28.11.19

¿Dónde está la izquierda municipalista en Zaragoza ciudad?

Que la izquierda haya perdido el Ayuntamiento de Zaragoza es mucho más que un cambio de gobernantes o de gestores ciudadanos. Es mucho mas que un cambio ideológico en la gestión pública pues fueron muchas las gestiones que se quedaron “a medias” y que ahora se están todas ellas tirando a la basura.

No voy a realizar una lista, no sirve de nada sino si acaso de penitencia para los zaragozanos de izquierda y sobre todo para los políticos que quisieron construir una Zaragoza que ahora se desmonta. Lo que la izquierda hizo mal es mucho más importante para el futuro de lo que seguimos imaginando.

Y ahora se paga la factura de los errores. 


Y la debacle en algunos partidos ha sido brutal, y las borracheras de la derecha han sido fiestas que ya advertí desde 2015 en esta y similares páginas. 

Los errores de la izquierda eran brutos, ahora simplemente se recogen los frutos de la mala siembra. Errores tácticos de preescolar político que no quisimos ver o impedir.

Zaragoza necesita salir de su ostracismo, de su hundimiento moral, de su pequeñez incluso, y cualquier intento podría ser válido, pero en estos primeros meses veo mucho más el destruir, el criticar lo viejo, el romper que el construir algo válido.

Zaragoza no necesita tanta batalla ideológica escondida, tanto tacticismo mirando a la ideología global de Estado que para eso deberían estar los gobiernos, como en cambio creer en una gran ciudad y recrearla hacia el futuro y dejar de jugar a mentirnos entre todos engañando y mirando las violencias soterradas como una herramienta válida para tener espacios de palanca.

Zaragoza salió perdiendo con el cambio, pero la culpa fue de la izquierda por no ser inteligentes entre los que me incluyo. Pero el camino que se está explorando desde la derecha es peligroso incluso, para hacer funcionar a una ciudad como Zaragoza. 

Y mientras tanto desde gran parte de la izquierda municipal en Zaragoza seguimos en silencio y fuera de cobertura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario