22.11.19

Hay que impulsar Zaragoza también con iniciativa privada

En ciudades como Valencia o Madrid, pero también en Berlín o New York por poner ejemplos algo más lejanos, los edificios antiguos se recuperan para montar nuevos servicios culturales, comerciales, artísticos o de servicios gastronómicos. No siempre de la mano de instancias públicas, pero siempre pensando que esos edificios ya algo ajados, o se ponen en funcionamiento de forma rápida casi urgente y se hunden y desaparecen.

Y ahora hablo de Zaragoza.

No sirve de nada tener un excelente catálogo público de edificios maravillosamente predispuestos para ser “algo” si luego no hay dinero o rasmia para ponerlos en funcionamiento. 

Y tampoco sirve de nada abrir uno de esos espacios cada cuatro años poco antes de las siguientes elecciones municipales pues la llegada de nuevos espacios al catálogo es mayor y la necesidad de estos… eso ya ni lo cuento para no ponerme triste. Preguntarle por ideas a las Asociaciones de Zaragoza y veréis. No todas valen, lo sé, pero algunas sí.

Entiendo que sea complicado desde la izquierda municipal entregar a precario locales o espacios maravillosos para que empresas privadas hagan su negocio. Es verdad. Pero dejarlos que se hundan y sobre todo que no ofrezcan servicio a las personas cuando se necesitan, eso es de… eso no es de inteligencia urbana.

¿Se puede llegar a algunos acuerdos con fundaciones, asociaciones, empresas para que algunos edificios tengan sentido? SIN DUDA. Todo antes de que al final se queden como el Teatro Fleta, paradigma de lo que NUNCA hay que hacer con dinero público, aunque el tiempo todo lo tape. ¿Cuánto nos ha costado mantener los cuatro cementos del techo, sin saber a 2019 para qué nos sirven?

Y lo digo sabiendo que en Zaragoza se multiplican los edificios vacíos y también las necesidades de impulsar la ciudad hacia arriba

¿Queremos mirar por un momento lo que se hace en Valencia, Madrid o Málaga? Los edificios se dejan con su aspecto industrial revisando muy bien solo la seguridad. El propio aspecto de edificio industrial o viejo ya es maravilloso para crear ambiente y darle valor. 

En Zaragoza primero recuperamos, adaptamos, arreglamos, lo dejamos como nuevo… y luego ya si… luego nos pondremos a pensar qué podemos hacer con el espacio conservado y protegido. 

Personalmente creo que lo primero es protegerlo y ponerse a pensar en qué podríamos cubrir necesidades. Y luego buscar quien lo puede poner en funcionamiento. Y lo último redecorarlo, arreglarlo y dejarlo como nuevo. Tal vez según el uso, todo lo que hayamos hecho no nos sirva para nada, si primero lo queremos dejar arreglado y como nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario