3.12.20

El gris de Zaragoza empieza a ser marengo y triste


Zaragoza está floja y ya solo le faltaba este puñetero COVID y el vacío que dejó CHA en el Ayuntamiento para que no se vea nada que no sea asimilable a una gestión de Comunidad de Vecinos mal avenidos. CHA aportaba esa necesaria dosis de ilusión diferente, de proyectos casi imposibles pero que deseaban poner a Zaragoza en el punto que necesita, pues no queremos ser una Ciudad Grande sino una Gran Ciudad. CHA era la frescura loca y guapa que ya no existe pero que engrasaba incluso lo imposible. Cosas rotas. 

Estamos en tiempos de grisura, de aburrimiento social y urbano, de pequeños destellos en plazas céntricas como quien arregla en casa los maceteros en ver de arreglar la cocina o el baño. Hubo otra alcaldía del PP que nos llenó Zaragoza de maceteros y poco más, es la opción de cambiar los cuadros, pero dejar todo como está en el hogar de todos nosotros.

Pero tenemos lo que hemos querido tener, Zaragoza decidió apostar por lo que ya intuíamos y el Gobierno de Aragón contra Zaragoza se posicionó como también intuíamos. 

Todo sigue igual, y Zaragoza se amuerma, se hunde un poco más, con unos caminos como mucho del siglo XX pero no del siglo XXI. Tras la Expo de 2008 se nos murió Zaragoza dejándonos excesivos cadáveres sin enterrar.

Zaragoza no sabe exigirse e incluso no sabe cuidar lo que ya tiene. Hemos roto el tranvía en vez de ponerle más ruedas, tenemos decenas de espacios vacíos y en ruinas casi, que no sabemos qué hacer excepto hospitales privados y casas con áticos. No hay cultura nueva, no hay actividad comercial en un centro que va muriendo a golpe de COVID y de miedo a "Ser", nos llenamos de Grandes Espacios Comerciales en la periferia como si Zaragoza de siempre fuera ese espacio que hay que rodear pues no ofrece nada. Ya ni bares con vermut. Y el Real Zaragoza en la misma línea, no está peor que Zaragoza ciudad. ¡¡Jodo!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario