12.1.20

Militante zaragozano de VOX con militante de la izquierda zaragozana

Hoy me he encontrado con un militante zaragozano de VOX al que conozco desde hace varios años, desde que era militante activo del PP. Un tipo duro pero hablador y simpático que cree tal vez excesivamente en lo que hace, lo que le lleva a intentar vender sus ideas adaptadas a su interlocutor.

Él me conoce de mis actividades en CHA Zaragoza cuando él dirigía una asociación del PP, precisamente por eso entablamos en su momento relación política respetable, algo que la sociedad no siempre entiende bien. 

Yo hablo con él y él habla conmigo. E incluso nos reímos como se reía el otro día Pablo Iglesias con otras personas de VOX. Lo cortés no quita lo lógico de las ideas. Pero no voy hablar de eso.

Esta persona de VOX es inteligente y adapta su discurso según el interlocutor y sabe qué debe hablar con cada uno. Y eso se aprende y se enseña. 

Y cuando nos preguntamos los motivos por los que VOX ha crecido en votos hasta límites que no eran fáciles de sospechar, hay que entender también que detrás hay un trabajo de marketing político importante, algo que desde la izquierda siempre hemos creído que no era necesario, excepto para pensar que eso era manipular.

El caso es que el militante activo de VOX me ha vendido (posiblemente sin querer) unas serie de ideas claras de las que vende a la sociedad que no es de su lateral. Y eso es lo que diferencia las opciones de una fuerza minoritaria hasta convertirse en penetrante. Saben hablar a la sociedad de lo que esta quiere escuchar.

No es necesario que yo repita sus eslóganes, sino indicar sus formas para advertir que nos estamos equivocando dede la izquierda minusvalorando el tiempo gaseoso actual. 

No son tontos por si alguien sospechaba eso, y a su vez nosotros no somos tan inteligentes como nos creemos pues desde las derechas varias han sabido apropiarse de parte de nuestro discurso y adaptarlo a continuación a su ideología. 

¿Esto es posible? Ya lo creo. Buscan o encuentran los puntos débiles del discurso de la izquierda, y esa zona la remarcan como negativa, para añadir en su lugar la suya, como la solución a lo que no logra hacer la izquierda. Lo de menos es que sea verdad.

Es como cambiar del marco mental de la sociedad que necesita resolver sus problemas la parte que sujeta las piezas, dejando lo vistoso igual y sin cambiar mucho. Parece un discurso aceptable, pero se sujeta sobre las escuadras que ellos mismos han puesto sobre las maderas. 

Dejan los colores pero cambian los fondos metálicos del marco mental. Ellos lo simplifican más que nosotros y además no quieren destruir el mensaje social. Simplemente quieren llevárselo a su terreno.

Cambiar la justicia social por caridad puede venderse como que es lo mismo, pero más cercano, más eficaz, más rápido y urgente. La justicia social requiere más papeleo, más pérdida de eficacia. La caridad es rápida y repartida con facilidad si eres “de ellos”, si tragas con sus planteamientos. Ellos también necesitan parecer cristianos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario