29.11.19

Hay que reinventar el espacio nacionalista de izquierdas para Aragón

Hay dos formas claras de “estar” como nacionalista de izquierdas en la política actual española. Siendo vasco o catalán, o siendo del resto de España sobre todo si eres del interior minusvalorado y casi vacío. 

En este caso —donde entra Aragón con tristeza— es un milagro sobrevivir. 

El primer paso es intentar transmitir que ser nacionalista no es un adjetivo negativo ni peligroso para la unidad de la España actual. Y para ello el trabajo pedagógico es tremendo. 

Hay que apelar a explicar qué son los países europeos sobre todo en aquellos donde el nacionalismo es un asunto sin importancia de convivencia y una normalidad de funcionamiento y realidad.

La segunda cuestión es el tamaño de la organización, algo fundamental para estar vivo. Y la capacidad de sus cuadros para estar y trabajar, reflexionar y construir. 

Es curioso que cuanto más pequeña es la formación política, sea en León o Aragón, más actividad válida para su sociedad despliega cada uno de sus miembros. No así el conjunto de la organización, que ea es otra variable.

La tercera cuestión muy unida a la segunda es trabajar en equipos múltiples donde también encajen otras formaciones políticas. La transversalidad en el trabajo social y político. Zaragoza ha salido perdiendo al no tener a CHA en activo desde la municipalidad.

Conozco a decenas de políticos de IU, o de CHA, o incluso ya algunos de ZEC, que siendo muy activos en anteriores tiempos políticos hoy están apartados por propia voluntad en casi todos los casos, ante la falta de labores políticas organizadas para crear como poco debate y análisis. Dedicándose a labores sociales, que tampoco está nada mal.

La izquierda en Aragón —sobre todo en Zaragoza que es donde más conozco la situación— es una casi orden eclesiástica donde la división es la mejor manera de evitar perder el despacho

Lo que no se han dado cuenta nunca es que los despachos y sobre todo los poderes se pierden por los votantes, y estos requieren soluciones, seriedad y capacidad de empatía ante TODOS los problemas y no solo ante los que pillan más cercanos a los despachos.

No tiene sentido práctico que nunca se haya trabajado en reuniones entre los dos partidos nacionalistas importantes de Aragón, dando la cara desde sus inmensas diferencias, y me refiero al PAR y a CHA. Si existieron dolores viejos, deben guardarse en un cajón simplemente por Aragón.

Como no tiene sentido que desapareciera aquel espacio que se llamó Espacio Plural y que duró lo que duran las buenas ideas que dan miedo. 

Espacio político y de análisis y trabajo en equipos, donde con otros cimientos hoy deberían trabajar todos los nacionalismos no excluyentes, sean de León, de Valencia, de Mallorca o de Aragón, para tener espacios de trabajo común.

No hay comentarios:

Publicar un comentario