18.2.20

¿Qué hacemos con el transporte urbano en Zaragoza?

En algún momento deberíamos los zaragozanos reflexionar de verdad y sin empujes de ideología o de oportunidad política, qué hemos hecho con el tranvía de Zaragoza. Se nos llena la boca diciendo que ha sido un acierto total, y siendo verdad no somos capaces de querer darnos cuenta de sus errores.

El principal error fue todo el montante legal de su puesta en funcionamiento donde entra el tipo de empresa, su reparto proporcional y el tipo de estudios de uso, junto al tipo de contrato con la citada empresa. Zaragoza ciudad salió perdiendo por goleada en esa negociación.

El siguiente error fue no planificar (de verdad) la segunda y tercera línea en el mismo momento de su puesta en funcionamiento, algo que convierte en casi imposible lograr un servicio válido para una ciudad como Zaragoza.

A los odios de algunos partidos políticos aragoneses por el tranvía y no me refiero solo al PP que también, se unen las miradas hacia otro lado, los escaqueos en reconocer costos y deudas, los juegos a los cubiletes con el tranvía.

Tampoco se hizo bien la retirada de todas las líneas de autobuses que daban servicio en las zonas por donde transcurre el tranvía, en claro apoyo a un servicio y a una empresa que no entiende más que de beneficios aunque sea en parte pública.

Antes de que el PP decidiera sin mirar al futuro que había que suprimir la Segunda Línea del tranvía, ya se sabían los errores, las necesidades y los cambios que se deben hacer con urgencia, para no morir de éxito.

Y ahora todo creemos que está estallando el problema cuando el uso saturado del tranvía en Zaragoza lleva años observándose y sin capacidad de solución. Los estudios primeros son vergonzosos para unir rentabilidad y número de viajeros necesarios antes de amplair frecuencias o aumentar a dos convoyes.

¿Y ahora qué? Pues ni se va a retomar el estudio de la implantación de un servicio del tranvía que con una sola línea se queda cojo y como un juguete saturado, ni van a tener bemoles de cambiar todo el sistema de transporte urbano de Zaragoza hasta que termine la actual concesión, ni son capaces de hacer cambios importantes en toda la red del transporte urbano, pues saben que es imposible contentar a todos.

¿Qué partido político va a ser capaz de presentarse a unas elecciones municipales con unos cambios que van a cabrear a media Zaragoza?

Los cambios si se hacen, supondrán por mucho que los intenten disfrazar con anterioridad un serio problema para algunos barrios. El actual sistema es obsoleto, pero es el menos malo si no se hacen inversiones muy importantes. Y si estas se hacen será imposible mantener los actuales precios que tendrán que subir y MUCHO.

Los cambios tienen que tener en cuenta las cargas y descargas de proveedores, los taxis y la bicicletas, las grandes avenidas y las calles estrechas, los barrios con poca población y los alejados de la ciudad compactada. 

Y sobre todo con la costumbre de la parada muy cerca y la de no usar los transbordos. Así que prima una educación viaria tremenda antes de hacer cambios.

La imagen de arriba nos muestra el diseño de las tres primeras líneas de tranvía para Zaragoza, diseñadas en el año 2006 entre el Ayuntamiento de Zaragoza y el Gobierno de Aragón. Como se ve, quedó en agua de borrajas, con perdón para las borrajas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario