5.4.22

Un Zaragozano con muy mala cara


También en Zaragoza hay señores con mala cara, personajes que dan miedo, cuentistas muy morados que asustan a los viandantes. 

Por la noche te salvas porque —según me cuentan— no se mueve, pero puede ser peligroso si vas ensimismado y observas que se le frunce todavía más el gesto de la boca. 

En ese caso hay ya pocas cosas diferentes a ponerte a correr, que puedas hacer con éxito. 

Pero si no se le mueve la boca, tranquilos, es que sigue pegado a la pared.


No hay comentarios:

Publicar un comentario