8.1.20

Vecinos cencellados de Calamocha. El Teruel más frío

Este lugar del altiplano turolense de tierra roya, Calamocha, donde el frío es un recurso, tiene la enorme responsabilidad de liderar debates por su propia estructura, por necesidad. Exactamente es por la misma razón por la que en sus falsas se curan longanizas y jamones. Las heladas siberianas casi todo lo ahuyentan, productos y seres han de ser necesariamente especiales en buqué.

Aragón encabeza diagnósticos y soluciones sobre la despoblación desde los años 80. Precisamente porque municipios de las tres provincias, a su vez después cabeceras de comarcas, lo han sido históricamente de un sinnúmero de núcleos o entidades que se les agruparon y a las que deben garantizar vida porque así lo dice “la lay”. Lo que han podido de muchas formas pues han contado con ciertos recursos.

Ahora conviene revertir. O se acaba pagando alumbrado público, carretera local y casi depuración para su exclusiva ocupación ya menos de 40 días por año, y bajando. Eso no se obtiene de la caza ni patrimonios gestionados como quieran los de tarjeta casi gratuita y obliga a recargar las contribuciones de los pisos en los bloques a donde se ha venido trasladando la poca juventud del contorno que se ha quedado.

Son los casos de Aínsa-Sobrarbe, de Ejea y su retahíla de pueblos de colonización, de Jaca hasta Astún y de Sabiñánigo y su atención casi precomarcal a toda la Guarguera, a Acumuer e incluso a Guara cerca de Nozito.

Por tanto, sus vecinos, alcaldes y Corporaciones viven ese día a día y son un semillero de saber por padecer al que consultar, generación tras generación. Pues a su vez, por la población población, pintan en las instituciones supramunicipales.

Cualquier Alcaldesa/Alcalde de Calamocha, por tanto, conducen ese Ferrari y lo son de Guitarte e incluso de Luis (y Salvador) Alegre Saz, de Cutanda y Lechago, cuando están y si es que están empadronados. Pazcan donde pazcan, son de donde nacen afectivamente.

A su vez, el vigente alcalde calamochino, Manolo Rando, hace interesante doblete y es presidente de la Diputación turolense. Además es una autoridad en muchas materias ligera de equipaje, como excelente maestro que habrá sido. Y tantos otras y otros como él que no llegan a esa cúspide pero coordinan CRA o dirigen la formación profesional de Valderrobres.

Conoce la casi dermis de Teruel do mora su melanina, que es donde las pieles de cuero se tuestan y vuelven doradas. Tal es su población infantil y juvenil siempre al sol.

Al contrario de los jóvenes con presuntas oportunidades de barrio obrero. Protagonistas ellas y ellos de esos fantásticos vídeos de “Love of Lesbian”, como equilibristas sociales desestructurados del encofrado abandonado. En el Aragón central, enchepan su espalda aplastados por el gris niebla y rebote de contaminación que tenemos cada fin de año en el ubérrimo valle, donde la capital del antiguo reino.

No es el momento de relacionar a Rando con los ánimos dados por DPT –socialista- a la plataforma electoral que casi ha puesto a Teruel en el mapa europeo y seguro que en el onubense. Es el de revisar su discurso y reflexiones en su toma de posesión como presidente de dicha institución. Como el mejor halcón avizor posible.

En él reivindicaba por muy conocida la calidad educativa obtenida por los alumnos educados en el medio rural, pero también rompía de modo clarificador y observable la relación entre buenas comunicaciones y aumento de población. Apuntando que Cariñena, Calamocha –y se dejó Daroca donde la macrocárcel y sus funcionarios- la habían perdido incluso con su industrialización y abundancia de puestos en agroalimentación.

Que hay profesiones mecánicas que no se cubren, ni puestos de hostelería, porque preferimos rebotar nuestro vaho en la niebla para que lo devuelva en forma de boira dorondera que nos escarche la lengua.

El mantenimiento de la población en Aragón, provincias o comarcas no es lo menos que esté bajo la responsabilidad de expertos en gestión de los entornos que quedan casi urbanos en las mismas. Lo mismo que el ministerio estatal que se aventura.

Ya puestos a acusar con fundamento desde los interesados en cuantos menos más a repartir, le sugiero a Rando que traslade a su partido que se le encomiende esta novísima y necesaria organización al propio Guitarte. Mejor todavía a Manolo Gimeno, el Castells de esta cosa.

Para finalizar otra reflexión “apolítica”: el dinamismo y prestaciones de Calamocha como nudo fundamental de industrialización y agroalimentación aragonés no ha dependido de partidos, como tampoco el de Binéfar –su alter ego oscense-

Ha surgido desde una base empresarial y de convivencia de gestores, mayormente todos con apellidos navarros por repoblación. Es la tierra de los Pamplona y solar de los Marcilla. Navarros aragonesistas.

07.01 Luis Iribarren

No hay comentarios:

Publicar un comentario