15.4.22

El Diario de Aragón, un olvidado periódico zaragozano


El Diario de Aragón duró dos años desde 1935 a 1936, siempre dirigido por Amadeo Antón y que se presentaba como el «único diario republicano de Zaragoza y Defensor de la República» A pesar de su breve duración, éste es posiblemente el más interesante y logrado de los periódicos de izquierda publicados en la historia de la prensa en nuestra ciudad. 

Surge con un fuerte carácter de independencia —dentro de un claro republicanismo de izquierda— en vísperas de las elecciones que darán el triunfo al Frente Popular en febrero de 1936. A partir de ese momento, y bajo la dirección de Amadeo Antón —que había dirigido hasta su desaparición en noviembre de 1935 el diario La Voz de Aragón y que repite pocos meses después en el Diario de Aragón algunos modos periodísticos y se trae algunos colaboradores como el excelente dibujante y humorista «Teixi»— la línea del periódico es la de defender, dentro del orden constitucional, la auténtica República que resurge tras el bienio conservador en España.

Imparcial al máximo en sus informaciones, sobrio y de gran calidad literaria (cuenta con colaboraciones tan destacadas como las de Antonio Espina, Indalecio Prieto, Zugazagoitia, Gabriel Alomar, o los locales Aláiz Buscar voz..., Alcrudo, etc.), trata con igual extensión y rigor las informaciones sobre la larga huelga del ferrocarril Central de Aragón, que el Congreso de la CNT o los mitines socialistas de Prieto en Ejea y Largo Caballero, Carrillo y J. Díaz en Zaragoza; promueve con gran entusiasmo y eficacia una gran campaña pro Estatuto de Autonomía, en vísperas del encuentro en Caspe, en mayo de 1936.

Dotado de una excelente cobertura informativa en comarcas y pueblos, se constituye en auténtico abanderado de un aragonesismo de izquierdas hasta entonces casi inédito o refugiado en publicaciones foráneas (como algunas de las colaboraciones de El Ebro, publicado en Barcelona) o efímeras (El Ideal de Aragón..., etc.), de las primeras décadas del siglo XX. 

Sus acertados titulares, su sentido de la propaganda política, su defensa de las libertades y de la democracia, avisando de los peligros de golpe militar y adivinando tres años antes de su comienzo la II Guerra Mundial.

Buscar voz propia a la vez que se obstina en transmitir calma y serenidad al electorado de izquierdas contra todo alarmismo, y, en definitiva, su buen hacer periodístico, su mesura, su humor, su tenacidad ante las censuras que incluso con un gobierno del Frente Popular existen y son duras, hacen del Diario de Aragón un modelo libre de periodismo moderno para sus fechas. 

La tarde noche del mismo 18 de julio de 1936 fue incautado y algunos días después en sus talleres se imprimiría el órgano zaragozano de F.E.T. y de las J.O.N.S.: Amanecer hasta que este desaparece en junio de 1979. 

El primer número del diario Amanecer sale el 11 de agosto de ese mismo año, lo que nos lleva a pensar que estuvieron los talleres 23 días sin sacar diario, previsiblemente por que gran parte de sus trabajadores fueron detenidos y fusilados tras el Golpe de Estado de Franco.

Sus talleres estaban en el Coso, donde ahora está el Hotel Silken, esquina con la calle Santa Catalina por donde se entraba a ellos. Su máquina era vieja, enorme, y tenía un formato final era tremendamente grande, nada que ver con los actuales periódicos de ahora. 

Ese desmesura tamaño, similar al del posterior Amanecer con 56 centímetros de alto y 60 de ancho para dos páginas, hacía complejo comprar bobinas de papel de ese tamaño que fueran de calidad lo que obligaba junto a su vieja máquina, a tener que trabajar los grabados para sus imágenes en una trama más basta y gruesa que la competencia, fuera El Noticiero o Heraldo de Aragón, y por ello dar peor calidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario