20.2.20

La Participación Ciudadana en Zaragoza está muerta

Estaba yo convocado a una reunión de Presidentes “de algo” que es un servicio muy importante para la sociedad zaragozana aunque ser Presidente de "eso" sea una tontería puesta para disimular. No quiero dar más datos del espacio público para no dejar en peor lugar a nuestra ciudad y al hecho de que exista este Foro de Presidentes. 

El caso es que de los 18 Presidentes convocados, cargo voluntario, nos presentamos 5 y a los 35 minutos de comenzado el acto llegó una sexta persona. Tarde pues la puntualidad en este santo país no la supimos explicar bien en las escuelas.

La edad media de los asistentes superaba los 65 años (yo tengo 63) y lo comento porque este servicio es para todas las edades de la sociedad. Un servicio ampliamente demandado y del que se habla casi todos los días en los medios de comunicación aragoneses.

Es una fotografía que se repite constantemente en todo tipo de convocatorias donde la Participación Ciudadana voluntaria tiene un peso importante


En realidad no lo tiene, pues no acude casi nadie y los que lo hacemos somos siempre los mismos y muy mayores. No acude gente joven pero tampoco personas de edad adulta. Y si participan muy pocos aunque sea con su presencia, de esos muy pocos son los más mayores los que deciden tomar partido y entrar a algo que no sea escuchar.

Hay que decirlo como una pena, con tristeza, como el camino hacia donde nos movemos y que se debe conocer. 


Es verdad que casi ninguna de estas reuniones sirven para nada, sobre todo porque a los que les tiene que importar ya saben de antemano que acudimos pocos y… pocos de pocos.

Y eso alienta a que nos ofrezcan un servicio público cada vez un poco peor, perdón quería decir malo, pues además las encuestas internas que hacen siempre salen con unos datos super satisfechos de la atención que reciben los ciudadanos. Esta ya es una buena pista para saber de qué hablo.

Bien, hemos perdido el concepto del “¿para qué sirve la política voluntaria de participación?”. Y es bueno que lo sepamos. 


Los barrios, las asociaciones, los organismos públicos participativos están vacíos. Los Consejos Escolares ya no gozan tampoco de la asistencia constante de los representantes públicos y así hasta cansar. No hay participación en Sanidad, en sindicatos, en política, en actos culturales.

¿Solución? Ninguna. Ver como todo se va perdiendo, hasta que nos demos cuenta que era interesante para todos el que estuvieran y se contra pesara el poder de los poderosos. 


Y eso solo sucederá tras un periodo de crisis fuerte donde pueden surgir tensiones que nadie sabrá controlar, pues así nos lo enseñan los libros de historia en todas las sociedades del mundo. 

No soy catastrofista, simplemente observo. No hace tantos años era tremendamente diferente, pero han logrado desactivar la participación. Responsables todos. Los pocos que quedamos también… por continuar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario