14.9.17

Fotógrafos aragoneses clásicos y contemporáneos

Fotógrafos clásicos y contemporáneos aragoneses, Pedro Avellaned  y otros (incluso Ramón y Cajal).
Son legión los cineastas y fotógrafos de Aragón. Tenemos un sentido agudo y afilado, aventado, de la vista. Tenemos un campo de visión en general muy extenso.

Conocí una vez, porque se quedó en mi casa con una amiga de los dos, a una nieta de Maragall el poeta y sobrina de los políticos. Que se quedó abismada en un pretil del Puente de Piedra mirando hacia Pina de Ebro, acertando a decir con una voz y mirada verdegrís ampurdanesa… Esta ciudad no tiene límites…

No nos damos cuenta, pero Donosti, Barcelona, Valencia etc. son ciudades limitadas. En cambio, desde Madrid y su brecha-monte se ve con mucha claridad Guadarrama y la Sierra.

Total, que enfocamos bien hacia fuera. Igual que los fotógrafos barceloneses, genialmente expuestos el año pasado en sucesión procesional en La Lonja, enfocan muy bien hacia dentro. Barrenando agujeros, indagando en las contradicciones sociales de su ciudad-puerto, esa calle Asalto barcelonesa que todavía conocí llena de buscavidas, que en Zaragoza permutamos por lazarillos de secano.
Le fue concedido por su singular obra un precioso premio-homenaje a Pedro Avenalled, el Premio Aragón Goya 2016. Me gusta mucho desde un punto de vista técnico su obra, gran fotógrafo teatral y con un interesantísimo reportaje del Desierto del Negev con Paco Simón, aunque prefiero la cotidianeidad y alcanzar el arte por no pretenderlo del fotógrafo comercial y cronista Jalón Ángel.

Unidos a Compairé, Lucien Briet –aragonés adoptivo- y tantos otros, estos artistas singulares representan lo que representa seguramente Antón García Abril en la música española del siglo XX, todo terrenos que se adentran en cualquier tradición o paisaje y captan un instante de su cotidianeidad, para convertirlos en eternidad.

En fotografía contemporánea, destacar el foco certero que sobre su entorno posan Uge Fuertes y Carlos Pérez Naval, desde Teruel; que fijan Víctor Lax –gran fotógrafo de bodas distintas- y el enorme Álvaro Calvo, desde Huesca. Presentamos su alucinante visión de las Cuatro Esquinas, a lo Cartier Bresson.
Cómo no recordar al alcañizano adoptivo Gervasio Sánchez, al que dedicaremos el pertinente Aragoneses. De momento, le colamos en la última instantánea en representación de Teruel.

Resaltar el precioso legado que en la última ciudad representa el Archivo Viñuales, con fotografías de Santiago Ramón y Cajal, enamorado de las posibilidades expresivas y científicas de este nuevo arte desde su época vital de juventud oscense, deslumbrado por el quehacer de los fotógrafos ambulantes que visitaban la ciudad. Resulta que el hombre tenía la afición de inmortalizar no solo sus logros científicos sino también sus viajes. Que se trataba de su segunda pasión.

La fotografía es un arte que muchos practicamos, buscando congelar instantes y compartirlos. La usamos mucho en el blog, Julio es un excelente hacedor y mejorador de imágenes. El rictus de Lambán tras su apuesta por Susana Díaz está en las hemerotecas, Aragón se merece dejar atrás el servilismo…

14/09 Luis Iribarren

Nota del editor.: Como fotógrafo de vida, es mi obligación recordar aquí a un amigo, a un compañero que ha pasado bastante desapercibido pues su éxito mundial en concursos de infinidad de países, fue anterior a internet. Y quien no está en estas redes, parece que nunca ha existido. Siempre fue reconocido más en otros países que no en España, más en Cataluña que en Aragón, aunque siempre vivió entre nosotros. Un abrazo donde estés, Ángel Duerto Oteo

No hay comentarios:

Publicar un comentario