regreso de su héroe a la prisión de los Manifestados.

Amenazados con forzar el edificio, quemarlo (se colocan troncos alrededor) y matar a los inquisidores a su paso, los insurgentes prevalecen contra los indefensos sitiados. Al mismo tiempo, el Marqués de Almenara fue hecho prisionero. En el camino a la plaza del Mercado, es brutalizado por la multitud que lo abuchea, lo insulta y lo golpea con piedras, cuchillos y balas. Murió unos días después a causa de sus heridas.

En el segundo motín, otro intento de extraditar a Antonio Pérez a la Aljafería, llevado a cabo con gran fanfarria bajo la égida del nuevo virrey, fracasó de forma similar. Desde un balcón de la plaza del Mercado que da paso al penal de los Manifestados, los notables aragonesas reunidos para la ocasión asisten no al espectáculo del traslado del exsecretario, sino a su liberación por parte de sus simpatizantes, encabezados por Gil de Mesa y a la fuerza con los gritos de "Viva la libertad".

Este último se apoderó del edificio, provocando algunos muertos y heridos. Los soldados que debían supervisar el operativo no resistieron y en el proceso los insurgentes prendieron fuego a la casa donde se encontraban las autoridades. Los representantes de la ciudad, el reino y el rey escapan de un linchamiento público a costa de una persecución increíble. El secretario de la Inquisición, un diputado y un jurado que vinieron a buscar a Pérez a su cárcel, así como los treinta arcabuceros que custodiaban el lugar deberán huir por lo alto de la cárcel y pasar de techo en techo hasta la casa del Justicia.

Los dos centros penitenciarios (Aragones y el de la Inquisición), la casa de Almenara, el Palacio de la Diputación y secundariamente las casas particulares de los representantes de los distintos poderes (real, municipal, foral) constituyen puntos de destino cuya captura se torna vital para el triunfo de un campo. El caso es obvio para las cárceles ya que apoderarse de ellas es neutralizarlas.

En cuanto a la elección del lugar de la retención de Antonio Pérez, designaría de facto la jurisdicción dominante en ese tiempo de revueltas. La inscripción de la revuelta en el espacio, por tanto, está marcada y ordenada por "lugares simbólicos" y "lugares de juego". Desde su prisión, el exsecretario transmitía órdenes a sus aliados, escribía pasquines (a veces con varias manos) y cartas y recibía a todos los que le mostraban simpatía.

La cárcel de Antonio Pérez era pues, un espacio poroso que de ninguna manera unía las manos del secretario. Hombres, textos, objetos alimentan un flujo permanente del que los juicios dan idea, mientras Pérez proyecta su sombra sobre la ciudad.

La ciudad, por tanto, no es un espacio neutral y mucho menos un receptáculo pasivo. En su propio tejido, el tejido urbano condiciona el despliegue y manifestación del poder y el éxito o fracaso de las peleas de uno u otro bando. Durante los dos motines de 1591, las cortas distancias entre los lugares de poder y las cárceles permitieron las idas y venidas de los insurgentes entre la Diputación y la prisión Manifestados, así como el asalto simultáneo a la Aljafería y la casa de Almenara.

La centralidad del penal de los Manifestados y la funcionalidad de la plaza del Mercado en la que se ubica explican la facilidad con la que Pérez recibió a los visitantes, la celeridad con que sus partidarios se dieron cuenta de su desaparición en la mañana del 24 de mayo, y la deslumbrante eficiencia. Además, la concentración de los principales lugares de poder (Palacio de la Diputación, Iglesia del Pilar, Catedral de la Seo, Lonja, Palacio Arzobispal, etc.) todos agrupados a la altura del antiguo foro romano, que se cubre en parte de la Plaza del Pilar, informa sobre la velocidad a la que circulan las informaciones y los rumores.

Por el contrario, cuando los soldados de Felipe II ocupan Zaragoza, el Justicia responsable de haber liderado la resistencia armada contra el rey es encarcelado en un lugar no revelado (se cree que en una bodega cerca de el actual Pasaje del Ciclón en la Plaza del Piîlar). El soldado Juan de Velasco recibe la orden de acudir al Palacio de la Diputación con toda discreción ("con mucha disimulación") a esperar la liberación del joven Lanuza.

Lupercio Leonardo, quien asiste al lugar, relata con gran detalle el hecho. Detenido repentinamente después de la reunión del Consejo, el Justicia es rápidamente rodeado por soldados y conducido por una puerta que da al Ebro, justo detrás del Palacio (“le sacaron fuera presto"). Así oculto a la vista de todos, fue detenido con el maestro de campo general Francisco de Bobadilla y ejecutado al día siguiente sobre un andamio levantado durante la noche del 12.

Notamos la falta de juicio y la rapidez del asesinato al Justicia que contrasta con el largo proceso de extradición de Antonio Pérez. En cuanto al Conde de Aranda y al Duque de Villahermosa, principales nobles comprometidos en la revuelta, fueron encarcelados tras una falsa convocatoria, bajo el efecto de sorpresa por tanto y por ello sin ruido, ”sin estruendo". Luego los sacaron de la ciudad en diferentes autos. El conde acaba en la fortaleza de Coca y el duque en las cárceles del castillo de Burgos luego de Miranda del Ebro

Las autoridades reales entendieron que la cárcel se había convertido en el lugar donde cristalizaron en la ciudad las esperanzas y frustraciones de los fueristas. Fragmentó la horizontalidad del espacio urbano. La "presencia / ausencia" de un símbolo como Pérez (y a fortiori como la Justicia o como los principales notables aragoneses) lanzó un mandato permanente de defensa de las libertades, hasta el punto de convertir este espacio especial en un monumento. Antonio Pérez utilizó el simbolismo de la prisión cuando decidió convertirlo en el emblema de sus Relaciones. El grabado del frontispicio de la edición parisina de 1598 muestra así una celda llena de hierros, bolas, candados y cuerdas.

La configuración de calles y edificios también es importante. Las grandes plazas (la plaza del Mercado se convirtió en plaza de toros) están conectadas por calles largas y estrechas, heredadas del patrón de tablero de ajedrez de la Zaragoza romana, Caesaraugusta.

El 24 de septiembre, los “jinetes de la libertad” se reunieron en la plaza San Pablo (en el barrio de los labradores) al son de las campanas, antes de dirigirse a la cercana plaza del mercado. Las puertas de la ciudad se habían cerrado para evitar que Pérez fuera atendido. Pero durante este período de vendimia y cosecha, el único efecto de esto es acumular en el corazón de la ciudad una población forzada a la ociosidad.

Asimismo, se había realizado una tertulia en la Catedral de La Seo, a poca distancia del Palacio de la Diputación, para vigilar la llegada del secretario de la Inquisición trayendo las cartas de extradición de Pérez y la reacción de las autoridades monárquicas. El canónigo Torellas sólo consiguió hacerlos volver al claustro, donde resistieron.

Finalmente, apostado cerca de la Porte de Toledo, Gil de Mesa se precipita hacia la Calle Nueva frente a la Plaza San Felipe, cuando el auto que viene a recoger a Pérez camina frente a la cárcel, para regresar acompañado de quince lacayos. La gente del pueblo hace lo mismo, limpia las espadas y tira piedras. Una vez que se toma el Mercado, los soldados se disuelven y las autoridades tienen dificultades para escapar. Así, estos hechos sugieren que se habían realizado varias reuniones en plazas vecinas, generalmente frente a una iglesia, antes de converger en la prisión de Manifestados.

Además, las calles del casco antiguo paralelas al Ebro son pasillos sin fin que pueden cerrarse como trampas en caso de presión de la multitud. Desde su casa cerca del Ebro y el Colegio San Vicente, hasta la cárcel real, plaza del mercado, por la Seo del lado de la puerta del arcediano y Almenara recorre un "Vía Crucis" sin escapatoria posible.

La escolta de Justicia y sus hombres no pueden evitar las palizas, el acoso y los abusos de los exasperados habitantes del pueblo que siguen su ejemplo o miran desde su ventana. El tocado del Marqués fue arrancado y despedazado, lo arrastraron sin capa ni zapatos. Esta humillación de un poderoso despojado de sus signos de distinción, es signo de muerte social y política, preludio de su muerte física. Al tocar la portería, cerca de San Antón, un labrador lo ataca con una barra y lo derriba de rodillas antes de ser trasladado casi sin vida a su celda. Sucumbió de sus heridas unos días después.

La relativa prisa que había marcado la operación de traslado de Pérez el 24 de mayo dio paso, el 24 de septiembre, a un trámite madurado aguas arriba. El gobernador toma primero las medidas de liderazgo militar. A partir de las seis de la mañana, se bloquearon las puertas de la ciudad y la ruta que conectaba las dos cárceles, neutralizada por guarniciones de soldados del teniente general reforzados por los hombres de la Diputación y del concejo municipal así como por "gente" reclutada por notables aragoneses.

El fiasco de asegurar el perímetro se debe en parte a la escalada de las medidas de control que han puesto a la ciudad bajo tensión durante varios meses. La llegada de Antonio Pérez a Zaragoza había generado una continua agitación en los alrededores del penal de los Manifestados (reuniones, oleadas de visitantes, hombres armados merodeando por la noche y profiriendo amenazas), que las autoridades no habían podido canalizar a través del control del puerto, de las armas, salidas nocturnas y grandes tocados o mantos para ocultar identidades.

A partir del 24 de mayo se produce una fuga segura. Desde la noche del motín, el Regente Aragües organizó patrullas nocturnas regulares y trató de involucrar a los trabajadores durante varios días.

La Diputación y el organismo municipal financian un cuerpo de arcabuceros para reforzar la guardia de la cárcel de Pérez. Pero a largo plazo, fueron las autoridades del Rey, y en particular la Inquisición, las que endurecieron su actitud, con las instituciones monárquicas jugando un papel ambiguo. La postura obsesiva del Santo Oficio, visible a través de medidas amenazantes y hasta provocativas, dibuja un contexto en el que cada delito se convierte en una bravuconería al servicio de las "libertades" del Reino, que acaba paralizando la acción inquisitorial.

El 29 de junio de 1591, por ejemplo, la Inquisición proclamó un edicto de Felipe II insertando un motu propio de Pío V que sancionaba a todo aquel que obstruyera la acción de la Inquisición. El edicto finalizó con un recordatorio del día 24 de mayo, con el fin de fomentar la lealtad inquebrantable al Santo Oficio. No es de extrañar entender que la subasta del edicto haya provocado disturbios.

El endurecimiento de los sistemas de control favorece así dinámicas espaciales rebeldes específicas, interrumpidas durante episodios de baja intensidad que están en pleno apogeo el 24 de septiembre. Cuando en la madrugada el gobernador Ramón Cerdán cuadra la ciudad a la cabeza de una guardia montada y que habiendo prohibido gritar "Viva la libertad" —porque teme la fuerza movilizadora y subversiva de la consigna— ejecuta a un delincuente, la gente del pueblo sólo puede asociar la extradición de Antonio Pérez con un atentado a las libertades del reino. Las crónicas, cartas y declaraciones de actores de todos lados presentan estos hechos como un eslabón decisivo en la espiral insurreccional.

Pero otro componente del sistema de control espacial se vuelve contra las autoridades. Además del entrenamiento militar, estos últimos deambulan por la ciudad para construir y demostrar la cohesión de la población en torno a sus representantes. Los distintos poderes (Justicia, Diputados, Jurados, Santo Oficio, Virrey) escenifican la legalidad de la operación y el consenso que forja para demostrar que la extradición de Pérez no es en absoluto un contrafuero.

Los escritos que justifican el papel de la Inquisición (cartas al Consejo Supremo al Rey, relaciones o incluso las declaraciones de testigos y acusados) describen en detalle las negociaciones que llevaron a la aceptación de la extradición. de Pérez en representación de la Justicia, los diputados y el organismo de la ciudad.

La procesión de las autoridades que se dirige al espectáculo del traslado del exsecretario es la consecuencia y la traducción ceremonial. En su carta a Felipe II, el duque de Villahermosa y el conde de Aranda escriben: Con el fin de darle más solemnidad a este acto y desengañar totalmente al pueblo mostrándole que los Fueros seguían estando bien conservados, se decidió que el Virrey estaría acompañado por todos los magistrados encargados de su conservación así como por los individuos que fueron los responsables. más preocupados por la cuestión, a saber, los lugartenientes de la Justicia de Aragón, los Diputados, el cacique jurado de Zaragoza y muchos caballeros y honrados habitantes de esa ciudad29.

La procesión conecta la casa del Virrey por la calle Mayor con la plaza del Mercado, donde se realizará el espectáculo de la Justicia. A la cabeza, y precedidos por arcabuceros, encontramos al lugarteniente de Justicia, dos diputados, un jurado, los nobles titulados entre ellos el duque de Villahermosa y los condes de Sástago, Aranda y Morata, los grandes notables de la ciudad, luego el virrey con sus asesores civiles y penales.

El gobernador, con la guardia montada y los arcabuceros, sube a la retaguardia. El desfile solemne simboliza Aragón y la topografía del espacio urbano pretende obtener y significar, todo en uno, el consentimiento de la ciudad.

Esta ceremonia de poder e información, por tanto, pretende ser teatral y delimita un escenario que politiza por el solo hecho de delimitarlo. Según Lupercio Leonardo, el virrey se sienta en la ventana de una casa frente a la prisión, como si la extradición de Pérez fuera una "celebración pública".

Pero, al contrario lógico de este dispositivo, la expresión del disenso y la acción rebelde pasan por la apropiación otra vez del espacio público. Gil de Mesa y sus hombres irrumpieron en la plaza reconvertida para secuestrar al actor principal (Pérez) y deslegitimar la obra. Se apoderan de la plaza, expulsan a la policía y obligaron a las autoridades a "ir tras bambalinas" y pasar a la clandestinidad durante unas horas.

El virrey, el gobernador Ramón Cerdán, Villahermosa, Sástago, Aranda y Morata deciden derribar los tabiques de la casa que los había acogido, en llamas, para ir de casa en casa por el mismo proceso, y así abrirse paso. Un camino hacia la cercana calle de los Predicadores, donde el Duque tenía su palacio (actualmente número 58). Lograron su objetivo no sin obstáculos o subterfugios.

Antonio Pérez, asegura que el gobernador se habría refugiado en un establo y se habría escondido entre los cerdos, encontrando así, entre sus compañeros, el escondite adecuado, en una manera de ridiculizar a las autoridades. Una cosa es cierta, el infortunado se escondió durante cinco horas antes de poder llegar al palacio de Villahermosa en la oscuridad.

Desde su refugio improvisado tiene mucho tiempo para escuchar al pueblo repitiendo "Viva la Libertad". En cuanto al Virrey se encaminó a las orillas del Ebro desde donde se asomaba la casa del Duque y se reincorporó a su casa en la penumbra del atardecer escoltado por su anfitrión, Aranda y algunos de sus hombres. Por la noche, los representantes de los diferentes poderes se encierran en sus casas. Excluidos del espacio público, son devueltos al espacio doméstico de los individuos privados.

En noviembre, ante la inminente llegada del ejército de Felipe II, diputados y jurados se encerraron en sus palacios, reacios a distribuir armas a la población que exigía quedarse con la ciudad, y luego acabó cumpliendo. Con pretexto o no, la retirada en sus muros de las instituciones aragonesas se explica por el roce con el poder real e inquisitorial o remite a conflictos de soberanía en torno a la cuestión del monopolio de la violencia en la propia ciudad y en la escala. de la monarquía.

Los lugares intermedios que son los jardines y los monasterios pero también los espacios privados albergan cada vez con mayor frecuencia encuentros rebeldes hasta el punto de mimetizar el tejido urbano. Antes del 24 de septiembre, se habían realizado varias reuniones para discutir la defensa de las libertades del Reino y protestar contra la Inquisición. Las plazas, las riberas del Ebro y las casas de algunos como José de Heredia se llenan de reuniones y rumores.

El 29 de septiembre, un testigo escuchó desde el jardín de don Juan de Aragón a gente bailando para celebrar la salida de Pérez. Los pasquines enyesados ​​y los libelos que los que apoyan a Pérez se dejan caer intencionalmente en lugares y lugares donde es probable que llamen la atención y den en el blanco, son a menudo objeto de lecturas públicas.

Las efímeras "comunidades lectoras" son tantos enclaves incontrolables de la ciudad. Algunos lugares incluso aparecen como centros de escritos sediciosos. Mosén Domingo Serrano, lucrativo de San Pablo, solía leer públicamente pasquines "escandalosos" con un "júbilo" indisimulado. En esta misma iglesia, un tal Mosén Juan Catalán escuchó leer el famoso pasquín “Din Don las campanas de San Antón” y trajo una copia a casa donde se la leyó a los nativos de su Daroca natal y se la copió. Por el contrario, los familiarizados con la Inquisición, muchos en la ciudad, alargan los oídos para denunciar a los traidores al rey.

El 24 de septiembre, la huida de Antonio Pérez reconfigura el equilibrio de poder. El miedo al castigo se convierte en pánico cuando el 15 de octubre las autoridades aragonesas reciben misivas de Felipe II anunciando la llegada de un ejército al reino, pero se mantiene evasivo sobre el propósito de la maniobra: ¿simple paso a Francia, pacificación de la rebelión respetuosa de los fueros, implacable operación punitiva?

Ni las embajadas ni los mensajeros logran esclarecer la situación. El 31 de octubre, la Diputación y la Justicia lideran la revuelta al declarar que el ejército Real es irrespetuoso con las constituciones aragonesas. En virtud del Privilegio Real Aragonés proclamado por Juan II en 1461, la Justicia, apoyada por los diputados, convoca una milicia para resistir esta intrusión “extranjera”. El ejército real al mando de Alonso de Vargas entró en Aragón el 8 de noviembre y en Zaragoza el 12 de noviembre, sin disparar un solo tiro.

El ejército de 2.000 hombres del Reino había abandonado la ciudad el día 8 y finalmente se había dispersado después de una apariencia de lucha en Utebo. El Justicia, que había huido a Épila, regresó a Zaragoza donde fue ejecutado por las autoridades reales, en la plaza del Mercado, el 21 de diciembre. Las autoridades aragonesas tuvieron que convivir con los militares durante varios meses mientras los poderes real e inquisitorial lanzaban una oleada de juicios contra muchos aragoneses.

La decapitación del Justicia reaviva la dinámica. Según Lupercio Leonardo: “Muchos se escondieron, sin saber realmente por qué y parecía que nadie tenía la conciencia suficientemente tranquila; unos huían, algunos vestidos de religiosos para salir de la ciudad ”. El espacio urbano está disminuyendo bajo el efecto de flujos desordenados dentro y fuera de Zaragoza. Hasta el 12 de noviembre, los labradores y laneros, que sostienen las puertas de las murallas, hacen retroceder a algunos fugitivos al interior, ayudados por otros labradores que recorren los suburbios, montados en "cañones" y armados con lanzas.

Los archivos de la represión revelan que los conventos se convierten en lugares de refugio de los rebeldes, como el de Santa Lucía que recibe a la esposa y tres hijos de Don Diego de Heredia con un arsenal de arcabuces o el de Altabás que alberga a Miguel Don Lope. en dos ocasiones, entre sus estancias en Bearn en preparación de una expedición militar. Un ejemplo, el de Martín Cabrero, bastará para comprender este vértigo del lugar (ausencia de zonificación y hitos) y el temblor de las identidades de una población desgarrada, sumida en el miedo y la incertidumbre independientemente del partido adoptado.

Cabrero apoya a las autoridades reales. El 24 de mayo trató, a instancias del gobernador, de evitar que los labradores tocaran el campanario de San Pablo y se colocó junto al virrey, el conde de Aranda y el duque de Villahermosa en la casa que se incendió en la plaza. Tras el motín, regresa a casa, en una torre a una legua de Zaragoza, pero vuelve a la ciudad a principios de noviembre, para asistir a la boda de su cuñada.

El ejército de Vargas se preparó entonces para entrar en Aragón. Se encuentra varado en la ciudad y se entera de que él o su hermano pronto serán convocados para unirse al ejército de Justicia, creado por un consejo de guerra formado el 3 de noviembre. La constitución de esta milicia acelera el ritmo frenético de las idas y venidas dentro y fuera de la ciudad. El Conde de Aranda disuadió así a su hermano bastardo, don Juan de Urrea, de convertirse en capitán de milicia y le ordenó abandonar la ciudad.

Felipe Ros, por su parte, no distribuye las armas que había recibido y se esconde en Zaragoza para no incorporarse a la milicia, escapando de los que vienen a cazarlo en su casa y en los lugares que frecuenta. Por el contrario, los labradores acuden en masa a la ciudad para aumentar el ejército del reino.

Martín Cabrero, por su parte, decide salir a toda costa, exfiltrar a su hermano y primos y poner a salvo a su esposa en un convento. Consigue salir del pueblo sobornando a un guardia tras dividir en dos al grupo de sus familiares. En las afueras de Villanueva de Sigena se topan con hombres que se van para alistarse en la milicia, a la que intenta en vano disuadir. Luego recorrió la comarca después de haber obtenido cartas de la priora del monasterio de Sigena pidiendo obediencia al rey e interceptó una carta de Zaragoza en la que pedía al pueblo de Alcolea unirse a la Justicia.

Habiendo dejado a su mujer en el monasterio de Santa María de Sigena, al cuidado de una treintena de arcabuceros, por si volvían a pasar por allí rebeldes que iban o salían de Zaragoza, regresaba a la capital aragonesa por mandato del virrey a quien había escrito para justificar su partida. Su hermano y sus primos prefieren quedarse en Sigena. Así, durante varios meses, hombres y mujeres de distintos bandos se esconden en la ciudad y sus alrededores, huyen de Zaragoza o por el contrario acuden allí en masa.

La sensación de desorden, fragmentación e incluso atomización del espacio se alimenta de la convivencia con el ejército real desde mediados de noviembre. La cuestión del alojamiento de los soldados reaviva las tensiones en torno a las exenciones y conduce a enfrentamientos, en particular con la Inquisición y sus familiares, que buscan eludir este doloroso deber. Las fricciones se multiplican con los individuos hasta el punto que se decide trasladar la población de labradores y jornaleros del mercado a la plaza San Pablo, para limitar las peleas con los soldados y la guardia.

Para gestionar esta ocupación militar, las autoridades se reducen a expropiar a muchos habitantes. El canónigo Pascual de Mandura, testigo de los hechos, informa que: Un número infinito de personas fueron desterradas de sus hogares, asentadas en las iglesias y monasterios de la ciudad. Los más grandes, como la Seo de Zaragoza, no tenían suficiente espacio para acomodarlos, tanto que hubo que ocupar el dormitorio. Lo mismo ocurrió en el Pilar y en todos los monasterios e iglesias de Zaragoza.

Para Felipe II, la militarización y "depuración" de Zaragoza debía garantizar la vuelta a la normalidad. El primer movimiento tubo como objetivo limpiar la ciudad de los principales alborotadores que están excluidos del perdón general. Limpiar mediante la ejecución espectacularmente escenificada, pero también mediante la destrucción de viviendas y la confiscación de propiedades, lo que a veces resulta en juicios prolongados.

La elegante e imponente residencia del Justicia, que en parte da a la plaza del Mercado, está obviamente arrasada. Corren la misma suerte los de los principales culpables, especialmente los que han abandonado la ciudad: el de Diego de Heredia, don Martín de Lanuza, don Pedro de Bolea, etc.

Lupercio Leonardo es sensible a los vacíos así creados en la ciudad y dice: “La ruina destas casas, que todas estaban en calles mui públicas, representaban un sacrilegio a la vista, (…) Las ruinas de estas casas, todas ubicadas en calles muy transitadas, dieron un espectáculo triste y el alboroto de su demolición nos llenó de horror porque imaginamos lo que el cuchillo real les haría a sus dueños.

El cronista enfatiza claramente la asimilación de cuerpos de carne y hueso con los cuerpos de piedra de las casas. Señala también, con trágica ironía, que desde los balcones del Palacio de Justicia se pudo haber contemplado su propia decapitación, que sumió permanentemente a la población en el asombro y el terror.

La “evasión” puede ser menos drástica que la muerte y resulta en encarcelamiento o exilio. El canónigo de la Seo, Diego de Espés, elabora relatos macabros, registrando escrupulosamente el día a día de las ejecuciones públicas en la plaza del mercado.

El segundo movimiento, inseparable del primero, consiste en recuperar la posesión del territorio mediante una marcación cuádruple del territorio. En primer lugar, una marca en piedra que deja una huella duradera en el paisaje urbano. La obra de fortificación de la Aljafería constituye uno de los signos más llamativos de la fortaleza de la soldadesca y del restablecimiento del orden real e inquisitorial.

Varias veces rodeado y sitiado, el edificio estuvo a punto de ser saqueado y destruido en varias ocasiones, en particular por la milicia del Reino. Como señala el maestro del campamento Bobadilla, el propósito principal de construir una fortaleza no era solo restaurar la autoridad y seguridad de la Inquisición, sino también mantener las armas del Rey y las de la ciudad para que la gente (pueblo) ya no puede apoderarse de él.

Cabe señalar, sin embargo, que se descartaron las soluciones más severas, en particular la construcción de dos fuertes en la propia ciudad "que la subyuga por completo". El ingeniero italiano Tiburzio Spanochi, encargado de la fortificación en la región y en la frontera pirenaica, está orquestando la obra. La construcción del nuevo fuerte comenzó en marzo de 1593. Se construyeron baluartes en las cuatro esquinas, se cavó una zanja con dos puentes levadizos, se construyó un muro alrededor del edificio delimitando una pasarela.

Allí se instalaron doscientos soldados, para abandonarlo en 1626, cuando Felipe IV fue a Monzón a celebrar las Cortes. Así, se instalan plazas de armas en Coso, Plaza de la Magdalena, Plaza de la Diputación junto a la Seo, Plaza du Pilar, Plaza de Estrévedes (muy cerca de la plaza del Mercado) y en la propia plaza del Mercado.

Cada uno está compuesto por varias compañías o escuadrones de modo que se ocupan todos los centros vitales y lugares de paso (puertas, puentes) de la ciudad. La presencia fue masiva. Así la puerta de Portillo es bloqueada por diez compañías a caballo, el lugar de la calle de los Predicadores por cuatro compañías a caballo. La vigilancia y amenaza que suponen las patrullas tienen como objetivo contener a todos en un rol previamente asignado para evitar que la población se apodere de la plaza pública.

Los coches de bomberos de los días 19, 20 y 27 de octubre de 1592, firman la toma de posesión del espacio urbano que vuelve a convertirse en el teatro del orden establecido, celebrado mediante el castigo de los rebeldes.

El control del espacio sonoro, en una ciudad que se hace eco del anuncio de ejecuciones, de boca de los pregoneros oficiales que siguen una ruta bien establecida (plaza del Pilar, plaza de la Seo - cerca de la Magdalena -, plaza del Mercado, calle del Coso —al nivel de la “Cruz del Coso” — reemplaza el sonido desordenado de las campanas que dan la alarma para llamar a las armas a la población.

Los pregones enumeran las faltas de los condenados y exponen el protocolo de las ejecuciones y el refinamiento de los diferentes castigos a los que se les condena (cruz, descuartizamiento, matanza, decapitación, rumbo en la ciudad arrastrado por el suelo por mulas, etc.).

El 19 de octubre, a las tres de la tarde, la propia ceremonia muestra el dominio sobre la ciudad a través del desfile de condenados vestidos de luto, con túnicas (sotanas largas) a veces cubiertas con un pantalón corto. capa (ferreruelo) y sin tocado, a lomos de mulas cubiertas con tapices negros, que salen de la cárcel de Manifestados para tomar las calles públicas y regresar a la plaza del Mercado donde se ha construido un andén.

Al día siguiente, a las ocho, salieron ochenta condenados a muerte por el Santo Oficio para dar una lección ejemplar de miedo. La estatua de Antonio Pérez con corona y sambenito, así como un cartel con sus crímenes (hereje convencido, fugitivo, relapado), aparece en la retaguardia.

Finalmente, las cabezas de los rebeldes, permanentemente expuestas a lugares estratégicos de la ciudad, completan una macabra marcación de la ciudad en la gloria del orden restaurado. En la puerta de la Diputación está clavada la cabeza de Juan de Luna, la de Diego de Heredia en el puente de Piedra, la de Francisco de Ayerbe en el penal de los Manifestados y la de Pedro de Fuertes en la Puerta del Portillo. Todos, excepto el de Ayerbe, llevan un cartel con los motivos del castigo.

La elección de lugares tiene sentido de inmediato. Se debe al crimen de los individuos, a la visibilidad de los lugares y al simbolismo de los lugares como tales y como se ha enriquecido de significado con la revuelta.

No fue hasta 1626, con motivo de la visita del Rey Felipe IV a Zaragoza para celebrar Cortés, que los soldados del Rey evacuaron la fortaleza de la Aljafería. Pero ya en 1599, cuando Felipe III estaba a punto de jurar los Fueros como nuevo soberano, se permitió enterrar la cabeza de los culpables y quitar los carteles infames. De hecho, a partir de 1593 se impuso paulatinamente una política de olvido, con la unanimidad de las fuerzas presentes.

La propia Inquisición aceptó la idea de no reavivar "la memoria de las cosas pasadas" y, en última instancia, un gran número de presos se reintegró a la vida política y social. La llegada de Felipe III hizo posible pacificar aún más las relaciones del Reino de Aragón con la Corona de España. El hecho es que esta rebelión fue muy duramente reprimida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario